Investigaciones especiales

Sindicato de Pemex gasta 7 mdp mensuales en servicios y artículos de lujo

La cláusula 251 les permite gastar de manera poco transparente en alcohol, fiestas, comidas y hasta jabones de 711 pesos.

El Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) gasta más de siete millones de pesos mensuales en alcohol, fiestas, cigarros, productos de belleza, medicamentos, estacionamientos y otras prestaciones a las que tiene derecho la cúpula sindical, gracias a la cláusula 251 del Contrato Colectivo de Trabajo.

 “El patrón pagará los salarios y prestaciones, viáticos, ayuda para transporte y gastos conexos foráneos a 73 funcionarios del Comité Ejecutivo General que incluye asesores sindicales y Consejo de Vigilancia, 90 integrantes de las comisiones nacionales mixtas, 158 comisionados nacionales y 12 comisionados adscritos directamente a las órdenes del secretario general”, señala la cláusula.

Si bien esta cláusula señala que los recursos deben utilizarse en viáticos y gastos conexos foráneos, los dirigentes del sindicato petrolero los utilizan para comprar servicios y productos de lujo.

De acuerdo con los recibos que tiene la revista Newsweek en Español, los siete millones 865 mil pesos que reciben mensualmente estos funcionarios se usan para el gasto corriente, pero también para costear productos de lujo y servicios adicionales.

Uno de los gastos más grandes de esta partida es en el pago de asesorías legales y administrativas por las que se pagan hasta  un millón de pesos mensuales, gastos de mantenimiento de 600 mil pesos e investigaciones legales de 140 mil pesos.

Pero así como pagan por trabajar, también gasta en productos de lujo, como botellas de whiskey Johny Walker Blue Tiffanny, Chivas Regal 18 años, Buchanans 18 años y Buchanans 12 años, o botellas de vodka Grey Goose, Beluga Noble Gold y Absolut.

Los dulces son otra debilidad de estos funcionarios que gastan miles de pesos en galletas danesas, chocolates, gelatinas y pan que compran en el restaurante Maison Kayser. Además gastan en chicles y cajas de cigarros Malboro.

 

Imagen: Mexicanos contra la corrupción

De las arcas del sindicato también se pagan cremas, tratamientos cosmetológicos, manicure, vitaminas, tratamientos rejuvenecedores y protector solar, cremas para el pie de atleta, enjuagues antisépticos, lubricantes oculares y cremas para las hemorroides.

Otro gasto fuerte son los medicamentos de la cúpula sindical, entre las que destacan fármacos para próstata, para regular el ácido úrico, para intestino irritable y para la acidez estomacal, medicinas para la diabetes, para la presión, para la bilis, para perder peso y también para la ansiedad.

Te puede interesar: Los corruptos y veleidosos líderes sindicales del PRI

Y así como cuidan su salud, los líderes se dan la buena vida, comiendo en restaurantes de lujo tanto en la Ciudad de México como en otros estados de la República, en los que han facturado hasta 100 mil pesos en una comida. Por si eso no fuera suficiente, además se destinaron 2.5 millones pesos para los festejos del aniversario del sindicato.

El dinero también se utilizó para remodelar las instalaciones del sindicato. Una de ellas fue al deportivo y centro social Carlos Romero Deschamps en Cadereyta, Nuevo León, así como el edificio de Zaragoza 15, que es sede del STPRM.

Además de la remodelación, en el edificio se gastan miles de pesos en televisiones, telefonía, música ambiental, servicios de limpieza, cuidado de plantas, gasto de papelería, equipo de cómputo, el mantenimiento de un gimnasio para los trabajadores, papel higiénico y jabón de manos de hasta 711 pesos la pieza.

También puedes leer: Sergio Quiroz, el alcalde y líder petrolero de Poza Rica apasionado del fútbol

Estas compras mensuales se dan en medio de la deuda récord que tiene Pemex de mil 949 millones de pesos, mientras los líderes sindicales se dan la buena vida con dinero que reciben del erario público.

“El hecho de que una empresa, muy probablemente la única en el mundo, acepte cubrir salarios y costos ‘no cuantificados’ para 333 ‘representantes sindicales’, muestra el desprecio que los funcionarios hacen de los recursos del pueblo mexicano. Esta cláusula desmedida tiene un alto costo anual de millones de pesos cuyos recursos deberían de ser utilizados para mejorar las condiciones de los trabajadores de la industria, porque muchos laboran sin los recursos e insumos necesarios”, dijo Antonio Rodríguez Fritz, secretario para las Américas de la Federación Internacional de los Trabajadores de Transportes (ITF, por sus siglas en inglés) a Newsweek.

Lee el reportaje completo aquí

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close