Investigaciones especiales

El SME dejó atrás las protestas y ahora va tras ambicioso plan de negocios

La negociación de sus pasivos laborales con el gobierno federal le permitió obtener en concesión plantas para generar electricidad asociándose con la portuguesa Mota-Engil, en el marco de la Reforma Energética, como también instalaciones para fundar su cooperativa LF del Centro; ahora va en busca de contratos en el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en un inédito renacer sindical

Las protestas, bloqueos y la movilización social de Martín Esparza, secretario general del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), y unos 15 mil electricistas que se mantuvieron en resistencia tras el cierre de la paraestatal Luz y Fuerza del Centro, en octubre del 2009,  son historia en México.

Ahora y tras haber negociado con el gobierno federal sus pasivos laborales que les permitieron obtener en concesión plantas generadoras como Necaxa,  asociándose con la firma portuguesa Mota-Engil para vender electricidad bajo el nuevo esquema de competencia de la Reforma Energética, se lanzan en este inédito esquema sindical con un ambicioso plan de negocios para generar energía eléctrica y hasta  vender agua purificada, sumándose con otras empresas a la lucha por la licitación  para construir el Centro de Transporte Terrestre del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Otra de las vertientes logradas en los acuerdos con las autoridades fue el recuperar sus antes centros de trabajo que formaron parte del patrimonio de la extinta Luz y Fuerza, lo que les ha permitido crear la Cooperativa LF y del Centro que busca poner en práctica todo una gama de negocios no sólo su antes  zona de influencia laboral en el centro del país, sino en todo el territorio nacional.

La Central Ciclo Combinado Jorge Luque es el proyecto más relevante para el SME y Mota Engil, quienes crearon Grupo Fénix, pues invertirán unos 650 millones de dólares para modernizar y dejar como nueva esa planta, revela un documento en poder RS.

“El proyecto consistirá en la construcción de una central de ciclo combinado (en Lechería, Estado de México) para la generación de energía eléctrica a partir de dos procesos termodinámicos (el ciclo Brayton en la turbina de gas y el ciclo Rankine en la turbina de vapor), para generar una potencia de 800 MW”, dice el proyecto ejecutivo de la obra a cargo de Grupo Fénix.

La venta de luz eléctrica por parte de los ex trabajadores de Luz y Fuerza se dará después de años de salir a las calles a protestar por quedarse sin trabajo la madrugada del 11 de octubre de 2009. Ese día, la Policía Federal desalojó a los trabajadores de sus centros de trabajo y cerró la paraestatal eléctrica más importante para el Valle de México y estados circunvecinos.

De un día para otro, los afiliados del SME se encontraron sin empresa,  sin patrón y más de 44 mil trabajadores despedidos, en una de las tantas acciones cuestionadas en la política antisindical del  ex presidente,  Felipe Calderón.

A unos 28 mil 750 ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro se les liquidó en 2010 con más de  12 mil 081 millones de pesos. Pero otros  15 mil 403 pelearon por su derecho al trabajo rehusando la liquidación; tras años de bregar en plantones, marchas y mítines,  fueron recompensados el 8 de agosto de 2016 con más de 5 mil 401 millones de pesos de liquidación, así como la entrega 16 centrales de generación eléctrica a Generadora Fénix para su explotación.

De esa forma llegaron a un negocio como es la producción de luz eléctrica, un sector dominado y monopolizado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pero que ahora deberá entrar en competencia, de manera paradójica, con su antípoda sindical, el SME.

La reforma energética llevó al Sindicato Mexicano de Electricistas  y sus socios portugueses a presentar iniciativas para la reconversión tecnológica de las centrales termoeléctricas a centrales de ciclo combinado, con el fin de reducir los costos en la generación de energía eléctrica y  sustituir combustóleo y diésel por gas natural.

Los sistemas de ciclo combinado reducen las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en 50 por ciento, las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) en 80 por ciento y las emisiones de óxidos de azufre (SOx) prácticamente en su totalidad.

En 2013, se tuvieron pérdidas por transmisión y distribución de 14.31% de la energía producida en México, de acuerdo con La Agencia Internacional de la Energía (AIE).

La ubicación de la planta Jorge Luque reduce las pérdidas energéticas por transmisión, pues la energía generada será distribuida en la región en la que se genera.

Actualmente, la zona centro del país tiene una generación de 7 mil 140 MW de energía disponible, mientras que la demanda neta es de 7,186 MW. Ello representa un déficit de 46 MW que tendría que ser abastecido por la misma zona centro o, en su caso, por otras zonas aledañas a la ciudad de México.

“El tema de energía no solo representa un problema por la magnitud de demanda que se genera al día, sino también porque las fuentes de generación no se encuentran dentro de la misma zona metropolitana”, agrega Grupo Fénix.

Se vuelve necesaria la construcción de infraestructura robusta y costosa para la distribución de los recursos energéticos y abastecer a la zona centro del país, según la empresa mexicana y portuguesa.

Los datos son claros para todo inversionista: La Ciudad de México contaba con más de 5.3 millones de viviendas, 78 mil industrias y 650 mil comercios y servicios en 2010.

Para 2030 la Ciudad de México y el Valle de México ocupará el tercer lugar de las zonas con una mayor demanda energética del país, debido a su alto desarrollo y extensa población, de acuerdo con la productora de energía.

