Investigaciones especiales

El trabajo cultural nubla en la incertidumbre 

La resistencia al cambio de sede, de vida, saca a relucir violaciones laborales, como el pago puntual al incremento en tres prestaciones en la Secretaría de Cultura federal

 De los 1483 empleados de base del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC), “80 por ciento no estaría dispuesto a trasladarse a Tlaxcala”, refiere en entrevista para RS María de Los Ángeles Medina González, del grupo colegiado y representante sindical del SNDTSC.

De acuerdo con el programa especial de cultura y arte 2014- 2018, publicado en El Diario Oficial de la Federación 2013, México es uno de los países con mayor riqueza cultural en el planeta. Ocupa tres instrumentos importantes en las categorías: lista representativa del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, en cuarto lugar. La lista de patrimonio mundial, en sexto lugar, y en la lista del patrimonio documental inscrito en el registro memoria del mundo en doceavo lugar de la UNESCO.

Por si fuera poco, México es uno de los ocho países que concentra la mitad de las lenguas del mundo (el total se estima alrededor de siete mil) y alberga 4 por ciento de los países con mayor diversidad lingüística.

Te puede interesar: Sindicato de Trabajadores de Cultura exige a AMLO atención a sus demandas

Acorde con la cuenta satélite de cultura y la Primera Encuesta Nacional de Consumo Cultural, desarrollados por el INEGI, con la colaboración del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (antes Conaculta), el sector económico de la cultura y el consumo cultural de la población mexicana son significativas, debido a que el flujo económico alcanza casi 380 mil millones de pesos, que representan 2.7  por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), similar al de España –que es de 2.8 por ciento–, lo que hace una diferencia económica de  0.1 por ciento entre ambos países.

Esto hace de México un Estado lleno de riqueza, pero ¿qué pasa cuando las políticas en materia de cultura se han quedado estancadas, y para los trabajadores de ese sector su vida laboral nubla en la incertidumbre? ¿Cómo poder mantener e incluso superar ese porcentaje y que México perdure entre la lista de los países con mayor riqueza cultural? 

Una respuesta lógica podría brindar mayor atención a este sector y que las autoridades federales tengan como prioridad el desarrollo cultural.

Pero, ¿qué pasa si este sector vive una crisis y se encuentra con incertidumbre en cuanto sus derechos laborales, políticas culturales y autoridades que han tenido en el olvido a esta parte tan valiosa en las tareas del entretenimiento y de difusión de nuestra identidad?

El Presidente Andrés Manuel López Obrador, tras haber ganado la elección el pasado 1 de julio, anunció que la primera secretaría de Estado que sería descentralizada y trasladada a Tlaxcala sería la de Cultura, lo que inconformó a los 1483 trabajadores del SNDTSC, y no por mero gusto, sino que detrás de ese disgusto existen trabajadores que llevan años viviendo aquí en la ciudad, toda su vida. No existe, hasta el momento, un plan estratégico que les brinde certeza a los trabajadores para conocer bajo qué condiciones y derechos serán trasladados y el adeudo de pago a tres prestaciones y los salarios más bajos del nivel federal, detalla Ángeles Medina, líder sindical.

El surgimiento de la desaveniencia

La problemática viene desde antes de que se anunciara el proceso de descentralización. Antes de existir la Secretaría de Cultura (SC) estaba el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), incorporado a la Secretaría de Educación Pública, que en automático la sección 11 representada por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)- daba cobijo a la variedad de profesionales que conforman el sector cultural: esto permitía que las condiciones generales de los trabajadores de Conaculta fueran avaladas por el SNTE.

Con la formación del sindicato, los 12 representantes del grupo colegiado llegaron al acuerdo que éste estaría conformado por cuatro secciones colegiadas, divididas Colegiado Ejecutivo, de Organización, de Finanzas y General Laboral, quienes han tenido la capacidad de negociar de manera democrática y representar a los 1483 sindicalizados, lo que ha devenido en el incremento a tres prestaciones, pero no propiamente del mismo derecho.

