Del díaInvestigaciones especiales

Una manifestación pacífica puso a temblar al endeble Juan Ayala

Ante la manifestación, el repudiado líder se arropó en un ejército de golpeadores en la sede sindical de Antonio Caso

Bastó que un millar de agremiados a las diversas secciones del Sindicato Único de Trabajadores
del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), se manifestaran de manera pacífica a los pies
del Monumento a la Revolución, para que el endeble dirigente, Juan Ayala Rivero y sus
incondicionales se pusieran en guardia y al amparo de nutrido ejército de golpeadores se
apostaran a las afueras del anexo y la sede sindical de las calles de Antonio Caso, esperando una
agresión que nunca llegó y solo existió en sus mentes

Desde temprana hora, líderes seccionales aún fieles al cuestionado dirigente que apoyó con
recursos sindicales a la perredista Alejandra Barrales en la pasada elección, recibieron la orden de
llevar golpeadores al enterarse que un grupo integrado por trabajadores inconformes con la
opacidad en el manejo de los recursos sindicales, las amenazas y hostigamientos, así como el
manejo de privilegios a favor de una reducida cúpula, realizarían un evento en la explanada del
Monumento a la Revolución.

A diferencia del guante blanco usado como distintivo por los integrantes del Batallón Olimpia que
el 2 de octubre de 1982, masacró a estudiantes en la Plaza de las Tres Cultura de Tlatelolco, la
gente de Ayala comandada por dirigentes como Héctor Carreón Garcés, líder de la Sección 12 de
los Servicios Médicos, los “porros” se identificaban con pequeños stickers verde limón, prestos a
agredir a la menor orden de sus jefes.

De hecho, un reportero gráfico fue amenazado con ser golpeado y “madreado” si tomaba fotos,
por las violentas huestes que se quedaron con las ganas de entrar en acción y desquitar su paga,
porque cuando se disponían a trasladarse a la explanada de la Plaza de la República, el acto
pacífico y de reflexión a la unidad y lucha sindicales había concluido.

El belicoso montaje de los líderes seccionales buscando proteger, más que a su sede sindical, a sus
intereses personales, rayó en la comicidad quijotesca pues los molinos de vientos contra los que supuestamente deberían pelear nunca existieron. De ése tamaño sus temores por las cuentas pendientes.

En el evento que congregó a unos mil asistentes, los diversos oradores enumeraron los abusos
cometidos por Juan Ayala y su cúpula, que sin consultar a las bases, decidió buscar una diputación
por el PRD, obligando a sus bases a apoyar un partido por el que no simpatizaban, entablando una
política de represión y terror junto con Miguel Ángel Vásquez, encargado de la fraudulenta
operación política y que autorizó ilegales despidos y sanciones contra aquellos sindicalizados que
se negaron a atacar a Morena y a su candidata, Claudia Sheinbaum, hoy Jefa de Gobierno, electa.

Destacaron que Ayala Rivero llegó al liderazgo sin un solo voto de las bases pues fue impuesto por
funcionarios del gobierno capitalino a los que se “puso de tapete”, para luego traicionarlos como
fue el caso del hoy futuro canciller y ex Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard. Indicaron que como
diputado constituyente no objetó la aprobación de leyes que ahora en la nueva Constitución
representan un atentado a la seguridad social de los trabajadores de la ciudad, siguiendo
servilmente las órdenes de su ex patrón, Miguel Ángel Mancera, fallido candidato presidencial.

Resaltaron que su movimiento será pacífico y buscará ante todo la unidad sindical para no
enfrentar a los trabajadores porque el problema de fondo no radica en las golpeadas bases sino
en un reducido grupo de líderes afines a Ayala y a los funcionarios capitalinos que ya se van, y de
lo que se trata es consolidar una “verdadera interlocución y representación” con el nuevo
gobierno que encabezará la doctora Sheinbaum.

Destacaron que pedirán a la nueva administración capitalina realice una exhaustiva auditoria a los
bienes y recursos sindicales para determinar responsabilidades del saqueo cometido sin la
autorización de los casi cien mil trabajadores.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close