OpiniónRun Run

Corre el run run

Por espacio de más de tres horas, el pasado lunes 17 de septiembre en El Libanés, Luis Antonio Ramírez Pineda y Luis Miguel Victoria Ranfla platicaron sin interrupciones. Fue una reunión de dos viejos conocidos en el ISSSTE.

Ramírez Pineda, director general designado del Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), coincidió con el presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE, desde la Dirección de Finanzas, durante la gestión de Sebastián Lerdo de Tejada (qepd), a quien tanto le deben ambos.

Tras la designación de José Reyes Baeza Terrazas fue designado director general del ISSSTE, en agosto de 2015, Ramírez Pinedo ocupó la Subdirección de Finanzas de FOVISSSTE, posición en que permaneció hasta que su partido, el PRI, lo postuló para una diputación local por la vía plurinominal por su natal Oaxaca.

Su designación por parte del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, es una de las grandes sorpresas, en la integración del gabinete ampliado, después de las pasadas elecciones federales.

Hijo de Heladio Ramírez, ex gobernador de Oaxaca, impulsor de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a la que le entregó el IEEPO, el instituto encargado de la educación en su estado, hubo quienes quisieron ver en su designación como director general del ISSSTE, un guiño del próximo gobierno a la disidencia magisterial.

Con esos antecedentes, Ramírez Pineda ¿tendrá la decisión de investigar el desaseo con los vales de fin de año para los trabajadores en diciembre de 2017, cuya solución apenas está finiquitándose estos días?

Resulta que la firma Corporativo Crecimiento Orbi, S.A. de C.V., es propietaria de la marca Hypervale, utilizada en una tarjeta a través de la cual se pagaron los vales a los trabajadores, subcontratada por la empresa a la que se otorgó el contrato por mil ochenta millones de pesos para esa prestación.

Hypervale tuvo tantas fallas que fue necesario subcontratar a una empresa de vales de papel, para contrarrestar la irritación de los trabajadores que amenazaba en desbordarse con consecuencias impredecibles.

El caso es que hay sospechas que la firma propiedad de Hypervale, tiene como socia a una funcionaria del ISSSTE. Coincidentemente el domicilio social que tiene -¿tenía?- se localiza en la capital de Chihuahua.

En el Sindicato de Trabajadores de Banobras, la planilla que encabezó el secretario general, Miguel Osorio, logró el voto de la mayoría de los delgados que participaron en el congreso electivo en la última decena de septiembre.

A la planilla encabezada por Rocío Pérez Barrios parece haberle pesado que en los últimos tres años no realizaron las funciones en las posiciones sindicales que ocupaban. Tampoco les ayudó el apoyo político.

Los dichos de esta sección no son ni pretenden ser noticias confirmadas. Como el nombre de la columna lo indica es el run rún que corre y se comenta en el mundo sindical.

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Close
Close