Sindicatos y más

En la sucesión, los sindicatos ya tomaron partido

Aunque dejaron de ser la máquina de votos para ganar la presidencia, sus estructuras pueden ser determinantes; la CTM, CROC y los gremios del corporativismo priísta, refrendan su apoyo al candidato de su partido; Obrador suma a su causa a la corriente elbista del SNTE y a la propia CNTE, sin descartar al líder de los mineros, Napoleón Gómez Urrutia, candidato al senado

En esta elección, los sindicatos han jugado un papel decisivo desde el principio de las campañas y
seguirán teniendo un rol importante hasta el momento de la elección, cuando los millones de
agremiados a los distintos sindicatos emitan su voto el 1 de julio.

A lo largo de estos casi cuatro meses de pre campañas y campañas, los candidatos buscaron el
apoyo de las organizaciones sindicales para consolidar sus candidaturas. Los líderes sindicales los
han recibido con los brazos abiertos, dando su apoyo incondicional al candidato de tal o cual
partido, como la vieja práctica que han venido haciendo desde hace años y que ha sido más
notoria en las últimas tres elecciones.

Desde el 2000 vimos a Pemex apoyando al candidato del PRI, Francisco Labastida Ochoa, a cambio
de un préstamo de 640 millones de pesos, o a los líderes de la CTM y la CROC ocupando un lugar
en el Congreso de la Unión como legisladores plurinominales.

O a la entonces lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther
Gordillo, operando a favor del panista Felipe Calderón con recursos económicos, pero también
dictando órdenes a los gobernadores para que movieran la maquinaria en torno al candidato
blanquiazul.

Esta elección parecía no ser la excepción. Los partidos han buscado acercamientos con los
trabajadores y sus organismos sindicales para buscar el voto. No obstante, los encuentros no han
sido como antaño: tersas, multitudinarias y con el espaldarazo total a los candidatos.

Si bien hay operación política, las redes sociales, los medios y la población en general ha criticado
estos encuentros y las alianzas, convirtiendo estos apoyos que fueron fundamentales en otros
tiempos en una situación incómoda tanto para los líderes como para los aspirantes a la Presidencia
de la República.

Aquí un repaso de lo que ha ocurrido en estos meses de campañas cuando los candidatos
buscaron el apoyo de los sindicatos.

Meade Sindicatos
Foto: Cuartoscuro

José Antonio Meade y la corrupción de los sindicatos  

Meade recurrió a las viejas prácticas del PRI de apoyarse en las estructuras de los trabajadores
para buscar su apoyo en los grupos sindicales que por tradición han apoyado al partido que lo
lanzó como candidato.

Sin embargo, el evento en el que participaron el candidato con los petroleros y su líder, Carlos
Romero Deschamp, se volvió blanco de críticas, por los señalamientos de corrupción hacia el
dirigente nacional de los trabajadores de Pemex y la vida de lujos con la que viven sus hijos y que
publican en las redes sociales.

Te puede interesar: Petroleros exigen destitución de su líder

Eso no fue todo. En el evento, Romero Deschamps aceptó que hay problemas de corrupción, pero
que esto debe ser resuelto en lugar de convertirse en un problema.

“Que se den cuenta que nadie derrumba la casa porque está sucia. Que necesitamos
limpiarla, claro que sí. Que necesitamos corregir todo lo que nos duele y nos incomoda, también.
¡Claro que sí! Todo eso tenemos que hacer”, admitió el líder petrolero.

En respuesta, Meade agradeció el apoyo de Romero, al que reconoció como su labor para
defender los derechos de los trabajadores.

No obstante, el momento no fue nada cómodo para los dos. Y mucho menos para Meade, que
posteriormente fue cuestionado sobre la honestidad de este personaje y los señalamientos que ha
habido por mantenerse como líder vitalicio de los petroleros.

“No nos toca a nosotros ser jueces de funcionarios y de políticos, les toca a los ministerios
públicos, hay que dejarlos que hagan su trabajo”, respondió, intentando desviar el tema.
Hasta ahora, ése ha sido el encuentro más ríspido que ha tenido el candidato con los sindicatos.

Apenas, hace unos meses, para legitimar su elección como candidato del PRI a la presidencia de la
Republica, Meade acudió a la CTM y CROC—los brazos sindicales del partido tricolor—donde los
lideres le alzaron la mano y anunciaron su respaldo total al candidato ungido por el presidente
Enrique Peña Nieto.

Mas tarde, los maestros agrupados en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación
(SNTE) también dieron su espaldarazo al candidato del partido con el que van en coalición. En
estos encuentros, Meade se mostró sonriente y los líderes lo arroparon sin tapujos, a pesar de que
los trabajadores ya comenzaban a cuestionar las propuestas del candidato en material laboral.

candidatos sindicatos
Foto: Cuartoscuro

La polémica del apoyo a López Obrador

Mientras Meade recurrió a los sindicatos que tradicionalmente apoyan al PRI, el candidato de
Morena, Andrés Manuel López Obrador, buscó a las alas disidentes y a los personajes más
polémicos de los organismos sindicales para que apoyaran su campaña.

