Quincena futbolera

Liga de Ascenso MX anulada por  intereses económicos

Hay cosas de nuestro futbol que son inverosímiles y una de ellas es el extraño caso de la Liga de Ascenso MX en la cual, aunque hay 16 equipos: Alebrijes, Atlante, Atlético San Luis, Cafetaleros, Celaya, Cimarrones, Correcaminos, Dorados, Juárez, Leones Negros, Mineros, Murciélagos, Tampico Madero, Potros, Venados y Zacatepec, sólo pueden ascender seis de ellos: Dorados, Leones Negros, Atlético San Luis, Celaya, Atlante y FC Juárez.

Lo anterior, porque hay una disposición en el sentido que los clubes deben llenar los requisitos del cuaderno de cargos, entre ellos, que sus estadios tengan un aforo mínimo para 20 mil aficionados, pero los resultados deportivos recientes en dicho circuito, han despertado una serie de reflexiones y consideraciones que vale la pena plantear, porque la final de este año se jugó entre Alebrijes de Oaxaca y Cafetaleros de Tapachula, es decir, dos escuadras que no tienen derecho a subir a la Primera División, por los motivos señalados.

Hasta el momento de cerrar esta edición, es prácticamente segura la coronación de Cafetaleros que dirige el argentino-mexicano Gabriel Caballero, pues vencieron 5-1 en el juego de ida a los oaxaqueños, pero entonces, a los tapachutecos –así es su gentilicio-, no los podremos ver en el máximo circuito.

El 1 de mayo, en la mayoría de los diarios deportivos, la directiva de los Cafetaleros publicó un desplegado en el cual solicitaba a la Federación Mexicana de Futbol que en caso de obtener la corona de la Liga de Ascenso MX, se les permitiera escalar al máximo circuito del balompié mexicano y se privilegiara lo deportivo a lo económico. Esto movió la conciencia de muchos e incluso, la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales hizo un tenue pronunciamiento a su favor.

Sin embargo, de inmediato respondió Enrique Bonilla, presidente ejecutivo de la Liga MX/Ascenso MX en desplegado similar: “Dichas reglas fueron publicadas en los sitios oficiales de la LIGA MX/ASCENSO MX en fecha 30 de mayo de 2017, permaneciendo ahí hasta el día de hoy, a disposición de cualquier interesado para ser consultadas”. Lo cual es cierto, todos sabíamos que esas eran los acuerdos tomados, pero el final del campeonato dio un giro inesperado.

Los lineamientos estipulan que en estos casos, si el equipo que desciende, en este caso Lobos BUAP entrega la cantidad de $120 millones de pesos, los poblanos podrían permanecer en Primera División, aunque sólo se les entregan $60 millones y por lo que los otros $60 millones están etiquetados para ser invertidos en la adecuación de su estructura para ser validados y tener derecho al ascenso en próximos torneos (con lo que esto signifique)  y según reporte del periodista Luis Castillo, había tres empresarios dispuestos a aportarlos: Arnulfo Padilla Padilla de la “Zapatería 3 Hermanos”, Manuel Sabah Ades de “Farmacias Benavides” y Alfonso Esparza.

En el momento en que usted tenga el número 11  de esta Gaceta en sus manos, ya sabrá que ocurrió, pues el viernes 11 de mayo era la fecha límite para entregar tal cantidad o bien, el Apertura 2018 se jugaría con 17 equipos.

Es comprensible que se busque profesionalizar y mejorar la calidad de los clubes a través de la certificación de los mismos que garantice los pagos puntuales a los jugadores, la eliminación del riesgo de recursos de procedencia ilícita, como los mismos directivos lo han señalado.

Hay que recordar que en la máxima división se han visto casos terribles en este sentido, como el bochornoso adeudo a sus jugadores del desaparecido Jaguares de Chiapas, la deuda de premios a los futbolistas de Chivas por los títulos de 2017, lo mismo que a Necaxa por la Copa MX de 2018 y la falta de pago a los integrantes del Veracruz, por no hablar de Tepic, Tepatitlán y el mismo Tapachula, de los que se han conocido, porque vaya usted a saber qué otros casos haya escondidos en la tiendita de los horrores.

Pero no deja de llamar la atención que lo deportivo quede atrás de lo económico, porque quiere decir que entonces un juego Cimarrones-Murciélagos por ejemplo, no es más que un partido amistoso sin ninguna trascendencia. ¿Cómo va a impactar esto en el boletaje de las tribunas?

Lo último que se supo, es que Enrique Bonilla ha manifestado que si Lobos BUAP no entrega los $120 millones de pesos, habrá ¡una subasta! para ocupar el lugar 18 de la Primera División, a la cual ni Cafetaleros ni Alebrijes estarían exentos, siempre que cumplan con la nueva certificación de Ernst & Young que avale sus condiciones jurídicas, financieras y de infraestructura. La mejor pregunta sería entonces ¿Por qué no podemos tener un futbol normal?

¿Le parece que usted y yo nos leamos dentro de 15 días?

 

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close