El personaje

Gobierno de AMLO debe recuperar la visión laborista en México: Alcalde Justiniani

Tendrá una “oportunidad de oro” para sacar adelante la Reforma Laboral más importante en los últimos cien años

Para el abogado laborista, Arturo Alcalde Justiniani, el nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador debe ubicar el tema laboral en la “centralidad” de las políticas públicas dejando atrás las viejas historias corporativas donde las relaciones de trabajo “se mantuvieron alejadas y escondidas de la política económica” en un sindicalismo controlado, que alentó un modelo laboral calificado como “un mal ejemplo” en el mundo.

En amplia entrevista con RS expone que hace muchos se perdió en México la visión laborista a favor de los trabajadores por lo que ahora el nuevo mandatario tendrá una “oportunidad de oro”, al lado de los legisladores de su partido, para sacar adelante la que puede ser la Reforma Laboral más importante en los últimos cien años, teniendo como una de sus tareas inmediatas en el Senado, la ratificación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que, por consejas empresariales, la pasada legislatura del Senado se negó a aprobar.

El especialista, sumado por convicción ideológica, desde 1972, “a la defensa de los pobres” en el Frente Auténtico del Trabajo (FAT), deja bien en claro que no asesorará a su hija, Luisa María Alcalde Luján, futura secretaria del Trabajo, como lo mencionó en conferencia de prensa el jerarca cetemista, Carlos Humberto Aceves del Olmo, “no tengo esa intención ni Luisa María me lo permitiría en lo más mínimo”. Y remarca su línea divisoria: “Tengo 50 años en el mundo laboral y ella no tiene por qué cargar con mis fantasmas”.

Arturo Alcalde se define como un abogado honesto y honrado que, como padre, no puede sustraerse a “sentirse orgulloso” de ver a su hija enfrentando una “responsabilidad histórica” en pro de la clase trabajadora del país, labor que no duda, desempeñará con éxito pues además de ser una abogada capaz y “buena conciliadora”, “trae la sensibilidad social en las venas”.

Es en una amena charla de café donde uno de los laboristas más reconocidos en México y en el mundo, que ha visto abortar infinidad de reformas laborales en las últimas décadas, dice que con la presentada en febrero del 2017 se tienen las bases firmes para “operar un cambio constitucional de grandes dimensiones”, alentando un nuevo modelo sindical que coadyuve a una nueva cultura laboral con democracia y transparencia, acabe con los contratos de protección y respete la libre asociación, permitiendo  el verdadero empoderamiento de los trabajadores en la defensa de sus derechos.

Son las muchas las preguntas planteadas al especialista a las que Alcalde Justiniani responde a detalle, en una entrevista donde el tiempo alarga en más de una hora las manecillas del reloj.

Reivindicación Sindical: ¿Hasta qué punto considera que el nuevo gobierno deberá aplicar un cambio de timón en la política laboral?

Arturo Alcalde Justiniani: Por distintas razones el tema laboral en nuestro país no ha tenido la centralidad que debería tener para ubicarse en un lugar privilegiado dentro de las políticas públicas. Una de ellas que tiene que ver con el modelo corporativo y de control social que se pretende encubrir tratando de dar la impresión de que es normal que los sindicatos estén subordinados al gobierno y de que los empresarios decidan cuáles son las organizaciones que deben prevalecer en las fuentes de trabajo.

Una segunda razón está relacionada con el modelo económico, hacernos sentir que la política salarial es un producto natural del mercado de trabajo ocultando que se trata de un acto de voluntad estatal y que artificialmente se reprimen los salarios para responder a una estrategia de supuesta inversión y competitividad, sobre todo en el espacio internacional que en la práctica se ha demostrado que ha sido  un fracaso. Haber sacrificado salarios y haber controlado los sindicatos no generó los beneficios que se pretendía y por el contrario lo que vemos es un escenario de precariedad que en el mundo del trabajo ha perdido espacios.

RS: ¿Considera una prioridad echar atrás el modelo económico para que los trabajadores puedan acceder a un mejor nivel de vida?

