Investigaciones especiales

Juan Ayala Riverto, un muerto viviente en el SUTGCDMX

La traición, como la soberbia, son malas consejeras: el líder le dio la espalda a Marcelo Ebrard que lo catapultó a dirigencia del Único y a muchos que lo apoyaron en su carrera sindical. Tejió alianzas peligrosas con Miguel Ángel Mancera y Alejandra Barrales, mientras criticaba ferozmente a Andrés Manuel López Obrador, convirtiéndose en un cadáver político insepulto; pretende convocar a un congreso extraordinario para retirarse del cargo, ante el temor de enfrentar acusaciones por malversación de fondos

Tras una contundente derrota que le impidió, por segunda ocasión, convertirse en diputado a la Asamblea Legislativa y el fortalecimiento  de una disidencia que le cuestiona haber abandonado los intereses de los trabajadores para erigirse en promotor de la frustrada precandidatura presidencial del ex jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, y las ácidas críticas que durante años lanzó en contra del presidente de la República electo, Andrés Manuel Lopez Obrador, imposibilitan la permanencia de Juan Ayala Rivero en la dirigencia de más de 110 mil trabajadores de la ciudad.

Las complicidades que en los últimos seis años mantuvo con Miguel Ángel Vásquez Reyes, ex subsecretario de Capital Humano y actual coordinador del gabinete del jefe de gobierno sustituto, José Ramón Amieva, en el manejo discrecional de la basificación de 10 mil plazas de nómina 8 -pomposamente llamadas estabilidad laboral- y de ocho mil millones de pesos al año, lo colocaron en la ruta de enfrentar acusaciones por malversación de fondos.

En cualquier día de estos convocará a un congreso extraordinario para anunciar su retiro de la dirigencia sindical, se dice con insistencia. Él, que tanto empeño puso en construir un andamiaje para convertirse en un cacique de largo tiempo en el sindicato de los trabajadores del gobierno de la ciudad, saldría por la puerta de atrás.

Su sustituto, de acuerdo con insistentes versiones, sería Hugo Alonso Ortiz, dirigente de la sección uno “Limpia y transportes”.

La declaración de la jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum, que tiene conocimiento de “una gran opacidad” en la Subsecretaría de Capital Humano (Sección Comunidad del periódico Excélsior, lunes 6 de agosto), en el manejo de recursos económicos, basificaciones, aviadores y comisiones sindicales, confirma que Miguel Ángel Vásquez Reyes y Ayala Rivero serán investigados para deslindar responsabilidades.

Cercado por la irritación que su errática dirigencia ha dejado a lo largo de siete años ha provocado entre los trabajadores; pero en especial por la aventura en que embarcó al sindicato del Gobierno de la Ciudad de México (GCDMX) en las pasadas elecciones presidenciales, volcándolo en apoyo a las candidaturas perdedoras de Ricardo Anaya y Alejandra Barrales, Ayala Rivero optó, en los últimos días en esconderse. Los suyos dicen que se encuentra en Holanda, Panamá o en Nueva York.

SUSTITUTO A MODO

De confirmarse la sustitución de Ayala Rivero, Vásquez Reyes intentaría ejercer su influencia para impulsar su sucesor a modo que saliera en su defensa en caso se sometido a juicios penales y administrativos. Pierde de vista que sería necesario el reconocimiento del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, en lo que el senador Joel Ayala Almeida, presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), debiera estar de acuerdo, lo cual es probable.

El objetivo de Vásquez Reyes sería contar con mecanismos de protección ante los resultados que pudiera brindar una investigación de la forma en que manejó la Subsecretaría de Capital Humano  y la Dirección General de Administración y Desarrollo de Personal, posiciones en las que implementó una política de corrupción y nepotismo.

Durante los últimos seis años, el presidente del SUTGCDMX se convirtió en uno de los más entusiastas aplaudidores de la gestión del ahora ex jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, como si fuera uno más de sus funcionarios y no representante de los trabajadores. Llegó al exceso de plantear, en diversas ocasiones, la conveniencia que fuese candidato a la Presidencia de la República.

Todavía en un comunicado enviado a los secretarios generales seccionales del SUTGCDMX, el viernes 27 de julio, para anunciar las cantidades que recibirán los trabajadores del Fondo de Ahorro Capitalizable (FONAC), planteó que ello fue posible “gracias al compromiso asumido por el Dr. Miguel Ángel Mancera Espinoza”.

