El personaje

Sergio Chico lanza un S.O.S para evitar el despido de 3 mil sindicalizados en la PGR

El dirigente del sindicato independiente denuncia que el ex procurador, Eduardo Medina Mora, los dejó fuera de su iniciativa enviada al Congreso

Ante el fantasma de la incertidumbre laboral que amenaza con lanzar a la calle a 3 mil trabajadores sindicalizados de la Procuraduría General de la República (PGR), por su cambio al modelo de Fiscalía, el líder del sindicato independiente de la dependencia, Sergio Chico Méndez, lanza un S.O.S a los diputados de Morena y a los miembros del gabinete de transición del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para que modifiquen la propuesta enviada al Congreso por el ex procurador Eduardo Medina Mora, que en el 2009, en el gobierno de Felipe Calderón, dejó de fuera del esquema de la Fiscalía a los empleados de base.

Para el dirigente, inmerso desde la adolescencia en el ámbito burocrático cuando su hermano René los metió a trabajar por honorarios en las oficinas de prensa de Los Pinos y Palacio Nacional durante el sexenio de Luis Echeverria Álvarez, lo que está por venir en contra de los sindicalizados de la PGR no tiene parangón en la administración pública del país. El único reducto jurídico que consiguió su organización, tras cabildear con diversos partidos en el Congreso, fue el agregado del artículo treceavo transitorio que ampara a los trabajadores de base en el proceso de transición de la Procuraduría a Fiscalía, pero hasta ahí. Por lo que su futuro laboral pende un muy delgado hilo.

Ante esto, el hombre que ha laborado por 27 años en la institución a la que llegó en el área de Comunicación Social, en 1991, como empleado de confianza para obtener poco después su base, denuncia que ni el líder del sindicato mayoritario, Humberto Nava Genera, ni el dirigente de la burocracia nacional, Joel Ayala Almeida, se han pronunciado sobre este asunto. Y sobre este último, denuncia que además de haber adelgazado la plantilla de sindicalizados –su dirigencia la dejó con 5 mil 500 trabajadores de base y ahora son apenas tres mil–, Nava ha dejado de revisar las Condiciones General de Trabajo (CGT), desde el 2004, por lo que los trabajadores de la PGR están en el “sótano” de las prestaciones de los empleados federales.

Te puede interesar: Nueva Ley Orgánica del Poder Judicial amenaza a trabajadores del TSJCDMX

Chico Méndez recuerda la forma en que ingresó al terreno de la lucha sindical cuando a la llegada a la dependencia de Alfredo Otamendi, como Director de Comunicación Social, siendo procurador Jorge Carpizo McGregor, el comunicador pretendió despedir a todos los empleados de base de dicha área para contratar los servicios de un despacho privado. “No hicimos propiamente una huelga pero sí un movimiento de brazos caídos”, recuerda el líder independiente.

Añade en su relato que al estallar el conflicto fueron llamados por Carpizo y se percataron que el procurador ni siquiera estaba enterado de los planes de su subalterno, por lo que lo reconvino a modificar sus planes de desplazamiento laboral. “Los compañeros son gente profesional y altamente calificada para desempeñar su trabajo”, ponderó el titular de la dependencia.

Tras esta victoria, Sergio Chico fue propuesto para ser candidato a delegado en su área de trabajo y ganó la representación de unos 60 compañeros, siendo Secretario General del Sindicato, Horacio Pérez Horta. Ocupando la cartera de Secretario de Prensa en la gestión de Carlos Galicia Osorio en el trienio 1995-1998. Posteriormente, en 1997, ganó en elección interna de la Planilla Verde el derecho a ser su candidato, resultando vencedor ante otras cuatro planillas, asumiendo la dirigencia en el trienio 1998-2001.

Al líder le tocó el proceso de transición del gobierno panista de Vicente Fox y de hecho fue el primer dirigente de la burocracia en ganar ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCA), su derecho a ampliar su periodo. “Al darse la jurisprudencia de la Suprema Corte fue que también el líder de la FSTSE y otros más, pudieron ampliarse”. Por esta razón, cubrió otro trienio, el 2001-2004, para ser relevado por Humberto Nava Genera, quien, de entrada –acusa Chico Méndez–, se negó a firmar las CGT negociadas por él, con lo que la dependencia se ahorró 90 millones de pesos, lesionando las prestaciones de los sindicalizados.

También puedes leer: Fernando Mira pide un debate que unifique a sindicatos de la PGJ de la CDMX

“Nava sólo tenía que ratificar la firma de los acuerdos alcanzados y no lo hizo y desde entonces ha habido un grave retroceso en las prestaciones de los compañeros que fueron alentados por él para que se  acogieran al retiro voluntario que le impuso Medina Mora, por eso ahora somos únicamente tres mil trabajadores de base”, enfatiza Sergio Chico.

En 2005  y ante la apatía de Humberto Nava por pelear sus derechos, decidieron constituirse en el Sindicato Nacional Independiente de los Trabajadores de la PGR, solicitándole en 2007 encabezarlo como presidente junto con dos de su entrañables compañeros de lucha, Lauro Anaya Rosell, como Secretario General y Francisco Javier Hernández Martínez, como Oficial Mayor.

Reconoce que pasarse al lado independiente no ha sido fácil pues las autoridades buscaron desaparecerlos mediante amenazas y coacciones de todo tipo a sus integrantes, pero con entrega y lucha constantes, fueron fortaleciendo su sindicato hasta sumar actualmente más de 600 agremiados. “Muchos compañeros no se han pasado con nosotros por temor a las represalias pero están conscientes de que Nava no los representa y menos defiende”.

El líder dice ser puma de corazón y egresado de la FES Acatlán donde cursó  la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública. “No me adjudicó otros títulos porque es deshonestidad, pues hay gente que ahora resulta que son Honoris Causa y nunca han pisado un aula universitaria”, comenta Chico Méndez.

¿No es nada alentador el panorama laboral para los sindicalizados de PGR?, preguntamos a lo que el dirigente, que también laboró en el área de prensa en la Secretaría de Gobernación en el sexenio de Miguel de la Madrid, señala: “No lo es, por eso estamos buscando tener acercamientos con los diputados de Morena, con el equipo del presidente electo y de ser posible con él mismo, porque debe enterarse de la indefensión en que nos encontramos y dejarle en claro que mientras Humberto Nava pidió a los compañeros que votarán por Meade, nosotros fuimos respetuosos de la decisión libre de todos nuestros agremiados. Como hombre de izquierda tenemos la confianza de que nos ayude a no perder nuestros empleos”, finaliza.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close