AAJ: Sí, es evidente que para mejorar el nivel de vida se necesita un conjunto de políticas públicas. No es solamente la variable laboral aislada, tiene que ver con el desarrollo productivo, la inversión, la prioridad que tiene el gobierno en materia de cumplir con el estado de derecho, con relación al mundo del trabajo; los salarios, las condiciones laborales, la seguridad social que está totalmente agobiada por las pensiones insuficientes, sobre todo en el futuro para los jóvenes, ausencia de empleo para la mayor parte de la población. Los pocos puestos que se crean son temporales y con un porcentaje de remuneración de entre uno y dos salarios mínimos como quedó demostrado en el informe que presentó el representante del Banco Mundial.

RS: ¿Considera que es una obligación del nuevo Congreso, donde Morena es mayoría, modificar estas leyes y ahora sí tomar en cuenta a los trabajadores que en su momento fueron marginados en la elaboración y aprobación de la Reforma Laboral?

Arturo Alcalde enumera detalla algunos antecedentes: “En el tema de la justicia laboral hemos planteado que fuera imparcial a través del Poder Judicial para que realmente se respetara la ley y desaparecieron las juntas locales de Conciliación y Arbitraje, proponíamos que se eliminara la práctica de los contratos colectivos de protección patronal donde el patrón impone a sus sindicatos y que los trabajadores fueran consultados.

Se hizo un planteamiento totalmente razonable en vías de tener un sistema laboral equilibrado y de poder conciliar la flexibilidad con las protecciones básicas y procesos de participación, también la productividad con distribución de beneficios. Y hubo una absoluta cerrazón.

MODELO LABORAL MEXICANO, MAL EJEMPLO EN EL MUNDO

El laborista, subraya: “Seguimos durante muchos años impulsando esos cambios en el plano nacional e internacional, organizaciones internacionales destacadas como la Federación Internacional de la Industria del Metal, la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT), y muchos otros organismos empezaron también a cuestionar el modelo laboral mexicano como un mal ejemplo en el mundo porque se combinaba ausencia de justicia, secuestro de la contratación colectiva, bajos salarios y altísima corrupción”.

Resalta que fue sin duda el interés del gobierno mexicano por suscribir el Acuerdo Transpacífico, el TTP, lo que propició que diera un cambio de timón repentino y se produjera la reforma constitucional de febrero de 2017, “que es la reforma más importante en los últimos cien años y que como se sabe, plantea en primer lugar las Juntas de Conciliación y Arbitraje y el paso de esta actividad al Poder Judicial, tanto federal como local; y en segundo lugar la creación de un organismo autónomo. Y subrayo lo de autónomo, para resolver el tema de los registros sindicales y el depósito de los contratos colectivos de trabajo”.

Dice además que esta propuesta incluye “un paquete democrático que establece el voto secreto para la elección de los líderes sindicales, voto secreto para los trabajadores en los conflictos intergremiales y voto secreto previo a la firma de un contrato colectivo; es decir, que no se podrá firmar un contrato colectivo si no se consulta a los trabajadores. Esto es el antídoto esperado en contra de los contratos de protección”.

Alcalde sostiene que en el  terreno de la representatividad, que es un principio constitucional nuevo, se establece que para emplazar a huelga a una empresa por firma, deberá el sindicato acreditar que representa trabajadores “y eso es una reforma constitucional muy adecuada porque evita todo el negocio turbio de extorsión en contra de las empresas a través de los emplazamientos de huelga fantasmas que no tienen sustento en la representación de los trabajadores y que son delitos en la medida en que son un acto de simulación y lo que pretenden es obtener un pago indebido”.

CAMBIO CONSTITUCIONAL DE GRANDES DIMENSIONES

“Entonces —pondera—, todo este cambio constitucional de grandes dimensiones tendrá que reflejarse en una legislación reglamentaria que debió haberse diseñado en un año y que no pudo fructificar por distintas razones. Una de ellas fue que el gobierno se embarcó en una iniciativa de ley presentada por dos senadores del PRI, uno de la CROC, Isaías González Cuevas y de la CTM, Tereso Medina.

