Opinión

SMSEM; estertores de la antidemocracia priísta

Pese a la voluntad democrática de 30 millones de mexicanos, expresada el pasado primero de
julio, México sigue varado en el fangoso terreno de los contrasentidos sindicales donde la libre
voluntad de millones de trabajadores para elegir a sus representantes, es anulada por cacicazgos
corporativos, como ocurre en el actual proceso electoral del Sindicato de Maestros al Servicio del
Estado de México (SMSEM), donde una cúpula identificada con el alicaído PRI, frena la democracia
de 105 mil de sus agremiados al anular planillas opositoras y gastar millonarios recursos a favor de
un candidato. Grotesca inequidad que ya transformó las elecciones de este domingo 7 de octubre
en una anticipada farsa.

Y mientras en el Senado de la República se aprueban cambios sustanciales en el ámbito laboral
como la ratificación del Convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para
garantizar los derechos fundamentales de libre sindicación y negociación colectiva, así como el
exhortó a la Secretaría del Trabajo para que en el Sindicato Petrolero se termine con el sistema de
elección a mano alzada, las paradojas de la antidemocracia se anclan en el SMSEM.

El supuesto Órgano Electoral Independiente –controlado por el secretario general en turno–, que
debe garantizar un verdadero proceso democrático, manipuló las reglas del juego en la
convocatoria y ha cerrado los ojos ante el derroche de recursos donde se incluye el anunció de
spots en partidos de fútbol de la Primera División a favor del candidato de la planilla Base
Magisterial, Juan Manuel Uribe Navarrete, el favorito del actual líder, Abraham Saroné Campos,
como atestiguaron los televidentes en el encuentro del pasado 21 de septiembre entre las Águilas
del América y el Puebla.

También ha omitido sancionar el abierto apoyo de los supervisores educativos que apuntalan en
diversas regiones educativas a la abanderada de la Planilla Alternativa Sindical, María del Carmen
García Zárate, permitiendo inusuales permisos a los maestros para acudir a sus eventos y
hostigando en la Región 3, a las profesoras María Antonieta Rodríguez Martínez y Diana Berenice
Vázquez Mejía, al grado de llevarlas a la renuncia como parte de la planilla Esperanza Sindical, y a
quienes sus supervisores y directores las amenazaron con el despido por haberse sumado al
grupo opositor que apuntaba a ganar la la elección.

Seguramente que uno de los puntos establecidos en la convocatoria del proceso electoral del
SMSEM, provocaría la hilaridad de cualquiera de los consejeros del INE o de los magistrados del
TRIFE, por su contenido, pero induciría a una seria reflexión por la forma en que terminó siendo
aplicado, con métodos francamente gangsteriles.

Veamos qué dice el punto IX: “Las planillas legalmente registrada deberán continuar con la
titularidad de sus integrantes hasta el día de la elección, salvo causa de fuerza mayor”.
Sucede que en estas rígidas y tramposas reglas del juego, la Planilla Esperanza Sindical encabezada
por la maestra Magda Méndez Navarro –una de las más férreas críticas a las reformas de la Ley del ISSEMYM–, obtuvo contra viento y marea el reconocimiento de su registro el pasado 16 de
septiembre, para perderlo una semana después, el 24 de septiembre, al ser notificada por el
Órgano Electoral Independiente que tras la renuncia de dos de sus integrantes, las profesoras
María Antonieta y Diana Berenice, se incumplió con lo establecido y que por tratarse de motivos
personales, no justificaba la “causa de fuerza mayor”. O sea, que en la muy particular opinión de
quienes son juez y parte del proceso, las aspirantes tenían que morir o estar moribundas para
llenar los requisitos de la causa de fuerza mayor. Hasta aquí lo planteado, puede rayar en la
comicidad.

Pero la comedia se transforma en tragedia cuando los integrantes del Órgano Electoral, cancelan
de un plumazo, y de manera autoritaria, el derecho de participación de toda una corriente interna
de maestros y no investiga las amenazas y hostigamientos que enviaron incluso al hospital a una
de las aspirantes. Más grave aún: se sientan a contemplar la inequidad entre las planillas como
preparativo a la mascarada, con tintes democráticos, a celebrarse este 7 de octubre. Los
elementos para impugnar son amplios y los afectados tendrán la palabra para echar abajo las
marcadas irregularidades.

Los denodados esfuerzos por aparentar que será por la libre decisión de los maestros la vía para
conservar uno de los cotos de poder corporativo del priísmo mexiquense, tiene fundadas razones
porque mantener la bajo la férula tricolor al magisterio, aminorará la presión que se cierne contra
el disminuido gobierno de Alfredo del Mazo, por la impuesta aprobación de los cambios a la Ley
del ISSMYM, que representa un retroceso social a las pensiones de miles de burócratas.

Con el partido de Morena en la Presidencia de la República, con mayoría en el Congreso de la
Unión y en el Congreso Local, pelear con uñas y dientes al SMSEM representa una cuestión de
franca supervivencia para políticos como el saliente alcalde de Toluca, Fernando Zamora, ex líder
del magisterio en el trienio 2003, 2006. Zamora fue de los damnificados de las pasadas elecciones
pues vio cancelado su propósito de reelegirse; igual suerte corrió el actual dirigente, Abraham
Saroné Campos, quien perdió por el IV Distrito Local –Lerma-Ocoyoacac–, y se quedó con las
ganas de llegar como diputado por la vía plurinominal luego de que el Tribunal Electoral Federal
devolvió sus diez diputaciones a Morena.

Varios de sus ex dirigentes también han accedido a cargos de elección bajo las siglas del PRI como
el también ex diputado, Héctor Hernández Silva –quien se decía muy cercano a Peña Nieto y en su
momento a la maestra Elba Esther Gordillo–, y es uno de los apoyadores de la candidata de
Alternativa Sindical, María del Carmen García Zarate, ligada sentimentalmente a Hugo Rendón,
hijo del también ex líder magisterial a finales de los 70s, Lauro Rendón Castrejón.

Estos intereses partidistas muestran que tanto Base Magisterial como Alternativa Sindical no
representan cambio alguno para los intereses y derechos sindicales del magisterio mexiquense, al
formar parte de las pugnas internas de grupos priístas. Empero, una cosa los une: la necesidad de
cerrar el paso a corrientes que puedan abrir procesos de investigación a diversos mecanismos
creados para otorgar prestaciones, y que han servido para esquilmar millonarios recursos a los
maestros del Estado de México por varias décadas, como el Fondo de Ahorro para la Jubilación y
Apoyo Múltiple (FAJAM), El Fondo de Retiro y Fallecimiento (FONRED), y el Fondo Pensionario.

Un inmenso hoyo negro de defraudación que puede impactar al propio gobierno del estado. De
esto hablaremos más adelante porque está historia no termina con la pantomima electoral del
próximo domingo 7. Apenas y comienza…

Nuestro correo: rugidosrs@gmail.com

Ver más

Notas Relacionadas

Un Comentarío

  1. Y porque no hablas de FRATERNIDAD SINDICAL que es la única planilla independiente y que son recursos y pese a tantas viisisitudes dará la lucha por los maestros, Informarte que Jorge Luis Cendejaz Martinez defendio el fondo de retiro y fallecimiento desde el inicio de este trienio, de no ser así hubieran sustraído al menos 60 millones de los maestros(hay priebas), por eso Fraternidad es la única!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close