“Nos deben el incremento, no propiamente de la prestación, sino el incremento a tres prestaciones que son: ayuda de transporte, compensación nacional única y útiles escolares. Esta tercera sólo es en beneficio para los que tienen hijos. Aparte, somos los trabajadores que menos ganan: un nivel 21 percibe 5 mil pesos mensuales y el más alto -nivel 27-ZA percibe 7 mil 500 pesos mensuales. Esto merma el bolsillo de los trabajadores”, explica Ángeles Medina.

También puedes leer: Sindicato de Cultura logra reunión con autoridades para resolver conflicto

La representante de los trabajadores señala que existe la necesidad de profundizar en el papel de las actividades culturales, ya que los empleados exigen materia de trabajo y nuevas políticas en materia cultural, acciones que no han sido concretadas, y si bien el expresidente Enrique Peña Nieto, en 2016, cuando se forma la Secretaría de Cultura, “prometió priorizar e impulsar este sector tan importante. Hasta el momento esa promesa se ha olvidado”. Una crítica bastante fuerte a la actual gestión.

“Con los salarios más bajos”

“No ha habido atención, aun cuando el gobierno peñista tuviera la Secretaría de Cultura. El discurso presidencial era que la cultura seria prioridad en este país. Sí se ha priorizado en cuanto a espectáculos, en festivales… Pero en cuanto a la materia de trabajo y a los trabajadores del sector no se les ha priorizado nada. La base trabajadora de esta dependencia tiene los salarios más bajos dentro de la administración pública federal. 

“Como secretaría de Estado lo que se esperaba era fortalecer esta parte, pero nos han dejado en el olvido. En toda esta coyuntura los trabajadores salen y dicen: ‘No nos vamos y queremos garantías de nuestros derechos”, expresa Medina.

Conociendo el contexto, las autoridades dejan temblando a los trabajadores porque hasta el momento en que se realiza esta entrevista no habían sido atendidos, ni por la gestión actual ni por la gestión que viene, y esto podría considerarse hasta un infierno laboral, porque la incertidumbre es lo único que mantiene a los trabajadores de cultura.

Por ello, su movilización más notoria comenzó el pasado martes 9 de octubre, cuando la base trabajadora de esta dependencia realizo un plantón afuera de la casa de transición de AMLO, “movimiento que podría pasar a la historia y ser el ejemplo para las próximas secretarías a las que pretenden descentralizar. ¿Y por qué histórico? Porque en ningún trayecto presidencial había sucedido que un Presidente, antes de tomar protesta, se viera enfrentado por decisiones precipitadas”, refiere Ángeles Medina. 

“Fue una decisión precipitada. Yo entiendo esa parte que ellos dicen: ‘legalmente podemos tomar decisiones, pero nosotros decimos’. Sí, pero a partir del 1 de diciembre. ¿Por qué no se esperaron hasta ese día y anunciaron que la secretaría se va?”, cuestiona la lideresa sindical.

Ante la falta de dignas CGT, el pago retrasado de los incrementos en las tres prestaciones, el anuncio de que Cultura sería la primera secretaría bajo el proceso de descentralización, los bajos salarios y la falta de un plan estratégico para llevar a cabo este traslado fue la gota que derramó el vaso, lo que dio pie al plantón el pasado 9 d octubre afuera de la llamada casa de transición de AMLO y el cierre de la Secretaría de Cultura para exigir resolución inmediata a sus demandas.

En el transcurso de los días -del 9 de octubre al 18 de octubre- ese plantón obtuvo un primer acercamiento con el equipo de Alejandra Frausto, la ya titular de Cultura federal, quien les abrió las puertas a los trabajadores. Ahí se enteraron de la problemática que expresa este sector, donde la lideresa sindical expuso: “De no resolverse en esta administración, se trasladarán a su gestión (a la oficina) y deberán atenderlas”.

