Sindicatos y más

Lula da Silva, bandera de lucha de la clase trabajadora contra el neoliberalismo

Al entregarse de manera voluntaria a la justicia de su país para enfrentar el proceso en su contra por presuntos actos de corrupción, el ex presidente y líder del Partido del Trabajo, propinó un duro revés a Michel Temer y a la derecha que busca por todos los medios inhabilitarlo para contender en las elecciones de octubre, al encabezar las encuestas

La detención del ex presidente de Brasil y fundador del Partido del Trabajo (PT), Luiz Inácio Lula da Silva, por la presunción de haber recibido un lujoso departamento ubicado en Guarujá, la playa más exclusiva de Sao Paolo, por parte de la compañía OAS, beneficiada a decir de las autoridades cariocas con contratos de la empresa gubernamental Petrobras, otorgados durante su mandato, conmocionó al país sudamericano y al mundo entero por las muestras de solidaridad nunca vistas y expresadas en incontrolables ríos de gente que salió a las calles en defensa del hombre que, en menos de una década, sacó de la miseria a 10 millones de brasileños , triplicó el crecimiento del PIB y fomentó la creación de universidades públicas para que los hijos de obreros y campesinos tuvieron acceso a un título profesional.

Considerada por analistas como una estrategia de la derecha para frenar su retorno a la presidencia en las elecciones de octubre próximo, al encabezar las encuestas, con su entrega voluntaria a los órganos de justicia de su país, Lula asestó un duro revés a sus detractores y a jueces de consigna como Sergio Moro —el mismo que impulsó el “Golpe Legislativo” que destituyó en agosto del 2016 a Dilma Rousseff— quien no esperaban que a sus 72 años, el ex dirigente de los trabajadores metalúrgicos de Brasil, hiciera frente a las acusaciones en su contra.

Lula da Silva es, sin lugar a dudas, un ícono de la izquierda a nivel mundial, pero también la bandera de los movimientos sindicales que ven expresada en su lucha la posibilidad de que la clase trabajadora pueda acceder al poder para bien de los que menos tienen.

Desde el arribo al poder del vicepresidente Michel Temer, las políticas sociales y nacionalistas de Lula comenzaron a ser desmontadas, abriendo pasó la estrategia para fabricarle un delito que los juristas brasileños comentan, no es más que un circo político para evitar que el humilde nordestino que desde pequeño conoció las injusticias y las discriminaciones al ser lustrabotas y office boy, retorne a continuar con su plan de gobierno contra el neoliberalismo que ahoga al resto de las naciones del continente.

El pasado 7 de abril, y apostado en las instalaciones de su organización sindical, en Sao Bernardo do Campo, Luiz Inácio Lula dirigió un mensaje que dio la vuelta al mundo y ha sido leído y reflexionado por millones. Aquí algunos de sus más importantes extractos:

Sueños de justicia

“Hace mucho tiempo atrás soñé que era posible gobernar este país involucrando a millones y millones de personas pobres en la economía, llevando a millones de personas a las universidades, creando millones y millones de empleos en este país, yo soñé, soñé que era posible que un metalúrgico, sin diploma universitario, se preocupe más por la educación que los diplomados y concursados que gobernaron este país y cuidaron de la educación”.

“Soñé que era posible que disminuyamos la mortalidad infantil llevando leche, frijoles y arroz para que los niños pudieran comer todos los días. Soñé que era posible tomar a los estudiantes de la periferia y ponerlos en las mejores universidades de este país para que no tengamos jueces y fiscales solo de la élite, de aquí a poco vamos a tener jueces y fiscales nacidos en la favela de Heliopólis, nacidos en Itaquera, nacidos en la periferia”.

“Cometí ese crimen”

“Cometí ese crimen que ellos no quieren que cometa más. Debido a ese crimen ya tienen unos diez procesos contra mí. Y si fuera por esos crímenes, colocar pobres en la universidad, negros en la universidad, que los pobres coman carne, compren autos, viajen en avión, que los pobres hagan su pequeña agricultura, sean micro emprendedores, tengan su casa propia. Si ese es el crimen que cometí, quiero decir que voy a continuar siendo criminal en este país porque voy a hacer mucho más. Voy a hacer mucho más”.

Los otros “Lulas”

“Quiero saber por cuantos días ellos piensan que me están arrestando y cuanto más tiempo me quede allá, más Lulas nacerán en este país y más gente va a pelear por este país, porque en una democracia no hay límites, no hay hora cierta para pelea”.

Universidades para los pobres

“Ellos tienen que saber que queremos más viviendas, más escuelas, menos mortandad, no queremos que se repita la barbaridad que aconteció con Marielle en Rio de Janeiro, con los niños negros de este país. No queremos más mortalidad por desnutrición. No queremos más que los jóvenes no tengan esperanza de ir a la universidad, porque este país es tan necio que fue el último país del mundo en tener universidades.”

“Quiero que sepan que tengo mucho orgullo, mucho, profundo, de haber sido el presidente de la República que creó más universidades en la historia de este país para mostrar a esa gente que no confunda inteligencia con la cantidad de años en la escuela, eso no es inteligencia, es conocimiento. Inteligencia es cuando usted tiene un lado, inteligencia es cuando usted no tiene miedo de discutir con los compañeros cuáles son las prioridades, y la prioridad es garantizar que este país vuelva a tener una ciudadanía”.

No a las privatizaciones

“¡No venderán la Petrobras! ¡Vamos a hacer una nueva Constituyente! ¡Vamos a revocar la ley del petróleo que están creando! ¡No vamos a permitir la venta del BNDES, de la Caja Económica Federal, no vamos a permitir que se destruya el Banco de Brasil! Y vamos a fortalecer la agricultura familiar, que es la responsable por el 70% de los alimentos que comemos en este país”.

Con las manos limpias

“Ciertamente un ladrón no estaría exigiendo pruebas. Estaría con el rabo escondido, con la boca cerrada rogando que la prensa no diga su nombre. Yo tengo más de 70 horas de Jornal Nacional triturándome. Tengo más de 70 portadas de revista atacándome. Tengo también miles de páginas de periódicos y noticias atacándome. Tengo a la Record atacándome. Tengo además a la Bandeirantes atacándome, tengo a las radios del interior atacándome. Y de lo que ellos no se dan cuenta es que cuánto más me atacan, más crece mi relación con el pueblo brasileño”.

“Y la historia, dentro de pocos días, probará que quien ha cometido un crimen fue el delegado que me acusó, fue el juez que me juzgó y fue el Ministerio Público que fue liviano conmigo”.

Endebles las acusaciones del juez de consigna, Sergio Moro, dicen juristas brasileños

Mi crimen es que los pobres coman carne y vayan a las universidades”, expresó en su histórico mensaje.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close