Investigaciones especiales

Telefonistas, el fantasma de su huelga rondó las elecciones

Sería en protesta porque el IFETEL ordenó la partición de Telmex en dos empresas como un atentado a su contrato colectivo

Los telefonistas emplazaron a huelga por violaciones a su contrato colectivo de trabajo con fecha para estallarla una semana antes de las elecciones presidenciales del pasado 1 de julio, “para presionar” en contra de la resolución del Instituto Federal de Comunicaciones (IFETEL) de partir en dos empresas a Teléfonos de México y mantener los derechos de los trabajadores, revela su secretario general, Francisco Hernández Juárez, en una acción similar a la que realizaron en 1982, cuando desde el gobierno pretendían doblegar a su sindicato después de seis meses de requisa y el despido de 500 trabajadores a los que se sumarían tres mil más.

En las elecciones de junio de 1982, “cuando el gobierno se enteró que íbamos literalmente a afectar el proceso electoral, se acercó a nosotros y nos dijo, señores, vamos a arreglarnos”. La huelga se levantó y fueron reinstalados los despedidos. Eran otros tiempos, en los que Teléfonos de México era una empresa propiedad del Estado.

La historia es redonda y con sus variables se repite cada cierto tiempo: 36 años después, en julio de 2018, los telefonistas de nuevo en la lucha para defender su fuente de trabajo frente a la decisión del IFETEL que ordenó la división de Telmex en dos empresas -bajo el argumento de evitar la competencia desleal- los obligó nuevamente a contemplar la posibilidad en estallar una huelga a unos días de las elecciones presidenciales.

“Curiosamente”, revela Hernández Juárez en una larga entrevista con RS, en esta ocasión nadie se les acercó. “Hasta parecía que estaban diciendo: ahí está, ¿no que van a estallar la huelga?”

Te puede interesar: Peligran derechos laborales de 60 mil telefonistas por partición de Telmex

Y se pregunta: “¿a quién le íbamos a hacer el favor estallando la huelga si boicoteábamos el proceso electoral? ¿Quién no quería que llegara quien llegó?” Se adentra en la confesión: “nosotros sabíamos que el proceso electoral iba a cambiar la situación política del país”, por lo que optaron por prorrogar el emplazamiento a huelga para el 16 de enero de 2019, ya con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En diciembre de 2017, en un evento en Los Pinos, recuerda, el presidente Enrique Peña Nieto le dijo que el emplazamiento a huelga -el cual habían prorrogado por vez primera en septiembre debido a los sismos- se iba a solucionar, por lo que optaron por cambiar la fecha de estallamiento para abril de este año. Testigos fueron el entonces secretario de Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida y el ingeniero Carlos Slim. “El presidente me lo dijo directamente, no me lo dijo otra persona, se va a arreglar el problema señor Hernández Juárez. Y parece que el IFETEL no le hizo caso o no sé qué pasó…”

Da más detalles de lo ocurrido ese día: “Cuando terminó la reunión y pasó el presidente a saludarnos, aproveché el momento para decirle, ‘oiga presidente, el 16 (de diciembre) tenemos el estallamiento de huelga, nadie me ha dado una salida, así que creo que vamos a tener que estallar la huelga, y yo quería que usted supiera’. Se sorprendió y me dijo, ‘oiga, ya hablé con Carlos Slim y ya le dije que se va a arreglar el problema, que se siente a negociar con el IFETEL, que seguramente podrán encontrar una solución'”.

Posteriormente el secretario Navarrete Prida le confirmó que la empresa había tenido pláticas con el presidente de la República, aun cuando Telmex inicialmente lo negaba, terminó por aceptar que en efecto sí habían ocurrido. “Fui el último en enterarme”, asegura. Con Teléfonos de México no había negociaciones, debido a que le había planteado que no podía garantizar el contrato colectivo de trabajo, porque no tenía certeza de qué iba a pasar con la empresa.

-¿En qué consistía el anteproyecto de acuerdo, ingeniero?