A la par, se convirtió en un severo crítico de la gestión de Andrés Manuel López Obrador al frente del gobierno de la ciudad. “Arma Sindicato de GDF frente contra Morena”, tituló su nota más importante la sección Ciudad del periódico Reforma el 30 de septiembre de 2015.

AYALA Y SU FRENTE CONTRA AMLO

En la información, el periódico aseguró tener un audio en el que el dirigente sindical, afirmó ante trabajadores: “Ustedes son testigos de cómo nos fue en la época en que Andrés Manuel López Obrador administró la Ciudad.

“Ustedes saben que fue la peor época en que los trabajadores del GDF sufrimos la merma mas importante de nuestras prestaciones.

“Y decimos desde aquí, ni un paso atrás”.

Un día después, los cinco jefes delegacionales que ganaron postulados por Morena -en Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Xochimilco, Tláhuac y Tlalpan- tomaron posesión de sus cargos. Previamente habían anunciado que revisarían nóminas para evitar el lago de “aviadores” o “fantasmas”. En las elecciones de 2015, Juan Ayala perdió en el distrito 15 como candidato del PRD a diputado local.

“Vamos a decirle a ese partido y a todos los partidos que no lo permitiremos -una eventual reducción presupuestal-, no vamos a tolerar que quieran quitarnos prestaciones que hemos logrado en base a la unidad.

“Por eso solicito de ustedes esa comprensión y les pido de la manera más atenta que lo que hoy les informemos, lo manifiesten de boca en boca con cada trabajador. La lucha apenas empieza”.

En las elecciones pasadas, el presidente del SUTGCDMX fue postulado, por segunda ocasión, por el PRD como candidato a diputado local. Fue enviado al distrito I en Gustavo A. Madero -bajo control de Nora Arias, pareja del jefe delegacional saliente Víctor Hugo Lobo-. Volvió a perder.

NACIDO PARA PERDER

Electo en julio de 2011 pese a no ser el candidato ni de los trabajadores ni del grupo mayoritario en el entonces SUTGDF, sino consecuencia de la intervención del jefe de gobierno, Marcelo Ebrard Casaubon, designado futuro secretario de Relaciones Exteriores en el gobierno del presidente electo Lopez Obrador En una reunión efectuada en un hotel en la calle Revillagigedo, en el Centro Histórico, el entonces oficial mayor de la ciudad, Adrián Michel, comunicó que para las autoridades el indicado para dirigir la organización sindical era Ayala Rivero.

De inmediato se centró en construir un cacicazgo de largo alcance. Errores de estrategia política y alianzas peligrosas lo pusieron en la mira de ser sentado en la silla de los acusados por malversación de fondos.

En diciembre pasado, quien fue fundamental en el convencimiento del jefe de gobierno, ofreció detalles de lo ocurrido en ese entonces: el día de la definición, a Ebrard, Federico Escobedo, director general de Política Laboral y Desarrollo de Personal, le comentó que el candidato debería ser Aarón Ortega Villa -quien tenía también el apoyo de Enrique Hanff Vázquez -presidente saliente del SUTGCDMX-, sin que el mandatario hiciese ningún comentario.

Previamente en un acto público, generaron condiciones para que Ayala Rivero subiera al templete para entregarle su curricular al jefe de gobierno, quien al recibirlo le comentó: “me han hablado bien de tí”.

Michel y Escobedo recibieron instrucciones de operar. Para entonces, el apoyo fundamental de Ayala Rivero había alineado a 106 de los 120 delegados con voz y voto al congreso electivo.

AVIADOR CON ÍNFULAS DE CACIQUE

El único mérito que en el grupo de Hanff Vázquez tenía, eran los incendiarios discursos pronunciados en contra de la nueva Ley del ISSSTE. Al grupo que desde 2004 dirigía al sindicato de trabajadores del gobierno de la ciudad, lo introdujo un ex secretario general seccional. Especialista en la traición -hay quien cree que adoptó esa forma de actuar tras ser destituido de la dirigencia de una sección en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, donde tiene una plaza en el Centro de Rehabilitación Nacional- en unos meses desconoció a todos, incluido Ebrard, para convertirse en uno de los principales promotores de la candidatura presidencial de Miguel Ángel Mancera, a quien no dudó en llamar “el mejor jefe de gobierno” de la ciudad.

