Investigaciones especiales

El PRD da madrugete con plazas a Claudia Sheinbaum

Los perredistas no se resignan a la pérdida del poder en la CDMX: mediante la basificación masiva en la ALDF, busca mantener el control en el primer Congreso capitalino

Devastado por el histórico fracaso en la Ciudad de México a la que gobierna desde 1997 cuando la ganó con Cuauhtémoc Cárdenas, y sin siquiera haber alcanzado una diputación local de mayoría, el PRD emprendió acciones para maniatar a la jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum en el Primer Congreso de la Ciudad de México, mediante una masiva basificación de trabajadores del resguardo, eventuales y por honorarios de la moribunda Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

En la maniobra, los perredistas sumaron a PRI, PAN y Partido Nueva Alianza, dándoles oportunidad que propusieran unos cuantos candidatos para otorgarles la base, acciones que no sólo destacan por la opacidad, sino también por violaciones graves a la ley laboral burocrática y que pudiesen dar pauta no sólo a sanciones administrativas, sino incluso a delitos.

La basificación incluye tanto a personal por honorarios, como a funcionarios y a personal que sólo acudía a cobrar quincenalmente, es decir “aviadores”. Entre los beneficiarios destacan familiares de directivos del círculo del presidente de la comisión de gobierno de la moribunda ALDF y personal que conforme a la ley no puede gozar de ese privilegio por el grado de confianza y discrecionalidad de la labor que desarrollan.

El objetivo es evitar que los diputados del primer Congreso de la Ciudad de México -Morena, al tener una mayoría de 38, presidirá la comisión de gobierno, oficialía mayor y la estructura administrativa- que rendirán protesta este 14 de septiembre, tenga totalmente comprometido el presupuesto del Capítulo 1000 -correspondiente a salarios- y no puedan ingresar a su personal de confianza.

Las basificaciones  las han entregado con fecha retroactiva al 1 de abril, a fin de burlar el requisito de la ley burocrática de seis meses un día para que opere la inamovilidad. Los diputados entrantes, de acuerdo con esa estrategia, sólo tendrán hasta el 2 de octubre para desconocerlas.

De acuerdo con documentación de las maniobras realizadas por el tesorero, Pablo Trejo Pérez; el oficial mayor, Guillermo Sánchez Torres; y el director general de administración, Adolfo Riebeling Montiel, con el consentimiento del presidente de la comisión de gobierno de la ALDF, Leonel Luna Estrada, han sido basificados entre 250 y 300 trabajadores y no sólo 50 como se ha hecho creer.

En una primera acción y en base a un supuesto acuerdo de la comisión de gobierno, el 1 de abril se otorgaron, oficialmente bases a 50 trabajadores, de las cuales la mitad fue a propuesta de las autoridades y los otros de los tres sindicatos organizados en la Asamblea Legislativa -20 correspondieron al mayoritario que desde hace 18 años encabeza Gaudencio Chávez Hernández-. En realidad fueron 95 plazas las basificadas.

La mayoría de los beneficiados se desconocía que prestaban sus servicios en ese órgano legislativo. Entre familiares, personal cercano a funcionarios y compromisos, llaman la atención varios: Adolfo Riebeling Ramírez, hijo del director general de administración, Adolfo Riebeling Montiel -del grupo del diputado Luna Estrada-, se le asignó una plaza de auxiliar operativo 09, con número de empleado 20461 y clave de la misma 158CB09, con un salario mensual de 24 mil 68.14 pesos, adscrito a la Dirección General de Servicios.

El diputado Luna Estrada garantizó el trabajo permanente a varios de los suyos: a sus choferes Norberto Rosas Ortega, con número de empleado 20520, clave de plaza 032CB13, y Genaro Hernández Pinto con número de empleando 20521, clave de plaza 039CB13 se les adjudicó nivel auxiliar operativo 13 con sueldos por 30 mil 404.74 pesos; a su encargada de redes sociales, Adriana Damián Vallejo, con número de empleada 4024, clave de plaza 124BA7 (técnico superior) con salario por 21 mil 471.64; y a Francisco José Sánchez Caballero Rigalt -hermano de Luis Gabriel Sánchez Caballero Rigalt, secretario técnico de la comisión de gobierno-, con número de empleado 17476, clave de plaza 351BA1 (auxiliar de administrador) con un salario de 15 mil 325.84 pesos.

