La piel del camaleón

La derrota del laborista Jeremy Corbyn impactará el entorno de AMLO

La derrota de la moción de no confianza contra la primera ministra de Inglaterra, Theresa May, que promovió el dirigente del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, tendrá repercusiones en expectativas políticas de hombres cercanos al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.

Vayamos por partes:

Luego de que la Cámara de los Comunes rechazó, el martes 15 de enero, de manera contundente ‑432 votos en contra por sólo 202 a favor‑ el acuerdo que la primera ministra había alcanzado con la Unión Europea para una salida negociada de Gran Bretaña programada para el 29 de marzo, la señora May retó al dirigente del Partido Laborista a que presentara la moción en su contra.

El Partido Laborista había acordado ‑en un congreso efectuado en Liverpool en septiembre del año pasado‑ sumarse a la propuesta de un nuevo referéndum para decidir la salida o permanencia de Inglaterra de la UE, lo que llevó a Corbyn a mantener una posición dubitativa en los últimos meses.

Antes de la votación de la moción el miércoles 16 de enero, 71 diputados laboristas presentaron una carta a su líder en la que le reclamaron que abandonara la ambigüedad mantenida frente a un segundo referéndum en torno a la permanencia o salida de la Unión Europea. En el debate previo a la votación quedó de manifiesto la debilidad política de Corbyn ‑un euroescéptico‑ sobre quien se puso en tela de duda su capacidad para liderar Reino Unido.

La mayoría de los diputados del Partido Laborista son partidarios de la permanencia de su país en la UE. Su líder ha planteado en diversas oportunidades el adelanto electoral, confiado en que la debilidad de la primera ministra pudiera beneficiarle para convertirse en su sucesor. El resultado de la moción ‑325 votos en contra por 302 a favor‑ representa una bocanada de oxígeno para la señora May, quien de acuerdo con el expremier laborista, Tony Blair, está 15 puntos arriba de Corbyn.

Corbyn, casado con la abogada mexicana Laura Álvarez, pasó ‑en diciembre de 2016‑ sus vacaciones con el presidente López Obrador (vacaciones de matrimonios), y estuvo en la finca “La chingada” días antes a la toma de posesión ‑el pasado 1 de diciembre‑ junto con el cantante Silvio Rodríguez y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. En septiembre de 2017, quien era el triunfador de más elecciones presidenciales del país visitó al líder laborista en Londres.

Es evidente que ambos mantienen una relación cercana, lo que llevó al periódico The Sunday Times a señalar que Corbyn es el “gemelo perdido” del presidente López Obrador, mientras José Jacques Medina, cercano al mandatario mexicano, los considerara “gemelos ideológicos”. Entre las similitudes, tienen casi la misma edad y el cabello blanco.

El dirigente del Partido Laborista es de los pocos contactos personales a nivel internacional del presidente López Obrador. El canciller Marcelo Ebrard tiene un buen capital de relaciones en otros países, toda vez que en el gobierno de Enrique Peña Nieto se refugió, durante cuatro años, en Francia ‑donde tiene antecedentes familiares‑ y en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 hizo cabildeo en favor de Hilary Clinton.

El líder sindical minero, Napoleón Gómez Urritia, fue quien los acercó, lo que habría contribuido para que López Obrador lo incluyera como candidato al Senado de la República por la vía plurinominal, mientras se encontraba en Canadá, país en el que se refugió para evitar ser detenido por una presunta malversación por 50 millones de dólares a trabajadores de Cananea.

Gómez Urrutia se relacionó con Corbyn a través de sindicatos de Gran Bretaña, que lo apoyaron para evitar la intención del gobierno mexicano de someterlo a proceso judicial. Actualmente, preside la Comisión de Trabajo en el Senado de la República, desde la cual jugará un papel importante en la reforma laboral ‑iniciativa promovida por Morena en diciembre pasado‑.

De haber prosperado la moción de censura ‑el nombre inglés es de no confianza‑ se hubiera traducido en la dimisión de la primera ministra y un triunfo de Corbyn, quien en las elecciones a las que se tendría que convocar, habría garantizado la obtención de la mayoría en el Parlamento y convertirse, de esa manera, en el sucesor de la señora May.

Sin embargo, en la discusión de la moción quedó en evidencia la debilidad para conducir el Reino Unido, consecuencia, entre otros factores, de la ambigüedad frente a un segundo referéndum para decidir si se lleva el Brexit ‑de Britain y exit‑ a su consumación o permanece en la Unión Europea.

Si bien es cierto la mayoría de los diputados laboristas son partidarios de mantenerse en la UE, también lo es que varios representan distritos donde se votó en favor de la salida, lo que explica que pese a la instrucción de no tener acercamiento con el gobierno de la señora May, bajo el argumento de que presiden comités de la Cámara de los Comunes, han acudido, al 10 de Downing Street, Yvette Cooper, Hilary Ben, Stephen Kinnock, John Mann o Ben Bradshaw, de los 256 que integran la bancada.

Una derrota, pues, que impacta en políticos mexicanos, porque de haber prosperado colocaría al gobierno del presidente López Obrador en una perspectiva internacional especialmente favorable…

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close