Ángeles Medina señala que así como explico que durante la movilización lograron una reunión con la extitular de cultura, María Cristina García Cepeda, quien se comprometió a realizar personalmente las gestiones, para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) otorgue el dictamen para pagar a los trabajadores los incrementos en las tres prestaciones adeudadas, a lo que se comprometió García Cepeda, a girar instrucciones a los titulares de los órganos desconcentrados de Cultura para atender de inmediato las inconformidades que enfrentas los trabajadores.

Los órganos, tanto del área central como desconcentrados son direcciones generales de administración, bibliotecas, culturas populares, indígenas y urbanas, además de publicaciones, sitios y monumentos del patrimonio cultural y los desconcentrados que son radioeducación y el Instituto Nacional del Derecho de Autor.

Bajo esos acuerdos pareciera que los trabajadores de Cultura han sido escuchados y podrán tener acuerdos dignos para solucionar sus problemáticas, pero aún falta conocer cuál es el plan estratégico para llevar a cabo el proceso de descentralización y una parte muy importante, sobre todo la certeza que demandan los trabajadores para saber si contarán con garantías como vivienda, servicios médicos, educativos, pago de sus prestaciones y todo lo que conlleve para quienes tengan que irse a Tlaxcala, pero cabe hacerse la pregunta: ¿Qué va a pasar con la política cultural que establezca el nuevo gobierno para fortalecer a la Secretaría? ¿Esto hablará de una buena negociación y conciliación por parte de Andrés Manuel López Obrador y las autoridades actuales?

Con Mayer se frivoliza el trabajo legislativo 

Hay otro factor de suma importancia que no podía dejar pasar RS, y es el conocer la postura de Ángeles Medina con la llegada de Sergio Mayer como diputado federal, quien preside la Comisión de Cultura y Cinematografía en San Lázaro.

Y le preguntamos que, dada estas circunstancias dentro del sector cultural, ¿si ya pensaron en acercarse con este legislador?

Ángeles Medina responde: “Es un órgano de interacción y, necesariamente -al ser una comisión en este órgano legislativo-, será indispensable sentarnos también con ellos, sobre todo para ver asuntos de presupuesto, pero yo no sé cuál sea la respuesta que podamos tener”.

Te puede interesar: Actores demandan prestaciones laborales

Y agrega: “Plantearé algo que a lo mejor no te gusta, pero debo hacerlo. Con la llegada de Mayer siento que se frivolizó un poco.

La cultura es algo tan serio que no merece este tipo de frivolidades, ¿qué opinas?

“Justamente habla del nivel de cultura que tiene este país. O sea, yo no demerito al presidente de (la Comisión) de cultura, pero si tú como gobierno, como órgano legislativo, sabes que la cultura es indispensable para poder reconstruir el tejido social, para fomentar actividades, para sacar de una u otra manera la violencia que vive este país, estarías pensando en una figura que fuera garantía de fortalecimiento a la cultura..”

RS: ¿Sólo para mujeres es parte de la cultura de este país?

“Una cultura del espectáculo. Dentro del propio concepto amplio de cultura podríamos considerarlo, ¿no? Pero este país tiene otro nivel de cultura y es un país rico culturalmente hablando”.

RS: La cultura es identidad nacional. ¿Tú te identificas con Sólo para mujeres?, ¿crees que es síntoma de lo que viene, te preocupa?

“No, no, me identifico. Yo creo que estas figuras son muy sintomáticas, es el termómetro de cómo se está viendo la cultura de estos órganos legislativos.

A mí preocupa desde cuando se discutió la Ley General de Cultura y Derechos Culturales, estuvimos en el Senado de la República, estuvimos revisando lo del proyecto, y nosotros ya advertíamos que había una intención de privatizar la cultura en este país, una vez que se involucran grupos propiamente de interés en la cultura”

¿Desde tu óptica es difícil la política cultural de este país?

A esto Ángeles Medina expone: “Tal vez esté equivocada, y ellos tengan un plan perfectamente estructurado que logre organizar el asunto desde allá (Tlaxcala), en materia de políticas culturales para las mejoras, justamente lo que ha pasado en esta dependencia es estructurar el trabajo desde adentro y coordinar a todas las direcciones que se tienen”.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close