-Nunca me (lo) quisieron decir. A mí parece que parte del problema lo creó la propia empresa, porque, casi estoy seguro, fue la que propuso la separación, porque quería instrumentar un operativo semejante al que hizo en Telcel. En Telcel iban a obligar a la empresa a subsidiar a la competencia con las antenas. Para que eso no ocurriera, separaron las antenas de Telcel y crearon una empresa que se llama Telesais, (que) les renta las antenas,y no tiene por qué subsidiar Telcel a la competencia. Entonces (Telmex) dijo, lo que quieren es la fibra óptica, la separo, creo otra empresa y les rento la fibra óptica y así obligo a la competencia a rentar; pero el IFETEL no se lo permitió. Entonces no sé qué tipo de acuerdos (habían logrado para solucionar el emplazamiento a huelga). No me han querido decir qué hablaron con IFETEL; casi creo, lo que la empresa quiere es básicamente libertad tarifaria, lo que quiere es que se modifique el título de concesión para que pueda dar otros servicios y que se le permita competir en condiciones de igualdad.

-¿Y acabar así con su pasivo laboral?

-No se va a acabar con su pasivo laboral, porque somos 60 mil trabajadores, tenemos 30 mil jubilados. La bolsa de pensiones que la empresa debe tener para soportar la jubilación es de170 mil millones; la empresa tiene una bolsa que anda por 100 mil millones. Es la única empresa en este país que tiene constituido su fondo de pensiones. Los fondos de pensiones en México son una verdadera bomba de tiempo.

Los únicos que podrían soportar una situación relativamente bien es Teléfonos de México.

-El presidente de la República falló a su palabra?

Delante del secretario de Trabajo, Alfonso Navarrete; lo hizo con Carlos Slim. Yo no soy el único que sabe eso; lo saben más, lo escucharon al  presidente, lo escucharon. No; es más, yo fui el último que me enteré. En diciembre el presidente (de la República) hizo un evento en Los Pinos para dar a conocer el éxito que había tenido la creación de empleos; me invitaron y cuando terminó la reunión, pasó el presidente a saludarnos; aproveché el momento para decirle ‘oiga presidente, el 16 tenemos el estallamiento de huelga y nadie me ha dado una salida, así que creo que vamos a tener que estallar la huelga y yo quería que usted supera’. Se sorprendió y me dijo, ‘oiga, yo ya hablé con Carlos Slim y ya le dije que se va a arreglar el problema, que se siente a negociar con el IFETEL, que seguramente podrán encontrar una solución.

La huelga fue prorrogada para abril. Frente a la indiferencia del IFETEL-“no quiso ni siquiera considerar nuestra propuesta”-, decidieron mover la fecha de estallamiento a una semana antes de las elecciones presidenciales “para presionar”; pero nuevamente tuvieron que cambiarla para enero del próximo año.

COMPETENCIA DEPREDADORA A TELÉFONOS DE MÉXICO

Francisco Hernández Juárez es secretario general del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana desde 1976 -“ya son muchos años; ya tengo qué pensar como darle una salida a esta permanencia”, confiesa-. Ingeniero electrónico en comunicaciones por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), con 69 años -nació el 3 de septiembre de 1949 en la Ciudad de México-, ex priista, ex diputado externo por el PRD, en la actualidad no milita en ningún partido -“no me interesa militar en ninguno”-. La suya es una voz respetada y que debe ser escuchada: profundo conocedor de la industria de las telecomunicaciones y del sindicalismo.

También puedes leer: Los trasfondos del Ifetel

De forma contundente considera que empresas trasnacionales como la estadounidense AT&T, Telefónica Española y la mexicana Televisa no tienen responsabilidad social porque la ley mexicana no se las exige, y sólo invierten en poblaciones en las que hay clientes de alto consumo. En el país existen alrededor de 20 mil lugares con poco más de 500 habitantes, de los cuales la competencia de Telmex sólo tiene interés en unas 2 mil, en las que tienen consumo.