Esta fue elaborada en un esquema clandestino, producto de muchas influencias y con propuestas realmente absurdas, grotescas. Por ejemplo, el outsourcing lo liberaron totalmente, tu puedes subcontratar a una persona pagándole salarios mínimo y Seguro Social, dándole la inscripción. Con esos dos elementos ya podría subcontratar. Esto es destruir totalmente las protecciones de seguridad social, de seguridad en el trabajo, de todo.

También establecía una reducción brutal en materia de indemnizaciones, ignoraba totalmente el voto secreto, como si no estuviera en la Constitución de manera textual en su fracción 22 bis de artículo 124. Lo ignoran pero además plantea una propuesta regresiva consistente en que el órgano autónomo que tiene una gran importancia dentro de la reforma constitucional y que garantiza precisamente el respeto a los principios en materia de libertad de asociación y contratación colectiva, regrese a ser tripartita.

Y que sean las representaciones obreras, entre comillas, las tradicionales oficiales con cuatro representantes del sector obrero tradicional, cuatro representantes del sector empresarial y cuatro representantes del gobierno. Esto realmente es un planteamiento absurdo, inconstitucional, que los convertía en juez y parte y que era una vuelta al pasado pero en condiciones aún peores porque ahora resulta que los empresarios iban a influir en el registro de un sindicato cuando precisamente la esencia de los convenios internacionales y de la libertad de asociación es que sea producto de una decisión libre de los trabajadores sin el control de los empresarios.

OPORTUNIDAD DE ORO PARA MORENA

RS: Pero a final de cuentas ahí se quedó, no avanzó.

AAJ: No avanzó y yo diría que hubo también otro factor que ha tenido que ver con una variable importante que es el costo de la transición entre el viejo modelo y el nuevo tiene un costo muy importante porque nada más hay que pensar en los jueces que se van a necesitar para administrar la justicia en los ámbitos federal y local; la capacitación, la instalación de los tribunales, todo el gigantesco rezago que tienen las Juntas de Conciliación y Arbitraje, miles de expediente que se refieren solo al área de seguridad social.

Esa problemática de la transición ha sido también un factor que ha dificultado el paso. Todo lo anterior en ausencia de un consenso social en que fueron ignorados la academia, el foro, los sindicatos representativos y hoy el nuevo gobierno tienen una oportunidad de oro para hacer un factor positivo, sobre todo la nueva legislatura de un diseño adecuado de esta legislación secundaria.

RS: ¿Usted plantea que esta reforma del 2017 la retomen los legisladores Morena y la hagan una realidad?

AAJ: En realidad es su obligación ni siquiera es un acto voluntario porque la Constitución la mandata. La Constitución dio un año, no se cumplió, entonces deberá cumplirse a la brevedad posible; incluso ya hay demandas planteadas por la Barra Mexicana del Colegio de Abogados, estando pendiente en estos días una sentencia de un juez de distrito en la que se le solicita que obligue al Congreso de la Unión a emitir la legislación secundaria.

Destaca Alcalde Justiniani que la Reforma Laboral de 2012, de Felipe Calderón, fue realmente de corte muy empresarial al establecer, entre otros puntos, tres figuras contractuales: contrato de prueba, contrato de capacitación y contrato de temporada que no tuvieron efectos prácticos. Y si bien planteó regular el outosrcing con los artículos 15A, 15B, 15C, estableciendo límites y reglas, estas no se respetaron.

“El gobierno –observa–, permitió que siguiera violándose la ley y desarrollándose el outsourcing de manera libre, incluso dio la línea, en el área de inspección laboral para que las empresas no fueran inspeccionadas. A ése grado. En materia de outsourcing las autoridades se han hecho de la vista gorda y el problema es que el gobierno se compró la visión empresarial más atrasada”, cuestiona.

SE PERDIÓ LA VISIÓN LABORISTA

Destaca entonces: “Hace muchos años que en México no tenemos una visión laborista dentro de la política pública y de la propia Secretaría del Trabajo. Para que una ley funcione bien sabemos que no sólo debe ser buena, sino también debe acompañarse de una voluntad política por parte de quién la aplica y a su vez una participación ciudadana, un empoderamiento ciudadano para convertirla en realidad en la vida cotidiana”.

