Investigaciones especiales

El daño colateral de exigir derechos

La Sección 22 de la CNTE irrumpió en la vida  parlamentaria de este país y afectó a los vecinos de la zona aledaña a San Lázaro

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) irrumpió como nunca en la vida parlamentaria de la Cámara de Diputados y, peor aún, en los bolsillos de la economía local de la colonia El Parque, alcaldía de Venustiano Carranza.

Los maestros disidentes de la CNTE, principalmente de la Sección 22 de Oaxaca -considerada la más bélica de todas- que lidera Eloy López Hernández, toman cuantas veces quieren la calle Zapata, donde se ubica la entrada principal al recinto legislativo.

Te puede interesar: CNTE mantendrá plantón en San Lázaro hasta el jueves

A lo largo de esta calle se encuentran establecidos negocios de comidas, una sucursal bancaria, oficinas de gobierno y casas-habitación. En las entrañas de cinco bocacalles hay changarros en los que se pueden comprar lo que sostiene a esos negocios: refrescos, dulces y frituras, además hay también hay fondas, puestos de tacos y garnachas, donde los empleados de San Lázaro encuentran su dieta diaria.

La llegada de los trabajadores de la educación a la zona para exigir que se abrogue la reforma educativa impuesta por el gobierno priista de Enrique Peña Nieto ha puesto con los pelos de punta a los dueños y empleados de los negocios locales. Los manifestantes han causado la caída de sus ingresos.

Fátima, de 29 años, trabaja en el restaurante Las Nuevas Delicias de San Lázaro. Quiere comprender el derecho de los maestros a inconformarse con lo que crean que les afecta, pero también indica que ella no debe pagar los platos rotos

“Al estar aquí, ellos, en la zona, no tenemos venta, porque los trabajadores de la Cámara no vienen a trabajar. Les dan los días, porque como los manifestantes cierran los accesos, pues así no se puede… Entonces, obvio, a nosotros la venta de comida se nos cae, y la consecuencia es que yo no tenga las propinas que regularmente saco, alrededor de 300 pesos diarios”, cuenta esta guapa mujer que, pese a la circunstancia, mantiene la sonrisa.

También puedes leer: CNTE exige eliminar la evaluación de ingreso de la reforma educativa

La empleada dice que lleva trabajando en la zona como siente años, y es la primera vez que se entera que los maestros hacen lo que quieren con los diputados, porque no entiende que no se pueda impedir estos actos de rebeldía y de “cerrazón”, ¿no?

La CNTE, de manera inédita, ha logrado impedir cinco sesiones –al cierre de esta edición de RS Sindical- para que la oposición y Morena –junto con una alianza con el Partido del Trabajo y de Encuentro Social que resquebraja- sesionen en el pleno del Palacio Legislativo una contrarreforma educativa que deja inamovible el corazón de la ley en la materia de Peña Nieto, como acusan los líderes magisteriales.

“No queremos plazas”, asegura una y otra vez Eloy López Hernández.

“Queremos una verdadera reforma que respete los derechos de los maestros. No podemos permitir que en el artículo tercero, dedicado a garantizar la impartición de la educación, se le mezcle mandatos labores para los maestros. Conceptos que tienen que ver con el ingreso y promoción de los docentes, a través de evaluaciones”, ha advertido el dirigente magisterial.

Pero mientras esa contrarreforma educativa aprobada apenas en Comisiones Unidas de la de Educación y de Puntos Constitucionales no salga de San Lázaro para ser enviada al Senado, donde el documento puede tener otro largo bloqueo para que la iniciativa presidencial –modificada con al menos 17 propuestas de la oposición y de académicos, así como de expertos en el sector-, la Secretaría de Educación Pública (SEP) están obligada a aplicar la ley vigente. Es decir: las evaluaciones a los maestros por parte del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), lo que los docentes denuestan, porque argumentan que ha sido punitiva y ha violado sus derechos humanos, laborales.

Te puede interesar: Diputados de la sección 22 de la CNTE piden desbloquear cuentas de maestros 

Julia sabe que ellos tienen derechos, porque son personas como ella, dice.

“Pero yo con quién me quejo o a quién le exijo que se me pague por el día que no tengo las mismas ventas que cuando no están los maestros. En estas semanas que han estado viniendo a manifestarse llegan también -como yo, dice.- vendedores de quesadillas, gorditas, tacos, refrescos y aguas, casi de todo. Pero nadie nos informa cada cuándo deben o van a venir, pues para no estar. Definitivamente otros son los ganones.”

En la semana del 25 al 28 de marzo, bajo un sol infernal que ha llegado a sofocar a los capitalinos con sus temperaturas de hasta 27 grados centígrados, los maestros de la CNTE han bloqueado todos los accesos a la Cámara de Diputados. 

El Sindicato de Trabajadores de la Cámara baja ha liberado a los empleados del recinto de ir a laborar ante la falta de condiciones y garantías para hacerlo. Son centenas que se emplean en áreas administrativas, además de quienes hacen su servicio social, lo que alarga su periodo de estancia en el lugar. 

“Los derechos que exigen los maestros son también derechos que violan a otros. ¿No tengo yo derecho a ganarme mi día a día sin afectaciones? Entiendo que se pueden y deben manifestarse, pero ¿hasta cuándo?”, se cuestiona Alejandro, un empleado de una cocina económica, donde su jornada de propinas puede ser de hasta 400 pesos.

Sin embargo, la ley laboral no protege a estas personas que están bajo un régimen informal de ganarse el sueldo, porque la propina es el reconocimiento que le da un cliente a un empleado por la calidad de su servicio.

Mientras los maestros crean que maniatan a los legisladores para votar, ellos a la vez también se ponen la soga al cuello con no permitir la legislación y dejan que avance el calendario en la hora en que deber ser evaluados, cuya convocatoria se hizo pública el pasado 7 de febrero, en los que se destacan tres aspectos: Concurso de oposición, concurso de promoción y evaluación de desempeño.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close