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) también le autorizó al SME y a Mota-Engil generar energía eléctrica además de la emblemática e histórica Necaxa, en sus plantas de  Tepexic, Patla y Tezcapa,en Puebla. y  Lerma,  en Michoacán. Ese organismo le dio entrada al negocio eléctrico a FSE Suministradora Fénix y FCE Comercializadora Fénix.

Además, el SME viene por la revancha en el mercado eléctrico, pues no sólo busca ser un competidor de importancia en el mercado mayorista ante la CFE, también en el sector minorista tiene programado la puesta en marcha de la Suministradora Básica del Centro (SUBACE), bajo el planeamiento de ofrecer precios más bajos a los consumidores domésticos, mismos que de acuerdo a datos de la Asamblea de Usuarios de la Energía Eléctrica (ANUEE); tienen más 35 mil demandas ante la PROFECO contra la Comisión Federal, tan sólo en la Ciudad de México, por cobros injustificados e imposición de altas tarifas.

 

negocios SME
Foto: Cuartoscuro

Luchan contra Carlos Slim y Florentino Pérez

Desde hace unos días, los electricistas compiten con LF Centro, una cooperativa fundada por Martín Esparza y otros 24 sindicalizados del SME,  a Carlos Slim, el hombre más rico de México, así como a Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, para construir el Centro de Transporte Terrestre Intermodal del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

La obra involucra el desarrollo de un complejo, que incluye cuatro niveles en un área de 81 mil 640 metros cuadrados, que albergará cajones de estacionamiento, operaciones de autobús, estación de Metrobús, de Metro, alquiler de autos y áreas comerciales.

LF del Centro S Corporativo, Asesoría en Inversiones en Proyectos de Alta Tecnología, Construcciones Integral y Estructuras Metálicas y Armida Ingenieros Asociados presentaron una propuesta de que cuesta unos 6 mil 958 millones 37 mil 860 pesos, para  el proyecto de la nueva terminal aérea.

Otras de los planteamientos  recibidos por el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) para construir la obra es el de Operadora Cicsa (de Carlos Slim), quien junto con Ica Constructora, La Peninsular, FCC Construcción e Infraestructuras Energéticas Sau expusieron que se necesitan unos 8 mil 488 millones 893 mil 444 pesos para la obra.

El grupo integrado por Constructora Garza Ponce, Avanzia Instalaciones, Atil Cobra, Cobra Instalaciones y Servicios (empresa de Florentino Pérez), y Corey lanzaron una propuesta de  8 mil 560 millones 386 mil pesos 887 pesos para quedarse con la obra.

En noviembre de 2017, el GACM declaró desierta esta licitación del Centro de Transporte Terrestre, ya que los 11 consorcios interesados formados por 45 empresas no cumplieron con los requisitos establecidos en las bases del concurso. Ahora el desenlace por la nueva licitación está por conocerse. Y el SME tiene amplias posibilidades.

Agua SME

Aunque la venta de agua purificada fue una de las formas en que el SME se allegó algunos recursos durante su lucha de resistencia, desde mediados de abril de 2017 la comercializan de manera formal en una gama de sabores como  limón con chía, mora azul, naranja, jamaica, tamarindo, horchata, uva, manzana, mandarina.

Martín Esparza Flores aparece como apoderado legal de la marca Agua SME, un producto que en este momento se vende en una tienda abierta en sus oficinas centrales ubicadas en avenida de los Insurgentes y Antonio Caso, en la Ciudad de México.

La nueva termoeléctrica

La Central Termoeléctrica “Ing. Jorge Luque Loyola” originalmente llamada “Planta Termoeléctrica de Lechería”, se encontraba localizada en el Kilómetro 22.5 de la autopista México-Querétaro en Lechería, Estado de México.  Dicha central fue construida por la Compañía de Fuerza del Sureste de México en 1952.

La operación de esta central inició con dos unidades que fueron puestas en servicio en el mes de octubre de 1952 y marzo de 1953 respectivamente.Posteriormente, se instalaron las unidades 3 y 4 mismas que se pusieron en servicio en 1958 y 1960 respectivamente.

Con las cuatro unidades mencionadas y utilizando como combustible gas natural y petróleo crudo de tipo industrial, la capacidad total de la planta ascendía a 244 MW.

En octubre de 2009 por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación se cerró la Central Termoeléctrica Jorge Luque. Apenas el año pasado se comenzó con la liberación del predio, desmantelamiento y demolición de la antigua Central Termoeléctrica.

 

 

La nueva termoeléctrica

  • 28 mil 750 ex trabajadores del SME fueron liquidados en 2010
  • 12 mil 081 mdp desembolsó el gobierno para pagar indemnizaciones a trabajadores del SME
  • Por 25 años comprará el gobierno federal energía eléctrica a Generadora Fenix
  • 1.15 pesos costará el KWh de la electricidad adquirida por el gobierno a Generadora Fénix
  • 40 fábricas y talleres fueron entregados por el 7 de octubre de 2015 por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales al SME
  • 16 centrales de generación fueron entregadas el gobierno federal a Generadora Fénix
  • 15,403 ex trabajadores fueron indemnizados el 8 de agosto de 2016
  • 5,401 mdp fue el dinero pagado en indemnizaciones a los trabajadores del SME

Fuente: Auditoría Superior de la Federación (ASF)

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close