Run Run

Corre el Run Run

La tarde del sábado 9 de febrero, en el Deportivo 18 de marzo del SUTGCDMX, un hombre murió en la alberca. Supuestamente había ingerido bebidas alcohólicas. Héctor Carreón, el administrador, buscó con desesperación al ex jefe delegacional en Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo, con la intención que lo apoyara.

Según quienes conocen la historia, fue hasta las 22:00 horas que se permitió el acceso del agente del Ministerio Público para que levantara el cadáver. Durante horas no se habría permitido ni salida ni ingreso del deportivo, como tampoco de los salones de fiestas ni de servicios como canchas, vapor y juegos.

Las versiones aseguran que la de ese sábado es la tercera muerte que se registra en condiciones extrañas en el lugar. En los otros dos casos no se habrían realizado investigaciones para deslindar responsabilidades por intervención del entonces jefe delegacional Lobo, cercano a Juan Ayala como a Carreón. ¿Será distinto en esta ocasión?

Te puede interesar: Líder seccional enfrenta denuncias por golpes, robo, fraude…

Es sorprendente que en un centro de sano esparcimiento -se supone-, se vendan bebidas alcohólicas, por lo que la ahora alcaldía de Gustavo A. Madero a cargo de Francisco Chíguil Figueroa, debiera intervenir y hacer las clausuras que procedan. ¿O también es de los protectores de Carreón?

Lo evidente es que Carreón, secretario general de la sección 12 Servicios médicos del SUTGCDMX, goza de protección. Sólo así se explica que ni la Procuraduría Ambiental y del Reordenamiento Territorial (PAOT), ni la entonces Delegación Gustavo A. Madero hayan intervenido ante la tala de árboles que hizo para contar con espacio para la construcción de un departamento para él.

El departamento fue concluido apenas en diciembre pasado. Se vale preguntar: ¿tenía permisos en regla de construcción en un área verde?¿Qué autoridad verificó que todo estuviera en regla, toda vez que vecinos presentaron dos denuncias ante posibles delitos ambientales.

También te puedes leer: Las mentiras y traiciones de Juan Ayala

Carreón es famoso no sólo por sentirse Batman, sino también por sus formas gangsteriles con las que se conduce en el sindicalismo: hay una cantidad impresionante de carpetas de investigación por golpear enfermeras y trabajadores, venta de plazas y comisiones sindicales; y fue señalado por participar en una campaña negra en contra de Andrés Manuel López Obrador y Claudia Sheinbaum en las pasadas elecciones federales.

Es claro que a alguien le tiembla la mano para ir por él. Así se justifica la soberbia con la que también actúa Juan Ayala, porque pese a las irregularidades que pudieran tipificarse como delitos. Por eso siguen tan campantes como Johnnie Walker…    

La designación de Pedro Zenteno como director normativo de administración y finanzas del ISSSTE descubrió al director general, José Antonio Ramírez Pineda, como una simple figura decorativa. Zenteno fue presidente de Morena en el Estado de Mexico y es diputado federal con licencia.

Te puede interesar: Funcionarios del ISSSTE afirman que AMLO ordena despidos

Y mientras en ese instituto de seguridad social se define dónde está el poder de decisión, en el Centro Medico Nacional “20 de Noviembre”, su director, José Alfredo Merino Rajme hace como que no ve que la coordinadora de recursos humanos y la subdirectora de administración y finanzas, hayan ingresado a familiares con plazas Apoyo Administrativo en Salud A-8 y A-6, respectivamente, pese a sólo contar con preparatoria y secundaria.

El ingresó de los familiares, cuyos nombres daremos a conocer en una próxima entrega, se hizo ya con el gobierno que tiene como lema la autoridad republicana, mientras otro grupo de trabajadores quedó fuera de la nómina.

Etiquetas
Ver más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close