En agosto de ese mismo año, convocó a un congreso extraordinario con el objetivo de reformar el artículo 161 de los estatutos sindicales, para desaparecer la prohibición a la reelección. Daba los primeros pasos de lo que esperaba consolidar como su cacicazgo, mientras enarbolaba un discurso supuestamente democrático.

La redacción de ese artículo quedo de la siguiente manera: “El gobierno de cada sección estará a cargo de un comité ejecutivo seccional que durara (sic) en sus funciones cuatro años y que no podrá ser removido total o parcialmente sino de acuerdo en lo (resic) establecido por estos estatutos, podrán ampliarse en parte o en su totalidad los integrantes del comité ejecutivo seccional en el mismo cargo por única vez en el periodo inmediato siguiente mediante el voto personal, directo y secreto”.

Los estatutos están fechados el 9 de septiembre de 2011. Luego en mayo de 2016 convocó a un congreso extraordinario con el objetivo de introducir reformas nuevamente al mismo artículo estatutario y permitir la reelección de manera indefinida.

Una revuelta de trabajadores abortó el intento. Una imagen en la que Ayala Rivero aparece sentado en una banqueta sin poder ocultar el abatimiento, se hizo viral.

Sorpresivamente el 14 de junio, el apoderado del SUTGCDMX, Clemente Coronado León, solicitó al Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA) el reconocimiento de los acuerdos del congreso. Anexó actas de cada una de los procesos estatutarios de los delegados efectivos al congreso, entre los que destacan dos de la sección 12 “Sevicios médicos”: José Héctor Carreón Garcés -secretario general- y Marco Polo Carreón Loyola, hijo y padre, respectivamente.

La nueva redacción del artículo 161 quedó de la siguiente manera: “El gobierno de cada sección estará a cargo de un comité ejecutivo seccional que durará (sic) en sus funciones cuatro años y que no podrá ser removido total o parcialmente sino de acuerdo a lo (resic) establecido por estos estatutos, podrán ampliarse en parte o en su totalidad los integrantes del comité ejecutivo seccional en el mismo cargo a partir de la aprobación de estas reformas; (recontrasic) sin que estas sean retroactivas para secretarios generales anteriores a ese mandato y será mediante el voto personal, directo y secreto de la base trabajadora”.

La primera beneficiaría de esa extraña reforma, fue Rocío Franzoni, quien por esos días concretó su segunda reelección consecutiva para una tercera gestión de costo años al frente de la sección 39 del SUTGCDMX -sospechas no corroboradas sostuvieron que mediante negociaciones en las que participó el gobierno de Mancera-.

Más recientemente en el portal del TFCA, se descubrió que desde hace más de año y medio, Ayala Rivero promovió y logró el reconocimiento a una gestión en la presidencia del SUTGCDMX del 11 de julio de 2019 al10 de Julio de 2023.

Esa toma de nota esta viciada de nulidad, debido a que de acuerdo con los estatutos sindicales, los congresos electivos deben celebrarse cada cuatro años. Es necesario promover el juicio respectivo.

ALIANZAS PELIGROSAS

La cercanía con José Héctor Carreón Garcés, secretario general de la sección 12 “Servicios médicos”, un hombre que entre sus antecedentes tiene haber estado en presión y con señalamiento de venta de plazas -desde enfermeras, hasta de médicos-, con un severo problema de protagonismo que lo ha llevado ser su propio biógrafo a través de videos que sube a sus redes sociales.

Durante la campaña de Alejandra Barrales, candidata de la “Al frente por Mexico” (conformada por PAN, PRD y MC), fue común que dirigentes y trabajadores SUTGCDMX participaran en concentraciones y otras actividades. Carreón Garcés dejó videos como pruebas irrefutables, así como de su cercanía con el ex jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera y del ex secretario de salud en la ciudad, Armando Ahued.

Un par de días antes de las elección, el dirigente seccional subió a sus redes sociales un video en el que llamó a los trabajadores al voto útil, pidiéndoles que cruzaran la boleta presidencial por José Antonio Meade, del PRI, y por la Jefatura de Gobierno por Alejandra Barrales.