Va más al fondo y expone: “Pensemos cuántos sindicatos eligen auténticamente a sus representantes. Nosotros le llamamos la prueba del ácido, es lo mínimo, aunque eso no lo convierta en un sindicato auténticamente democrático, en el sentido amplio, pero es básico; que elijan a sus representantes, que rindan cuentas los líderes de los dineros que reciben por cuotas sindicales o por prestaciones, que voten con los trabajadores y permitan la votación de las revisiones anuales de salarios y de contratos colectivos. Que antes de aprobar una reforma manifiesten los trabajadores si están o no de acuerdo.

RS: ¿Usted cree que ahora sí se pueda hablar del nacimiento de un nuevo sindicalismo en el  nuevo gobierno

AAJ: Creo que esta reforma constitucional es una gran noticia y en consecuencia la reforma secundaria debe responder a los valores que están contenidos en la reforma constitucional; en segundo lugar creo que hay ahora un compromiso internacional más fuerte, producto, vamos a llamarle, de la parte buena de la globalización. Y  la OIT ha sido más exigente con el gobierno y creo que ahora sí se dará la  aprobación del convenio 98 que está pendiente en el senado y que ya fue firmada por el presidente en diciembre del 2015. Es el único caso en la historia donde un convenio internacional no se ratifica y todo por una verdadera tontería, un invento que le fueron a contar a los senadores que era peligroso ratificarlo porque iba a traer dispersión sindical, una cosa grotesca.

Los propios patrones le dijeron a los senadores que no deberían firmarla porque se iba a debilitar el movimiento sindical. Una verdadera ironía, de risa. Y señalaron que había experiencias internacionales y pusieron el ejemplo de Colombia, en el sentido de que podría provocar que hubiera varios contratos colectivos en una fuente de trabajo, lo cual es otra patraña y no tiene que ver nada porque la LFT señala claramente que al sindicato mayoritario le corresponde la titularidad de la contratación colectiva.

La conclusión es que urge. Y nosotros tenemos la esperanza, de que este senado se luzca desde el principio ratificando el convenio 98, con la gran facilidad de que ya lo firmó el presidente. Y lo firmó en una ceremonia donde asistieron representantes internacionales producto de un compromiso con la OIT. Ni más ni menos.

RS: Entonces el planteamiento sería: ¿Si vamos a jugar a la globalización vamos a hacerlo en serio con sus reglas?

AAJ: Exacto. Y me parece que otro elemento interesante es la expectativa de que el nuevo gobierno no se meta en las cuestiones sindicales, eso es muy poco deseable. Se tiene que respetar la autonomía de los sindicatos y lo han declarado sus representantes, que yo no lo soy, solamente soy un abogado litigante más. Han dicho que se respetará la autonomía de los gremios, cosa que me parece excelente para que se haga valer la legalidad. Y dentro del esquema de la legalidad están los parámetros de libertad y democracia. Por poner un ejemplo, en Pemex, mucha de la opacidad que bordea los liderazgos sindicales son producto de la complicidad con la propia empresa.

RS: ¿Se estaría a un paso de acceder a la verdadera democracia en los sindicatos?

AAJ: Yo creo que sí, creo que va a haber un proceso en este sentido. Simplemente el hecho de que la autoridad respete la ley y no sea cómplice, de que los patrones, sobre todo los públicos que tienen obligación de dar información pública también lo hagan, el hecho de que un Poder Judicial haga cumplir las reglas constitucionales, son un conjunto de elementos que ayudarán al fortalecimiento del movimiento sindical en la medida de que el poder de los sindicatos provenga de abajo. Simplemente señalar que los trabajadores deberán ser consultados por voto secreto es una gran noticia.

Va a haber dificultades, claro que los mecanismos los van a poder manipular, que puede haber alteración en las actas, todo es posible pero es un componente, por eso es tan importante el papel del Centro Nacional de Conciliación y Registro Laboral que es como debería llamarse y no un Instituto como lo propuso la iniciativa priísta. Y le llamó instituto para homologarlo con el IMSS y entonces decir que es tripartito.

