Quincena futbolera

¡Santos tapabocas, Batman!

Cuando empezaba el torneo Clausura 2018, en enero, algunos expertos comentaristas de la televisión cerrada decían que en lo sucesivo, los campeonatos serían exclusivamente de Monterrey o  Universitario de Nuevo León. Obnubilados por la final del 10 de diciembre de 2017 cuando Tigres derrotó a Rayados, señalaban con autosuficiencia que al igual que ocurría en España, donde Real Madrid y Barcelona se dividen los títulos a punta de billetazos, eso iba a ocurrir aquí; es decir, los equipos que tuvieran más sólida la nómina, serían los más abocados a obtener las coronas. Pero les falló.

Universitario de Nuevo León efectivamente es el equipo mexicano con la nómina más alta de nuestro balompié, unos le dirán que alcanza los 85 millones de dólares, otros afirmarán que vale 71.1 millones de euros; le sigue Monterrey y en tercer lugar el América. Pero esto por sí solo no les hizo realizar un gran torneo. Solo Rayados en la jornada 5 encabezaron la lista de posiciones, Tigres jamás, aunque eran los campeones del Apertura 2017 e iniciaron con algunos problemas cuando su extremo derecho Jürgen Damm se accidentó el rostro por jugar con cohetes y luego tuvo un incidente automovilístico. Luego, vino una derrota ante Puebla que el técnico Ricardo Ferreti tomó con sentido del humor, pero después algo detectó que le hizo declarar: “quien se relaje, para afuera”.

Si bien algunos jugadores fueron convocados por Juan Carlos Osorio a la Selección Nacional (Hugo Ayala, Luis Rodriguez, Damm y Javier Aquino), la escuadra no alcanzaba los lugares de honor. Ferreti mandaba a la banca al ídolo francés Andre-Pierre Gignac y aunque éste declaraba que respetaba la decisión de su técnico, deseaba tener más minutos en cancha, Enner Valencia también filtraba que le disgustaban las rotaciones y quería jugar.

Para colmo de males, llegaba el Toronto y los eliminaba de la Concachampions ante la sorpresa de propios y extraños. Pedro Caixinha, técnico de Cruz Azul soltaba una bomba: “La grandeza no se compra y  a Tigres le faltan torneos para compararse con la Máquina”. Como quiera que fuere, Universitario de Nuevo León entró a la Liguilla y “Tuca” apuntaba: “Toluca (que fue superlíder) es favorito y los demás somos candidatos”. No se equivocó. De repente, contra todo pronóstico apareció Santos de Torreón y los echó en cuartos de final. Ferreti dijo que había ganado el equipo que tuvo más corazón. El Rey había muerto.

Monterrey tampoco fue nada deslumbrante. Presentó a Jonathan Urretaviscaya y Efraín Velarde, pero Avilés Hurtado comenzó a fallar los penales y la cancha del impresionante estadio BBVA dejaba mucho que desear. Es cierto que Juan Carlos Osorio se fijó en César Montes y Jonathan González para la Selección, pero sobrevinieron las lesiones de Víctor Guzmán y Rogelio Funes Mori y aunque el equipo clasificó a la Liguilla en tercer sitio, todo se derrumbó cuando Xolos los eliminaron también en cuartos de final.

Sin mucho ruido y sin tanto dinero, Santos de la Comarca durante cuatro fechas fue líder de la tabla de posiciones. Con un técnico nobel, Robert Dante Siboldi, comenzó a destacar con un futbol abiertamente ofensivo en el cual Djaniny Tavares, el de Cabo Verde, hacía goles a raudales (dos hat trick) hasta llegar a convertirse en el campeón goleador con 14, pero siempre con humildad, pues dio el crédito de ellos a todos sus compañeros. Juan Carlos Osorio llamó al Tri a Jonathan Orozco y Néstor Araujo quien llegó a revelar que cuando las cosas estuvieron mal en el equipo se encerraron en el vestidor, se dijeron sus cosas y de ahí para adelante, levantaron el vuelo. Lo mismo se les veía en gran plano futbolístico, que en visitas al CRIT Altamira con niños discapacitados, o en la convocatoria al Guerretón para reunir juguetes para infantes con pocos recursos. Gran labor humana.

Y aunque sobrevino la dolorosa lesión de Néstor Araujo que incluso lo privó del Mundial de Rusia, Santos calificó a la Liguilla donde eliminó en línea a Tigres, América y acabó en la final con el superlíder Toluca para abrazar su sexta corona en el futbol mexicano. ¿Cómo se hizo esto? Pues con trabajo, disciplina y humildad. Simplemente con eso.

¿Dónde están los comentaristas de la TV restringida que decían que solo dos equipos serían campeones del futbol mexicano? Como dice el clásico: Ni los veo, ni los oigo…

¿Le parece que usted y yo nos leamos dentro de 15 días?

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close