Denuncia incluso que AT&T sólo ha hecho inversiones de saliva, pese a que cuando llegó al país se comprometió a canalizar 4 mil millones de dólares. La compra de Iusacell y Nextel, las pagó con el dinero que recibió de Telmex por el paquete accionario del que era propietaria.

El gobierno mexicano al permitirles utilizar gratuitamente la red de Teléfonos de México, las protege, por lo que están convertidas en “una  competencia depredadora”, por lo que no tienen necesidad de invertir, mientras a Teléfonos de Mexico, “la empresa de fibra óptica más importante del país” con unos 300 mil kilómetros -la Comisión Federal de Electricidad tiene 25 mil, aun cuando calculó, se necesitan un millón de kilómetros para tener una red robusta- con una inversión por casi 50 mil millones de dólares.

Y advierte: a Telmex le dicen, “le vas a regalar el uso a la competencia, y Teléfonos dice ya no invierto, y ATT para qué invierte si le regalan el servicio, y Telefónica Española para qué invierte y Televisa para qué invierte si Teléfonos tiene su red; entonces en problema de desinversión grave para el país.

Considera que el actual gobierno ha sido limitado en su política de desarrollar las telecomunicaciones, al considerar que lo esencial es la competencia y el mercado lo equilibra todo, por lo que creen que la competencia por sí sola logra el equilibrio.

-¿Prefieren golpear a la industria nacional como está decisión del IFETEL de partir…?

-… de obligarnos a subsidiar a ATT, porque dice que la competencia tiene que fortalecerse, cuando ATT es la empresa más grande del mundo, a Teléfonos la van a partir. ATT está por comprar a Time Warner, que es la empresa de contenido más grande del mundo; se va a hacer un monstruo en comunicaciones, y a la empresa más importante de México la van a partir en dos para que subsidie a ATT.

En cambio, el entrante gobierno del presidente López Obrador considera que la ley de telecomunicaciones es limitada y el propósito de la reforma debe ser realineado. Los telefonistas presentarán una iniciativa que tiene como objetivo la ampliación de la cobertura, el establecimiento de la responsabilidad social de las empresas para que inviertan también en los sectores más desprotegidos y cuenten con incentivos públicos. Es decir que todos los mexicanos tengan acceso a Internet.

 

TRASNACIONALES DEBEN PAGAR IMPUESTOS

El Secretaría General del STRM ratifica la propuesta contenida en la Agenda Digital que entregaron al Senado de la República, en cuanto a que empresas trasnacionales como Google y Facebook paguen un impuesto del uno por ciento sobre sus ingresos, toda vez que a pesar que no gastan un solo centavo por el uso de la red de fibra óptica, cobran por los servicios que brindan. Uno de sus auxiliares calculó que los ingresos a la hacienda nacional ascenderían a unos 58 mil millones de dólares al año.

En España, el gobierno del Partido Socialista Obrero Español que preside Pedro Sánchez, acaba de imponer la que se conoce como la “tasa Google”, del 3 por ciento a las empresas que tengan ingresos de más de 3 millones de euros en la Península y 750 millones de euros a nivel global, con lo que calcula recabar unos 1200 millones de Euros. Y en Gran Bretaña se contempla que los presupuestos del próximo año incluirán una Tasa de Servicios Digitales (DST, por sus siglas en inglés) de un 2 por ciento que se aplicará a partir de 2020, a trasnacionales como Google, Facebook, Amazon y E-Bay (para este último caso véase El País del sábado 10 de noviembre).

TRES AMPAROS PARA FRENAR LA DIVISIÓN

Para combatir la resolución del IFETEL en cuanto que Telmex sea dividida en dos empresas, los telefonistas promovieron tres amparos. El más trascendente es el que argumenta que los derechos laborales al ser considerados derechos humanos -de acuerdo con la reforma constitucional de 2012- es prioritario y por tanto deberá ordenar la protección de los trabajadores suspendiéndose la medida hasta en tanto se resuelve el emplazamiento.

-Ingeniero, esta decisión de IFETEL de partir Telmex con Telnor, ¿pone en riesgo su contrato colectivo?