RS: Pero el próximo gobierno habla de austeridad y el costo de la  transición al nuevo sistema de justicia laboral, será costoso, ¿no aparece esto como una contradicción?

AJJ: Bueno, lo que pasa es que la austeridad y el cumplimiento de la ley no son excluyentes, la clave está en cómo se concilian. Que realmente los dineros públicos se canalicen con prioridad a los que más lo necesitan, por eso es lo de primero los pobres. Austeridad es gastar en lo que se debe con una prioridad social.

Y por otro lado está el cumplimiento de la ley; entonces, este gobierno estará obligado a cumplir con la norma constitucional. Y además debe ser la convicción ideológica de un gobierno pues se entiende que ha habido una larga historia de agobio hacia los que menos tienen, cuya máxima expresión es la pobreza. Entonces, yo creo que este gobierno su prioridad central es reducir, aunque lo ideal sería suprimir, la pobreza  y que haya un estado de derecho.

PLANETAS ALINEADOS CON AMLO

RS: ¿Un nuevo escenario laboral operado desde el Congreso también podría ayudar a un reparto más justo y equitativo de la riqueza?

AAJ: Absolutamente, simplemente el que haya más empleo y mejores salarios es un gran instrumento para distribuir la riqueza, pero además un gran instrumento para mejorar la economía que eso es lo más interesante. Con este gobierno que viene se han juntado los planetas, se han alineado. Uno de estos signos  es que los estudiosos en materia económica han demostrado que para mejorar las variables económicas se necesita fortalecer el mercado interno y para mejorarlo se necesitan mejorar los salarios, cuando la idea del gobierno anterior era lo contrario. En materia laboral es mejor tratar con un líder sindical honesto y representativo que con un líder comprado.

RS: ¿Qué ruta le aconseja a los legisladores de Morena para que las leyes secundarias realmente hagan funcionar la Reforma Laboral del 2017?

AAJ: Yo en primer lugar plantearía la ratificación del convenio 98. Y en segundo lugar, vincularse con el proceso de elaboración de una iniciativa de ley que ya se está trabajando de alguna manera, no en la línea tradicional secreta, por un grupo en particular sino con varios sectores que están aportando, uno dentro del que se llama Observatorio Ciudadano en Materia Laboral, que es una comisión jurídica en la que participan  decenas de organizaciones. Y por otro lado hay otro grupo donde están libremente abogados;  ahí están la Escuela Libre de Derecho, gente de la UNAM, gente del Poder Judicial, autoridades de las juntas, abogados empresariales, el abogado Lorenzo  Roel que es representante de Coparmex, que han generado mesas de debate y de reflexión profesional  y de propuestas.

Entonces, se ha ido decantando un conjunto de propuestas que también en ello soy muy optimistas, ¿por qué razón?, porque hay un común denominador: a todos nos conviene tener un procedimiento muy rápido, muy sencillo. ¿A quién le conviene la lentitud? A nadie. Ahí la clave está precisamente que el juez sea proactivo y tenga una infraestructura y condiciones básicas para llevar a cabo su función, porque están muy identificados los nudos; por ejemplo, un nudo es la notificación, y entonces hay que introducir  nuevas tecnologías.

Y en segundo lugar, todo el tema de la infraestructura de los tribunales, todo el tema de la ejecución me parece interesante porque ya se ha puesto el dedo en la llaga de cuántos juicios se ganan y no se ejecutan. Entonces, se está pensando en una posibilidad de tener incluso una instancia de ejecución especial  a donde usted sepa que si pierde le cobran,  si eso no se resuelve. Y no como actualmente sucede que si cometes un delito es difícil que te persigan; entonces la impunidad es un incentivo a la criminalidad.

Un tercer elemento es el tema de transparencia y ahora sí ya no estamos hablando de leyes locales. En el proyecto de ley, por ejemplo, del PRI se excluyó  la Ley General de Transparencia en su texto; hablaba de la Ley Federal de Transparencia que es de jerarquía inferior  y cuando les insistíamos,  no estaban de acuerdo. Es muy interesante porque el propio gobierno no está de acuerdo con su propia legislación, no está de acuerdo con el voto secreto ni con la transparencia. Está de acuerdo, yo creo, con la visión más conservadora del sector empresarial, vinculados con algunos despachos de abogados. Ellos son lo que en realidad pusieron las reglas del juego.