El tabasqueño ha trabajado con dos grupos opositores entre sí en el sindicato magisterial: la
familia de la ex lideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo, y con los docentes agrupados en la
Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la disidencia del magisterial.

Gordillo ha operado a favor de AMLO a través de su nieto, René Fujiwara, quien abandonó las filas
del Partido Nueva Alianza para sumarse a la campaña de Morena. En la operación también
participa Rafael Ochoa Guzmán, ex dirigente del SNTE y personaje cercano a La Maestra. Ambos
han movido la estructura política con la que todavía cuenta la ex lideresa para apoyar al candidato,
quien ha aceptado las críticas por incorporar a estos personajes en su campaña.

La misma ola de protestas tuvo cuando se reunión con los trabajadores de la CNTE, a los que les
prometió abrogar la reforma educativa y recuperar los derechos laborales que habían perdido si él
ganaba la Presidencia. La promesa sumó adeptos a su movimiento, pero también una serie de
críticas por parte de sus adversarios, quienes han usado esta carta para denostar la campaña del
tabasqueño.

Ante esta situación, López Obrador ha tenido que salir a explicar cómo se realizará el cambio en
materia educativa y que no necesariamente implica la abrogación total de la reforma
implementada este sexenio.

Pero la polémica no ha terminado allí. El haber dado al líder minero Napoleón Gómez Urrutia un
escaño como senador plurinominal de Morena también le ha costado severos señalamientos, que
su equipo ha tenido que salir a enfrentar.

Acusado de haber desviado casi 54 millones de dólares del sindicato minero y de no haber dado la
cara por los 65 muertos en la mina de Pasta de Conchos, Gómez Urrutia vive exiliado en Canadá
desde hace 12 años y el nuevo puesto político podría ser su boleto de regreso al país.

Sin embargo, la polémica sigue tras el candidato y el líder sindical, pues la segunda semana de
mayo se dio a conocer que Gómez tendrá que pagar a los trabajadores los 54 millones de dólares
por los que fue acusado hace unos años, cargo del que ya había sido absuelto por los Tribunales
federales.

Anaya Sindicatos
Foto: Cuartoscuro

Los nulos acercamientos de Zavala y Anaya

Contrario a sus adversarios, Ricardo Anaya y Margarita Zavala, candidatos por el Frente por
México y por vía independiente, respectivamente, apenas han tenido pocos acercamientos con los
grupos sindicales en el país para que apoyen su campaña.

A principios de mayo, Zavala se reunió con los miembros de la Federación Nacional de Sindicatos
Prosolidaridad (Fenasip), quienes le externaron su apoyo en las urnas el próximo 1 de julio
después de que presentara sus propuestas para las mujeres en la vida laboral y la política del país,
peor también una serie de planes sobre economía, seguridad y justicia.

Hasta ahora, éste es el único encuentro entre la candidata independiente y los sindicatos que se
ha reportado.

Sin embargo, tanto Zavala como Anaya han hablado públicamente sobre su intención de fiscalizar
los organismos sindicales y acabar con la corrupción que impera allí. Pero solo se han referido al
SNTE y el tema de la educación.

A raíz de la promesa de López Obrador de abrogar la reforma, los dos candidatos han reiterado
que esa no es la salida para mejorar el sistema educativo mexicano y han cuestionado la cercanía
del tabasqueño con la CNTE.

En el evento 10 por la educación, realizado en días pasados, Anaya prometió acabar con la
corrupción que impera en el sindicato magisterial.

“El dinero que se le transfiere a un sindicato, aun cuando entra al sindicato, sigue siendo un
recurso público. Tenemos derecho a saber para qué se está utilizando ese dinero, si eso hace
mucho sentido, es una buena práctica que continúe, y si no, la tenemos que modificar”, afirmó.

En la misma línea se pronunció Zavala sobre los líderes y la corrupción al interior de los sindicatos,
durante los eventos para conmemorar el Día del Trabajo. La candidata independiente aseguró que
irá contra los líderes que se enriquezcan a costa de los trabajadores, además de prometer la eliminación de la cuota obrero patronal y el ISR para los sindicalizados que ganen menos de 15 mil
pesos mensuales.

“Los líderes sindicales deben saber que no deben ni pueden abusar como en México se ha hecho
muchas veces, en el que el abuso de poder de los líderes sobre los sindicalizados lo tenemos que
castigar”, dijo la candidata, asegurando que es el Estado quien debe velar por la libertad y la
dignidad de los agremiados a los grupos sindicales.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close