-Sí. Sí, porque la nueva empresa que surge va a ser obligada a dar precios a la competencia subsidiados. Una empresa que no logra recuperar su inversión, que no puede dar tarifas competitivas, va a ser desfinanciada, va a quebrar en un corto tiempo. En enero vamos a  recibir seguramente una carta, en la que IFETEL esté diciendo a Teléfonos, ‘dime quiénes son los 14 mil trabajadores que van a pasar a la nueva empresa’. ¿Yo como voy a mandar trabajadores a la nueva empresa, sabiendo que esa empresa va a quebrar? Los pongo en riesgo; así es que ahí tenemos que boicotear y detener esas medidas si es necesario ya en ese terreno.

Te puede interesar: Independientes y los mártires de ayer y hoy

-¿Ese es el objetivo fundamental del emplazamiento a huelga?

-Si, detener la separación funcional y proteger el derecho, la estabilidad de todos mis compañeros.

La huelga, dice Hernández Juárez, es un instrumento para defender los derechos de los trabajadores; no es un fin en sí mismo.

Partidario de la movilización de los trabajadores, incluidos huelgas y paros, el dirigente sindical de los telefonistas ha encabezado la colocación de las banderas rojinegra en seis ocasiones a lo largo de su gestión y un número indeterminado de paros de labores. Incluso revela que frente al conflicto que enfrentan contra el IFETEL, han efectuado simulacros que incluyen dos paros nacionales, uno de horas y otro todo el día. “Nadie se rajó; la gente está muy metida en este asunto”, sostiene.

Otro de los amparos, combate lo que consideran una violación del IFETEL a su ley, en el sentido de que al ser Telmex la empresa preponderante, al cumplir durante tres años las medidas precautorias que  se impongan se le retiran o se le disminuyen las sanciones.

“Tres años nos tuvo cumpliendo las medidas que nos impusieron. Teléfonos cumplió todo lo que le pidieron, dicho por el propio IFETEL en su página. Cada trimestre tenía que presentar un reporte y decía, ‘sí cumple’, ‘sí cumple’, ‘sí cumple’ y al tercer año debió habernos quitado las sanciones; eso esperábamos. Dice ‘ahora se las parto’, ¿no?, a la empresa. Obviamente eso es falta, porque dice -la ley- sólo si no cumple podía ir en esa dirección. Y no sólo dice que va a partir en dos a la empresa, sino que además le obliga a subsidiar a la competencia dando precios por debajo de su valor y permitiendo que la competencia revenda los servicios de Teléfonos de México”.

Hace otra revelación de fondo: “Si Teléfonos quiere sacar un paquete, tiene que preguntarle al IFETEL, que sólo se lo autoriza si la competencia lo autoriza, es decir la competencia tiene que decir sí puedo competir con ese producto. Si la competencia dice que no, no puede sacar ese producto la empresa. Si lo autoriza la competencia y el IFETEL, la competencia tiene derecho a comprar el paquete y obligan a Teléfonos a darlo más barato que como se los va a dar a sus clientes, para que lo pueda revender”.

-¿El mismo IFETEL lo obliga?

-El mismo IFETEL.

-¿A vender más barato?

-Así es. A vender más barato. La ley dice que esas medidas sólo las puede tomar si tiene un estudio del impacto económico para demostrar el efecto que va a tener sobre la empresa lo que está decidiendo. El IFETEL dice no, no lo tengo, porque la empresa no me dio los datos. La empresa no es la obligada; es el IFETEL. Violó cuanta norma tenía para tomar esta decisión, que creemos que con el amparo vamos a lograr revertir esa decisión.

No deja ningún resquicio para la duda: el IFETEL no respeta al país, no respeta las comunicaciones y no respeta al sindicalismo.

SIN SINDICATOS NO HAY FUTURO

En la plática con el dirigente sindical que en las décadas de los setenta y ochenta no sólo se atrevió a encabezar huelgas y paros, sino además fue uno de los primeros en abandonar el Congreso del Trabajo, cúpula de lo que era entonces el movimiento obrero organizado del país para fundar primero la Federación de Sindicatos de Empresas de Bienes y Servicios (Fesebes) y posteriormente la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), donde coincidió con sindicatos como el STUNAM y los pilotos, entre otros.