Otro al que se le otorgó una plaza de base, fue al ex director general de administración -sólo ocupó la posición un par de meses-, José Antonio Nava Flores, a quien se le asignó una plaza de investigador especializado con clave 067BA9, número de empleado 7371 y un sueldo de 23 mil 525.14, adscrito a la Oficialía Mayor.

Ese bloque de basificaciones, habrían sido manejadas por el tesorero Trejo Pérez -ex diputado en la III Legislatura de la Asamblea Legislativa de 2003 al 2006, ex contralor y quien los últimos seis años se ha encargado del manejo de los dineros del órgano legislativo-, surgido de la corriente de René Bejarano.

El tesorero también aprovechó para otorgar bases a algunos de los suyos: su secretario técnico, Alejandro Moral Blancas, con número de empleado 8808, clave de plaza 133BA3 (chofer) se le asignó un salario de 17 mil 263.84 pesos; y a Jorge Jiménez Segura, con número de empleado 4837, clave de plaza 037CB13 (auxiliar operativo 13), con salario por 30 mil 404.74 pesos.

DAN MÁS NOMBRAMIENTOS

Previamente, en la segunda quincena de febrero, se les otorgó la base a los 98 elementos que integran el resguardo -se encargan de la vigilancia del recinto y de los edificios y accesos-, a los cuales se les reconoció la antigüedad, debido a que un alto número de ellos prestan sus servicios desde hace varios años. Desde la creación de la Asamblea Legislativa, en 1997, ese grupo de trabajadores buscó que se les reconocieran derechos de inamovilidad, la que se les negaba bajo el argumento que realizaban labores de vigilancia.

En la primera quincena de julio, fueron entregadas plazas -hay quien calcula que fueron cien- a nuevos elementos del resguardo, por lo que desde entonces es común que en los accesos a edificios y el recinto de Allende y Donceles, estén destacados en promedio tres que ya formaban parte de ese cuerpo, y uno de reciente ingreso. Se desconoce cuáles son las labores que realiza el resto de integrantes de ese grupo.

Posteriormente hubo otra basificación importante, cuyo número se desconoce con precisión pero que se estima fue entre 45 y 50 plazas. El jueves 16 de agosto se detectó que se dio de alta a una trabajadora con base y nivel 7.

Entre el cúmulo de plazas de base que el PRD ha entregado en los últimos meses, se detectó que Pedro García, secretario particular del oficial mayor, Guillermo Sánchez Torres -ex jefe delegacional en Tlalpan y quien forma parte de la corriente de Bejarano-, logró que su hijo Erick Ulises García fuese incluido en la lista de beneficiarios.

También la secretaria particular del contralor Andrés Sánchez Miranda, Patricia Amador García, con número de empleada 1374, clave de plaza 063BA9 (auxiliar operativo 09) y sueldo 23 mil 525.14 pesos es, por la magnanimidad de los perredistas, trabajadora de base. En este caso, legalmente es improcedente, debido a que se trata de una posición del encargado de la vigilancia -entendida esta como el manejo adecuado de recursos financieros y administrativos- de la Asamblea Legislativa.

El PAN basificó a su coordinador administrativo, Juan Antonio Arévalo López, a quien se le concedió una plaza con un salario base quincenal, neto de 7 mil 159.82 pesos; y el PRI basificó a Aarón Barron Muñoz, ex asesor el alcalde electo en Cuajimalpa, Adrián Ruvalcaba, con número de empleado 16512, clave de plaza 079BA5 (técnico especializado), con sueldo de 18 mil 371.74 pesos. Al Partido Nueva Alianza le habrían correspondido tres plazas.

La mayoría de las plazas basificadas que tienen el objetivo de proteger a familiares o personal de confianza de perredistas, panistas y priistas fueron incorporadas al Sindicato de Trabajadores de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (STALDF) que dirigen Gaudencio Chávez Hernández y Georgina Pacheco, secretario general y de organización, respectivamente -reelectos hasta 2021-. “Por ahora”, les dicen, y después podrán cambiarse a cualquiera de los otros dos sindicatos  si es su decisión.