Sí se reconoce, por ejemplo, el tema de la autonomía del órgano que es donde hay una controversia, porque fue un intento del PRI con la faramalla de los llamados sectores, entre comillas, que fue lo que se planteó en el Congreso: “es que los sectores” y eso es un mito porque uno dice: ¿y quiénes son los sectores? Está el líder de tal central y el abogado empresarial  y los dos son mayoría, y el que este organismo fuera tripartita pues colocaba  al Estado en minoría. Y además, los que son parte del problema  estarían ahí. Ni más ni menos es como pedirle a los delincuentes que redacten el Código Penal.

LUISA MARÍA NO CARGARÁ CON MIS FANTASMAS

RS: Tal vez usted se enteró de la declaración de que hizo el líder de la CTM en una conferencia donde dijo que esperaba que usted no fuera a ser el asesor de su hija como titular de la Secretaría del Trabajo, ¿qué dice al respecto?

AAJ: Diría que es una opinión muy respetable. Yo no soy asesor Luisa María ni tengo ninguna intención de meterme en ello. Y además, ella tampoco me dejaría, porque a se ve joven, y claro su imagen es dulce, pero realmente tiene mucho carácter y mucha personalidad. Y entonces, en todo este proceso pues ella tiene su equipo. Y  la verdad es que yo no me meto absolutamente en nada, en términos, digamos de opiniones.

Yo no le doy ninguna importancia a estos comentarios porque no tengo la intención ni Luisa María me lo permitiría en lo más mínimo; ella tiene su manera de pensar, conoce el tema del trabajo, ha sido profesora, una muchacha muy estudiosa, salió en la UNAM con mención honorífica, siempre fue  muy calificada en estos temas y tiene su visión. Además entiendo que hoy los jóvenes tienen una visión mucho más fresca de los temas del trabajo. Y la concertación requiere de esa frescura y no sería nada adecuado que ella cargara con mis fantasmas. Yo cumplo cerca de 50 años en el medio laboral yo tengo una ascendencia muy fuente dentro del sindicalismo independiente y las cosas han cambiado. Ella tiene su propia historia. Y así ha sido. Yo no intervengo en lo más mínimo.

RS: ¿Pero como padre, no siente orgulloso de verla convertida en titular de una dependencia?

AJJ: Claro que siento mucho orgullo, porque además es una muchacha muy brillante, muy decidida y con mucha sensibilidad social que me da mucho gusto. Estar del lado de los débiles es un gran placer en la vida; le da a uno mucha tranquilidad emocional sobre todo porque la vida es muy corta. Y dice uno: bueno, para los pocos años que se va a vivir, ¿dónde los quisiera uno vivir, del lado de los poderosos o del lado de los débiles?  Y si además se junta usted con una compañera como Bertha (Luján) que lo ve de esa manera. Yo la conocía en una huelga donde llegó ella a apoyar a los trabajadores.

SENSIBILIDAD SOCIAL EN LAS VENAS

RS: ¿Podemos decir, entonces, que la futura secretaria del Trabajo trae el sindicalismo en las venas?

AAJ: Pues trae la sensibilidad social en las venas. Para nosotros ha sido siempre un orgullo.

RS: Porque esto es una responsabilidad histórica, ¿no le parece?

AJJ: Si y a sabiendas de que ella no tiene todos los hilos porque el tema laboral es un tema multidisciplinario que tiene que ver con la Secretaría de Hacienda, de Economía y otras áreas. Si no hay claridad y voluntad política en todas las dependencias involucradas no se puede avanzar.

Pero sin duda es una aventura maravillosa  que va a vivir y yo gozo como laboralista y sindicalista que soy, el ver a mi hija estar ahí. Con la ventaja de que ella es muy conciliadora y en ese sentido no creo que esté pensando ni que sea la intención del gobierno, el ponerse de un lado. Con respetar la ley es suficiente, el problema en México es que no se respetaba.

