Sindicatos y más

El pleito que fue: AMLO y empresarios pactan acuerdos en favor de la economía

El conflicto que duró meses —y estuvo plagado de acusaciones— se resolvió en un encuentro de una hora. El candidato de Morena y los hombres más ricos de México se reunirán después de que López Obrador gane las elecciones.

Luego de semanas de enfrentamientos verbales entre el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, y los empresarios mexicanos, finalmente ambas partes discutieron sus diferencias y lograron un consenso sobre el México que quieren, en caso de que AMLO gane las elecciones de julio próximo.

Tan superaron sus disputas que el candidato de Morena anunció que cerrará su campaña presidencial en el estado Azteca, símbolo del equipo de futbol América y propiedad del dueño de Televisa, Emilio Azcárraga Jean.

El martes 4 de junio, López Obrador acudió al Club de Empresarios, donde se reunió con los integrantes del Consejo Mexicano de Negocios para hablar sobre economía, inversión, el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y las acusaciones de AMLO hacia los empresarios, a quienes había llamado “traficantes de influencias” y “beneficiarios de la corrupción”.

Además, el mes pasado el tabasqueño los acusó de haberse reunido con el presidente Enrique Peña Nieto para presionarlo y cerrar filas en torno a un solo candidato que pudiera ganarle en las elecciones, después de que las encuestas lo señalaran como el favorito en la preferencia del electorado.

Después de eso, se dio a conocer que algunos empresarios, como Germán Larrea de Grupo México y Alejandro Baillares, dueño de El Palacio de Hierro, estaban orientando el voto entre sus trabajadores, a través de comunicados y reuniones con las plantillas de las empresas.

“Voten por el candidato que tenga la mayor probabilidad de vencer a López Obrador; es la mejor oportunidad que tenemos de preservar el sistema económico que nos permite emplearlos”, les dijeron a los empleados de las tiendas departamentales en una reunión que se llevó a cabo en la sucursal de Perisur.

La publicación de los comunicados terminó por romper la de por sí tensa relación que tenían los empresarios con el candidato.

Declaraciones fueron y vinieron durante las siguientes semanas, sin que ninguna de las partes aceptara la necesidad de sentarse en una mesa y dialogar sobre las diferencias que existen entre ambos grupos.

Finalmente, en un evento muy anunciado, AMLO acudió a este encuentro, en el que participaron Alejandro Ramírez, presidente de Cinépolis; Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial; Germán Larrea, presidente de Grupo México; Claudio X. González Guajardo, fundador de Mexicanos Primero, y su padre, Claudio X. González Laporte; Carlos Slim Domit, presidente de América Móvil; Valentín Díez Morodo, del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología; y Emilio Azcárraga, presidente del Consejo de Administración de Grupo Televisa.

Ahí, a nombre de todos los asistentes, Alejandro Ramírez le recordó al candidato la importancia que tienen los empresarios para impulsar el crecimiento de la economía del país.

“El gobierno necesita del sector privado porque la única forma de superar la pobreza de manera sostenible es generando riqueza. El sector productivo no sólo genera crecimiento económico, sino también participa en la mejora social tanto de las comunidades donde operamos, como de nuestros colaboradores.  Las empresas no solo no somos las causantes de los principales problemas que aquejan al país, sino por el contrario, somos parte importante de la solución”, dijo Ramírez en su discurso.

Por ello, le reiteró que las principales preocupaciones de los empresarios están relacionadas con las promesas de campaña que ha venido haciendo en los últimos meses, como la reforma educativa y la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.

Sin embargo, señaló que tanto se necesitan el gobierno y el sector productivo, que es necesario mantener una buena relación entre ambas si se quiere lograr el crecimiento y desarrollo del país.

“Si usted es electo Presidente de la República, lo vamos a respetar y lo vamos a apoyar, porque todos los aquí reunidos queremos que le vaya bien a México”, fue la promesa con la que sellaron una nueva amistad los empresarios y López Obrador.

Liman asperezas

Tras esas palabras, la postura de ambas partes cambió radicalmente y el discurso se transformó en una serie de enunciados sobre acuerdos, buena voluntad y revisión de estrategias para los siguientes meses.

“Lo más importante es que hay el acuerdo de que si ganamos, porque va a depender de lo que decida el pueblo, el día primero de julio, si ganamos vamos a tener una relación de cooperación entre el sector privado y el sector público”, aseguró López Obrador en una entrevista con medios de comunicación al terminar el encuentro.

En este encuentro, adelantó, se presentará un plan conjunto de desarrollo económico que permita tener un mayor crecimiento en los próximos años.

López Obrador también reconoció que se limaron asperezas porque hubo planteamientos francos y abiertos, pero siempre con respeto y sin confrontaciones, como había venido ocurriendo en las semanas previas al encuentro.

La relación se transformó a tal punto que López Obrador ya anunció que su cierre de campaña se realizará el 27 de junio en el Estadio Azteca, sitio emblemático de la empresa Televisa, y que le fue prestado por el empresario Emilio Azcárraga Jean, luego de que el gobierno de la Ciudad de México le negara el zócalo capitalino para la realización del evento masivo.

Incluso, anunció que el evento incluirá un concierto donde participarán cantantes y actores que han manifestado abiertamente su apoyo a la campaña de Morena, con lo que el mitin político tendrá también algo de espectáculo.

Luego de la charla, la postura de AMLO sobre ciertos temas también cambió. Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, reveló que el candidato de Morena reconoció que el nuevo aeropuerto es viable y se puso sobre la mesa la posibilidad de una licitación abierta para el financiamiento de la obra.

“Nos encontramos con una postura de Andrés Manuel sobre que es viable y conveniente el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, que veamos cómo lo podemos financiar y eso me parece que enriquece la visión de un México moderno, con futuro”, dijo también en entrevista posterior al encuentro.

El mismo Castañón, quien en días anteriores se había manifestado en contra del candidato de Morena, también reconoció que en la reunión lograron limar asperezas y entablar un diálogo más cordial en beneficio del país.

Incluso, Claudio X González Laporte contó que en el encuentro abrazó al tabasqueño y hablaron sobre beisbol durante unos minutos, un deporte por el que comparten afición.

“Coincidimos que todos queremos un mejor México para todos. Para lograrlo necesitamos mucha inversión, mucha creación de empleos y mucho crecimiento”, dijo el presidente del Consejo de Administración de Kimberly Clark a Milenio.

El abrazo ocurrió luego de las descalificaciones del tabasqueño hacia el empresario, que fue uno de los acusados de organizar pactos en lo oscurito para impedir que López Obrador llegara a la Presidencia de la República.

“Hubo mucho respeto. Fue, repito, una muy buena reunión, con buenos resultados para el futuro de nuestro país, para el futuro de México”, puntualizó el tabasqueño al concluir la reunión, que se realizó a puerta cerrada.

Después de esa cordialidad y el cambio en el discurso, habrá que esperar los resultados del 1º de julio para ver si la relación se mantiene tan tersa como hasta ahora, o si el discurso cambiará nuevamente.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close