En una reunión del STALDF el martes 14 de agosto, trabajadores cuestionaron a sus dirigentes de la forma en que se ha realizado la basificación. Gaudencio Chávez Hernández respondió que fue Georgina Pacheco quien entregó más listas de las propuestas de las que correspondieron a su organización.

BASIFICACIÓN RETROACTIVA

Al otorgar las bases laborales de manera retroactiva, el PRD parece pretender evitar que los nuevos diputados de Morena -38 de los 66 que integraran el Primer Congreso de la Ciudad de México-, las desconozcan, debido a que habrá transcurrido seis meses un día sin nota desfavorable en el expediente, como establece la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado (LFTSE).

Los nombramientos -salvo el primer bloque de integrantes del resguardo que se hizo a partir de la segunda quincena de febrero-, al ser retroactivos al 1 de abril, quedarían firmes el 3 de octubre, de acuerdo con la intención de los perredistas.

Sólo que si bien el artículo 6 de esa ley contempla ese requisito sine qua non para que surta efectos la plaza de base, en ningún momento señala retroactividad. Esto es, el requisito de los seis meses empieza a partir del momento en que se entrega la base y no antes. En tal virtud, el nombramiento está viciado de nulidad.

Los diputados que integrarán el Primer Congreso de la Ciudad de México, rendirán protesta el 14 de septiembre y el 17 asistirán al informe del jefe de gobierno sustituto, José Ramón Amieva.

La coordinadora designada de la fracción parlamentaria de Morena, Ernestina Godoy, deberá nombrar de inmediato a quién ocupará la Oficialía Mayor y la Dirección de Recursos Humanos, para que impugnen las basificaciones, pues de lo contrario correrán el riesgo de enfrentar un juicio laboral largo ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, en el que a los trabajadores beneficiará lo prescrito por la Ley Federal del Trabajo -de aplicación supletorio-, en el sentido que les es aplicable todo aquello que les beneficie, y dado que la retroactividad no es clara, pudiese generar convicción a su favor.

VIOLARON ESCALAFÓN

En la prisa por proteger con la inamovilidad a familiares, aviadores, compromisos y cercanos, los perredistas violentaron las condiciones laborales pactadas en la ALDF, las cuales establecen que cuando existan vacantes, debe correrse el escalafón y las plazas de pie de rama -las de menor categoría- serán cubiertas con personal de nuevo ingreso.

El artículo 18 de las Condiciones Generales de Trabajo -equivalentes al contrato colectivo- establece: “Las plazas de última categoría, de nueva creación o más disponibles en cada grupo, una vez corridos los escalafones respectivos con motivo de las vacantes definitivas que ocurrieren, y previos los estudios realizados por la Oficialía Mayor, serán cubiertos en un 50% (cincuenta por ciento) libremente por la Asamblea y el restante 50% (cincuenta por ciento) por las candidatas o candidatos que proponga el Sindicato de conformidad con el artículo 62 de la Ley, así como las ramas y grupos del catálogo de puestos de la Asamblea; se consideran plazas de base los comprendidos en los niveles 1 al 16.

“Para efectos de lo estipulado en el presente artículo, estarán sujetos al funcionamiento y normatividad de la Comisión Mixta de Escalafón.

“El Sindicato al proponer la ocupación de plazas de pie de rama o de última categoría en términos de lo dispuesto por este artículo, preferirá a las hijas o hijos, o cónyuge de una trabajadora o trabajador que haya fallecido en activo, siempre y cuando cumpla el perfil del puesto”.

Al ser el STALDF el sindicato mayoritario, debió haber exigido que previo a la basificación, se corriese el escalafón, a fin de proceder a poner a disposición de quienes fuesen beneficiados con la inamovilidad, las plazas de última categoría.

Toda vez que no se cumplió con las condiciones laborales pactadas, los nuevos diputados pudieran reclamar la nulidad de las basificaciones entregadas en los últimos meses.

La basificación de plazas se ha hecho con tal opacidad que, incluso el jueves 16 de agosto a la directora de recursos humanos, Magnolia Flores -con diferencias por las practicas corruptas del dirigente sindical Gaudencio Chávez Hernández-, le fue solicitada su renuncia. Ese mismo día fue sustituida por Fernando Javier Corzas Garfias.

Todavía el lunes 20 entregaron seis plazas a pie de rama, aún cuando un número importante de los nuevos trabajadores de base no tienen área laboral.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close