Creo que vamos a entrar a un periodo en donde muchos, sobre todo jóvenes, van a optar por el no sindicalismo porque hay desconfianza al movimiento sindical. Y hay una mala imagen y para quitar esa imagen de que no todo mundo es la central obrera tradicional, lleva años. Simplemente la convicción de que juntos lo hacemos mejor y de que hay que confiar en líderes y de que hay que tener el valor de ir a reclamarles  dónde están los dineros, nos lleva tiempo.

Es una cultura, eso hay que irlo construyendo, tiene que ver con leyes pero tiene que ver también con prácticas. Yo diría que en el mundo laboral el 25 por ciento es ley y el 75 por ciento la práctica, las costumbres. Ahora creo que el tema de la ley debe ocupar un porcentaje mayor  porque ya estamos hablando de estado de derecho  y esto nos conviene a todos. Es un elemento clave de entendimiento con el sector empresarial.

Arturo Alcalde ahonda un poco más sobre sí mismo y los valores que han prevalecido en su seno familiar. “La verdad es que soy un abogado muy modesto, eso sí, siempre he sido muy honrado. Y la verdad es que jamás en toda mi vida no puede haber nadie que puede decir que recibí un centavo en un juicio,  en un medio que no se caracteriza por la decencia. El despacho que nosotros fundamos  en 1972, se formó bajo la convicción de defender únicamente trabajadores y hacerlo  en términos de decencia. En el momento en que algún líder plantea algún esquema que no es correcto, y nos ha sucedido, hemos renunciado varios sindicatos.

Esos principios morales  han sido muy fuertes y los ha aprendido Luisa María y Bertha María, su hermana, también de Bertha Luján, mi esposa quien ha sido un ejemplo de compromiso social. Yo me metí en la cuestión sindical precisamente por eso; yo trabajaba  en el sector privado en el área de relaciones laborales, era gerente de Relaciones Industriales en algunas empresas y por razones de orden católico decidimos en ese periodo dejar de trabajar en las empresas privadas e irnos a trabajar con los pobres, como una opción de vida. Y se nos presente la disyuntiva: ¿dónde quieres tener tu vida, con los poderosos o los débiles? Y decidimos por la segunda opción y por ello anduve tocando puertas y encontré cobijo en el Frente Auténtico del Trabajo (FAT), y me encontré que es una organización extraordinaria.

OPCIÓN DE CAMBIO PARA LA CROC Y CTM

RS: ¿En todo esto por venir, ¿qué les depara a las centrales  obreras corporativas, cree que puedan reconvertirse, adaptarse al cambio?

AJJ: En todo esto, yo creo que hay una gran oportunidad para el  sindicalismo, incluyendo a las grandes centrales, porque les permite en primer lugar desligarse de los “malosos” que ni van a los congresos ni votan; me refiero a los extorsionadores que utilizan muchas veces sus siglas y en donde no ganan nada las grandes centrales; en segundo lugar, porque les permite desligarse de los abogados patronales que muchas veces son como sus jefes  porque son los que los proveen de contratos de protección, No en todas las regiones ni en todas las centrales es igual, siempre hay que evitar generalizaciones exageradas, pero es una gran oportunidad de fortalecimiento del movimiento sindical.

Por esa razón creo que lo interesante sería que las centrales lo vieran esto como una oportunidad y no como un problema. Este gigantesco error de salir de la Central Sindical de las Américas y de estar en riesgo de expulsión de la Central Sindical Internacional, entonces yo pienso que la CROC y la CTM deberían regresar a la familia internacional. Y creo en el hecho de que los trabajadores se empoderen, porque esa es la clave, fortalece al sindicalismo y eso le da prestigio.  Y  ahí existe un puente que a mí me parece muy positivo,  que está construido precisamente sobre democracia, transparencia, negociación  colectiva decente, libertad sindical, no injerencia ni del gobierno ni de los empresarios en la vida de los sindicatos. Eso, en buen sindicalismo, es una gran noticia para cualquier sindicato.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close