“…con todo; no nos arrepintamos después de que esta señora nefasta -Claudia Sheinbaum- y este anciano decrépito -Andrés Manuel López Obrador- se sienten en esa silla. Dios bendiga a la 12; Dios bendiga a los trabajadores, a las familias y a la ciudad; ¡Dios nos libre que estos cabrones lleguen a gobernarnos! Yo no tengo miedo, ¡eh!; a mí me valen madre sus amenazas, ¡sale!”

En el primer debate de los candidatos a la Presidencia de la República, en lugares estratégicos fueron colocados trabajadores del gobierno de la ciudad con carteles en contra de Andrés Manuel López Obrador. En su oportunidad se responsabilizó de esas acciones a Ayala Rivero y a Carreón Garcés.

Posteriormente, el secretario general de la sección 21, Miguel Ángel Reyes Guerrero -recién reelecto para una tercera gestión de cuatro años-, fue sorprendido entregando sobres con 2500 pesos en billetes entre trabajadores, en pago para que realizaran labor de convencimiento entre habitantes dela Delegación Gustavo A. Madero para que votaran por los candidatos del Al frente por México. Enfrenta una denuncia por delitos electorales.

GOLPIZA A ENFERMERAS DE IZTAPALAPA

La soberbia con la que Carreón Garcés se conducía hasta antes de las elecciones federales, era consecuencia del halo de impunidad que lo protegía. Ni siquiera la denuncia que en redes sociales circula de venta de plazas, hecha por Cecilia Copca -integrante de su grupo-, mereció una investigación de la Secretaría de Salud, de la Procuraduría General de Justicia o de la Contraloría Interna.

En  el video, la señora Copca, dice haber atestiguado que más de 40 personas entregaron dinero para ocupar plazas en la Secretaría de Salud, algunos de sus familiares, vecinos y compañeros de trabajo. Citó el nombre de un dirigente de la sección de esa práctica.

El mismo secretario general de la sección 12 “Servicios médicos”, subió un video a las redes sociales en el que una mujer asegura que entregó cincuenta mil pesos para comprar una plaza.

Otros dos dirigentes de esa misma de esa misma sección, en entrevista en las instalaciones de RS, detallaron el modus operandi de Carreón Garcés en la venta de plazas: permite que otros lo hagan y a él se le entrega la mayor parte de lo recaudado. Ambos reconocieron haber colocado gente en áreas de la Secretaría de Salud del gobierno de la ciudad a cambio de dinero.

A esa nefasta práctica, se le suma la discrecionalidad en los movimientos escalafonarios: el papá del secretario general, Marco Polo Carreón Loyola -delegado al consejo del SUTGCDMX por la sección 12- con únicamente estudios de secundaria se le promovió a jefe de servicios

La impunidad de la que al parecer aún gozan los dirigentes sindicales desde el gobierno de Mancera, derivó que el 27 de junio de 2017, enfermeras del Hospital General de Iztapalapa “Dr. Juan Ramón de la Fuente” fueran agredidas por golpeadores encabezados por Benigno Martínez Escalante, secretario de trabajo y conflictos de la sección 12.

Ese día, enfermeras estaban en una mesa de trabajo con Manuel Loria del Regil, director de administración de la Secretaría de Salud, Arturo Carmona, el Dr. Vinicio Mondragón, director de servicios médicos y urgencias, cuando el dirigente sindical Martínez Escalante, con más de cien personas entraron por la fuerza y golpearon a las enfermeras para romper la negociación.

Entre los golpeadores, de acuerdo con enfermeras, destacó por su agresividad Lorena Labrada Vega, protegida de Carreón Garcés -según ellas, una de sus hijas mantiene una relación sentimental con el secretario general seccional-.

Al momento de la agresión en contra de las enfermeras, el administrador del hospital, Mario Arce Galeana impidió el acceso de base plata. Para protegerlo, fue enviado al hospital “Belisario Domínguez”, y a quien era el director del nosocomio, Eleuterio Ortiz Cruz lo cambiaron al hospital de Xoco.

En la Procuraduría General de Justicia fueron iniciadas 26 carpetas de investigación por las víctimas. A más de un año de los hechos, ninguna de ellas ha sido llamada a hacer ampliaciones, pese a que la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad, en una actitud por no dejar, recomendó medidas cautelares y apoyo sicológico para las enfermeras.

Carreón Garcés estuvo, durante 5 meses 13 días, en el Reclusorio Oriente, acusado de delitos contra los derechos de autor, al ser detenido vendiendo discos pirata. Es conocido con el mote de “El gato”.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close