En alguna etapa de su vida sindical coincidió con la maestra Elba Esther Gordillo, con quien, desliza, no tiene relación desde que sus caminos se bifurcaron en la creación de la UNT. “Trabajó para ello, y luego se nos echó para atrás”.

Telefonista desde 1967, con apenas 18 años de edad, con la recomendación de un primo, hizo el examen, condición sine qua non para ingresar. Inició en conmutación y transmisión, en centrales. Una década después, ocupaba ya la máxima categoría, cuando un movimiento desplazó, en 1976, a Salustio Salgado de la secretaría general . del STRM: inició la etapa de Hernández Juárez, sometiéndose cada cuatro años a la aprobación de los trabajadores mediante el voto.

También puedes leer: El presidente electo y los sindicatos

A mediados de la década de los ochenta enfrentó una disidencia que inició en Monterrey, encabezada por Serafín Pedraza y que mantuvo en su poder la sede sindical. Superó exitosamente el reto, como los que durante el tiempo que lleva su liderazgo se le han presentado.

Lamenta que la mala imagen del sindicalismo, propiciada por “el comportamiento de algunos dirigentes” y que el gobierno y los empresarios utilizan para desacreditarlo, desincentiva el interés de los trabajadores y en especial a los jóvenes, a militar en un sindicato. Ha faltado imaginación para atraerlos, l cuál es grave, toda vez que “sin sindicatos los trabajadores ni van a mejorar su situación.

Rechaza etiquetas como “charrismo sindical”. El mayor daño a los sindicatos es el control que ejercen los empresarios para desacreditarlo y el gobierno a través d la ley.

Lamenta que el gobierno no les permita detonar las capacidades que como trabajadores y empresa tienen, limitándolo sólo a proporcionar telefonía fija, aún cuando tienen capacidad y conocimientos para ofrecer Internet d las Cosas (IoC) y video, entre otros.

Telcel, la empresa de telefonía celular propiedad de América Móvil -conglomerado del Grupo Carso de Carlos Slim-, desde hace algunas semanas oferta un paquete de Internet de las Cosas que incluye un hub y cámara para puertas de acceso y cajones para valores, con tarifa mensual de 6 mil 999 pesos y un pago adicional de mil pesos, en la banda 4.5 -China ya lo tiene en la banda 5-.

Los telefonistas se preparan para la Revolución 4.0 que traerá aparejada la inteligencia artificial y la robótica, a fin de atender instalación y fallas en fibra óptica, televisiones inteligentes, cámaras de seguridad e Internet de las Cosas. “Es ahí por donde se van a desarrollar nuevos empleos”, por lo que se muestra confiado en que tendrán condiciones para atenuar el impacto de las nuevas tecnologías.

¿LA HORA DEL ADIÓS?

-Ingeniero, ya son mucho años, ¿no se siente cansado?. No, para nada. Sí, estoy de acuerdo que ya son muchos años. Ya tengo qué pensar cómo darle una salida a esta permanencia. Cada vez que lo comento con mis compañeros no les gusta ni tantito la idea, en muchos sentidos a partir que tenemos uno de los mejores contratos colectivos del país, uno de los promedios salariales más altos, una de las mejores jubilaciones, uno de los empleos más estables; y a mis compañeros les gusta cómo ha funcionado el sindicato y sienten que el liderazgo que ha tenido, sobre todo el mío, le ha sido útil a sus intereses. Democráticamente y a través del voto universal y secreto cada cuatro años con niveles de participación del 70-80 por ciento y lo ratifica…

El tema lo abordó con naturalidad y ahondó en el mismo. Habló también de lo que le hubiese gustado ser de no haber sido lo que es; de su música favorita, del cine, del baile. Esto es, mostró el lado humano de uno de los dirigentes sindicales más importantes del país, que en una entrega posterior incluiremos en RS.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close