Consulta a la experta

Me gusta comer mientras tengo sexo

Soy una tragona bien calientota, no me puedo definir de otra manera. Te explico, aunque temo que al contarte los detalles me ponga bien cachonda y me dé hambre de lobo, temo acabarme los cuatro huevos que aún me quedan en el refrigerador.

Resulta que desde hace ya algunos meses no puedo controlar la forma en que como y para desgracia mía, me da más hambre cuando empieza la hora de la pasión. Solo basta que mi marido comience a besarme para que a mi mente lleguen pensa­mientos de tacos al pastor con mucha cebolla y harta salsa.

Carlos me empieza a besar, él es muy cariñoso y me encanta que lo sea. Me toma de la mano, me acaricia la espalda mientras caminamos en la calle y cada vez que puede, tiene un detalle lindo que me hace confirmar que es el hombre de mis sueños.

Llevamos ya casi dos años de relación y seguimos enamorados, a mí me encantan sus ojos, sus pestañas, inmensamente largas, y eso hace que su mirada sea más tierna. No solo me gustan sus ojos, me gusta todo él, su cuerpo no será de atleta empedernido pero sin duda tiene buena figura, más de una desea sus favores y que él me prefiera me hace sentir especial.

Te cuento que yo no tengo mal cuerpo aunque por ahora la verdad estoy como cinco kilos arriba de mi peso habitual, el hambre desmedida que me ha dado, ha oca­sionado que la ropa me cierre con dificultad.

Todo empezó un viernes, salimos a comprar comida para llevar a casa, ahí en la comodidad del sofá comenzaron los besos y caricias, yo aún estaba comiendo la últi­ma parte de mi arroz chino y fue entonces que descubrí que estaba más excitada de lo normal, masticar mientras tenía sexo resultó muy gratificante para mí.

Desde entonces he experimentado comer mientras tengo relaciones sexuales. Después del arroz comencé por galletas, después pastel, gelatina, espagueti hasta que llegué a los tacos, ahí, fue que me di cuenta que me encanta estar montada en mi hombre mientras como taquitos con muchísima salsa roja.

Carlos al principio veía con gracia mi hazaña, le parecía divertido que yo me pu­siera muy cachonda. Por desgracia, al pasar los meses la cosa se ha ido empeorando porque él ya no ve tan divertido que yo tenga siempre la boca ocupada con algún bocado, incluso reclama que ya no es tan lindo besarme porque huelo a cebolla y ci­lantro.

A mí me empieza a preocupar mi apariencia. Esta hambre desmedida ha comen­zado a hacer estragos en mí, estoy perdiendo mi figura y temo que mi hombre opte por hacerle caso a alguna otra mujer que no tenga una obsesión loca de comer mien­tras está en el sexo.

Atentamente Mónica Salas

***

APRECIADA MÓNICA:

Agradezco tu confianza, sin duda estás pasando por algo que requiere especial atención. No es normal que tu hambre sea desmedida, lo que me gustaría saber más a detalle es si este apetito lo tienes todo el día o solo es algo que te da a la hora del coito.

Te lo pregunto porque puede ser que tu tiroides esté pasando por algunos pro­blemas y eso motive tu apetito y aunado a esto tengas problemas para deshacerte del exceso de comida de manera natural y por ello se dé el aumento de peso.

No todo tu problema puede ser el aumento de peso, si estás pasando por algunas alteraciones, puede ser que tu organismo no esté liberando lo necesario y pueda estar intoxicándose por dentro, por favor, realízate una química sanguínea y acude al mé­dico para que revise tus niveles.

Por otro lado, si las ganas de comer solo se dan mientras tienes relaciones sexua­les, puede ser que estés pasando por una manía sexual que puede ser tratada, con­trolada y hasta erradicada. No le veo nada de malo sentir apetito durante el coito, el desgaste físico es mayor y tal vez tu cuerpo está pidiendo renovar las energías.

Si te gusta comer mientras tienes sexo, te recomiendo buscar alimentos que no sean muy olorosos y que puedan ocasionarte un problema por si se caen. También tengo que comentarte que comer mientras se tiene una actividad física importante puede ocasionarte atragantamiento, ten en consideración que podrías pasar del gusto a un tremendo susto.

Este espacio fue creado para ti, envíame tus anécdotas, dudas o comentarios a:

sexxxhoy@gmail.com

Todo será tratado con absoluto respeto y confidencialidad

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close