Entretenimiento

La muerte se lleva a la tumba la fama de los artistas

En vida son asediados y como estrellas sus nombres fulguran en las marquesinas, pero al morir son condenados al olvido

La fama te puede llevar a los cuernos de la luna y hay pocos artistas que logran trascender después de la muerte, y aunque se siga hablando de ellos o que su obra sea referente para el espectáculo mexicano, la mayoría están en el olvido, igual que sus sepulturas.

Es muy cierta la frase: el muerto al pozo y el vivo al gozo. Y lo comento porque los herederos de la fortuna de estas grandes luminarias se han olvidado en algunos casos de poner flores frescas o limpiar los sepulcros donde descansan los restos de los que fueron leyendas en la televisión mexicana.

La mayoría de las tumbas de las grandes personalidades están en el completo abandono y, a veces,  son los fieles admiradores que aún recuerdan a la estrella quienes se encargan de limpiarlas y  llevarles alguna que otra veladora en el día de muertos.

Cantinflas, María Félix, Miroslava, Blanca Estela Pavón alias “La Chorreada” y Jorge Negrete son tan solo algunos ejemplos de las tumbas de los famosos que aunque fueron grandes figuras y hasta recaudaron buenas fortunas lucen solitarias sin una flor que las haga sentir visitadas.

Al celebrarse el Día de Muertos, son algunos de los pocos seguidores que les quedan, quienes impulsados por los buenos recuerdos les llevaron viandas, veladores y flores para conmemorar su vida y celebrar su muerte.

Una de las tumbas que luce mas o menos visitada es la de Pedro Infante, y aunque sus hijas aun hacen circo, maroma y teatro para conmemorarlo el aniversario de su partida, no hace falta más que ver el estado en el que está su cripta. Su familia ha vendido parte de la tumba a coleccionistas para generar capital y eso parece ha enfado a algunos de los seguidores del intérprete de “Amorcito Corazón”. A pesar de esto, a casi 40 años de su partida, el ídolo mexicano sigue provocando que los mexicanos le lleven flores y le tarareen un pedazo de sus interpretaciones al pie de su  tumba.

La sepultura de Paco Stanley está limpia pero muy solita. No hay acuerdos entre los vástagos que dejó el conductor, y para que los hijos ilegítimos accedan a la sepultura,  tienen que pedir autorización previa. Esto convierte a la cripta en una fortaleza inviolable que año tras año solo se perciben algunos papeles picados en su interior, una que otra flor dejada a la puerta de entrada por alguno que otro admirador que aun recuerda a Paco Pacorro, de todos el mas rorro.

Ni porque fue una de las mujeres mas bellas que ha dado la cinematografía nacional, María Félix logró que sus fanáticos la visitaran para adornarle su tumba con una florecita fresca. Desde hace casi diez años la tumba de la “Doña” tiene una apariencia de abandono. Es increíble que está mujer después de ser un ícono del celuloide ahora sea un alma olvidada en la conmemoración a los difuntos.

Los sepultureros del panteón donde descansan los restos de la actriz concuerdan que cada año son los visitantes de las tumbas aledañas quienes hacen el favor de llevarle una veladora y algunas pocas flores, sienten pena que esa mujer que era tan bella y altiva ahora no tenga ni quién la venere en la muerte.

La sepultura que está más muerta pero de abandono es la de Miroslava. A pesar que ella era una mujer que deslumbraba con su belleza, después de muerta perdió a todos los seguidores que se paralizaban al verla en la pantalla grande. Miroslava está en el cajón del olvido, es un alma en pena que no recibe luz ni ofrenda cada día de muertos.

Jorge Negrete, el charro cantor mantiene su tumba impecable de limpia, cada persona que pasa frente de la sepultura opina que esta es lúgubre, elegante pero muy solitaria. La tumba pocas veces cuenta con flores frescas. A pesar de que esta tumba está muy cerca de la Pedro Infante, pocos son los que caminan unos metros más para visitarla y llevarle de paso alguna flor o veladora en el día en que México se une para recordar a sus muertos.

Cantinflas, el gran mimo de México fue completamente olvidado a pesar de su fama internacional. La cripta se conserva en buen estado pero raras veces luce alguna flor ni aunque sea día de muertos. En la cripta se pueden apreciar desde afuera fotos y caricaturas del legendario Mario Moreno Cantinflas y aunque esto podría arrancarte una sonrisa y recuerdo de sus películas, inmediatamente la falta de atención de la sepultura  hace sentir el abandono.

Es tiempo de recordar a nuestros muertos, venerar lo que fue su existencia y rendir culto a través de la luz y la ofrenda, fomentemos nuestras tradiciones, revivamos a nuestros muertos aunque estos sean famosos de talla internacional que ya están en el olvido.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close