Investigaciones especiales

Pago de aumentos y bonos obliga a reajustes en plantilla laboral: Coparmex

Empresarios denuncian parálisis económica en Matamoros

No fue venganza, aseguran los empresarios, pero el pago del aumento salarial del 20% y un bono de 32 mil pesos a los trabajadores de maquilas que se declararon en paro los obligó a reajustar sus finanzas y con ello, a despedir empleados.

“El principal problema es que las empresas han tenido que ajustarse en sus costos, en todas las áreas, incluido el personal”, reconoció Juan Carlo Hernández, presidente en Matamoros, Tamaulipas, de la Confederación Patronal  de la República Mexicana (Coparmex).

En entrevista con RS, explicó que desde que inició el movimiento se han registrado alrededor de seis  mil 500 bajas en dos escenarios diferentes. El primero ocurrió cuando estalló la crisis y la mayoría de los trabajadores que decidieron participar acumularon más de cuatro días sin presentarse a trabajar, y según la Ley Federal del Trabajo, en esos casos el patrón está facultado para proceder al despido.

Dado que sólo uno de 90 paros registrados en Matamoros se avaló como huelga, el resto no representó para las empresas una justificación por la inasistencia de los empleados, lo que ocasionó las liquidaciones.

El segundo escenario, explicó Hernández, fue el reajuste en las finanzas de las empresas para poder cumplir con las exigencias salariales y de bonos por parte de los trabajadores, sin que eso significara una violación al convenio o represalia por haber participado en los paros, aseguró.

Culpan a “agitadores”

Para los empresarios, la participación de “agitadores sociales” empujó a los empleados a manifestarse por la vía incorrecta y poner en riesgo sus fuentes de ingreso.

“Los empleados no actúan por sí solos, son por la incitación de agentes externos y eso es lo que ha causado el problema. Hay una total manipulación de los empleados, gente inocente que no entiende, pero está causando muchos daños. Hay oscuros intereses detrás de estas personas”, dijo.

A su vez, la autoridad federal dejó solas a las empresas, no ha querido actual la fuerza pública, las demandas no han avanzado y prevalece la falta de estado de derecho.

“La situación de complicó mucho para Matamoros, todos sucedió sin que prevaleciera el estado de derecho, con la nula actuación de la federación y del estado, permitiendo que esto nos arrasara y hoy en día tenemos más de 6 mil 500 empleos perdidos, se van a perder más, no sabemos el monto, estimamos de 10 mil a 15 mil. Las empresas nos quedamos viendo que no nos atiende la autoridad y se los está desmoronando la economía regional”, apuntó el empresario.

A casi tres meses del movimiento laboral, 85 empresas accedieron a formar convenios con sus empleados para retomar las actividades, pero otras más continúan detenidas, como es el caso de Arca Continental, mejor conocida como Coca-Cola en la entidad.

El reporte de Coparmex sobre el caso revela que de los 720 empleados de la embotelladora, solo 50 se mantienen el paro, lo que afecta directamente a los 670 restantes que al no trabajar, no reciben ingresos.

Juan Carlo Hernández comentó que empresas con hasta seis semanas en paro han tenido que continuar sus procesos de producción y armado en maquiladoras de Estados Unidos, ante la presión de los clientes para la entrega de pedidos, lo que reduce el porcentaje de ganancia, y se verá reflejado en las utilidades, de las que también pidieron ajuste los empleados como parte de las demandas del 20/32.

Expuso que la petición de un pago homologado de utilidades, las cuales se entregan en el mes de mayo, es imposible de cumplir, ya que las empresas no ganan lo mismo cada año, algunas pierden y la situación de cada una es distinta.

Finalmente, reconoció que la incertidumbre por lo ocurrido,  ha detenido la generación de empleos y la atracción de inversión no solo en Matamoros, sino en toda la entidad.

Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close