Del día

ISSSTE, una crisis mal diagnosticada

Pedro Mario Zenteno Santaella exhibió la pobreza de conocimientos en áreas sensibles de la administración pública

La noche del viernes 15 de marzo, el Hospital Regional 1o de octubre del ISSSTE -localizado en la Colonia Lindavista, al poniente de la Ciudad de México-, contaba con sólo un médico de guardia en el área de urgencias. En la sala de espera los pacientes, impotentes, entre dolores físicos, fastidio y hastío eran testigos involuntarios del impasible tic tac del reloj consumiendo el tiempo.

Esa misma noche, en la sala de espera de urgencias del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos -ubicado en la colonia Florida, al sur de la CDMX-, la señora Josefina María, trabajadora del Gobierno de la Ciudad adscrita a la Alcaldía Coyoacán, se levantaba con dificultad para desentumecer las piernas y fortalecer la paciencia: estaba a punto de cumplir siete horas allí cuando fue llamada a revisión.

El miércoles 3 de abril en el laboratorio clínico de la Clínica de Medicina Familiar de la Ciudad de México -dependiente de la Delegación Regional Norte, sin titular a la salida de Jeanette Moisés-  a un derechohabiente le programaron pruebas de bioquímica clínica, perfiles de biometría hemática y de orina, para tres meses después, el 1o de julio.

El 29 de marzo, en la Unidad Especial Centro de Apoyo y Diagnóstico “San Rafael” -con dirección en la Colonia San Rafael-, programaron para un mes exacto después, una prueba de antígeno prostático específico relaciones FPDA/PSA.

LA CRISIS FINANCIERA QUE EN REALIDAD NO ES

El lunes 23 de abril, en una comparecencia en comisiones en el Senado de la República, director normativo de administración y finanzas del ISSSTE, Pedro Mario Zenteno Santaella, afirmó que el instituto se encuentra en “quiebra financiera”, y alertó que en julio próximo “tendrá problemas para operar”.

Entre los argumentos que esgrimió, señaló que los pasivos se incrementaron a 10 mil millones de pesos aún cuando no enfrentaba insuficiencia presupuestal, por lo que se traduce en daño patrimonial.

El director general, Luis Antonio Ramírez Pineda, una vez que el presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), Joel Ayala Almeida, pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador aplicar un correctivo a Zenteno Santaella “por emitir datos inciertos”, planteó que el ISSSTE cuenta con solidez financiera.

En diversas entrevistas, Ramírez Pineda señaló que de acuerdo con los estados financiero, si bien existe un problema de flujo para enfrentar pasivos que rebasan los 20 mil millones de pesos, cuando lo normal son entre 8 mil y 9 mil millones de pesos.

De acuerdo con cifras oficiales, los estados del país tienen adeudos con el ISSSTE pe 53 mil 364 millones de pesos.

MALA ADMINISTRACIÓN AFECTA AL 20 DE NOVIEMBRE

En el tercer piso del Centro Médico “20 de Noviembre” del ISSSTE, se ubican, entre otras áreas la médica, urología, ortopedia, oncología médica y oncología quirúrgica. En uno de los dos elevadores, justo en la puerta de acceso, una de las losetas se partió y en casi la mitad está sólo el hueco: un peligro que los camilleros deben sortear con especial cuidado cuando trasladan a un paciente recién operado para evitar un zangoloteo brusco.

En la Planta Baja -en la entrada sobre la calle San Lorenzo- la falta de una loseta junto a la puerta de acceso de uno de los elevadores: parece un niño al que se le cayó su primer diente. A un costado se encuentra el área de admisión continúa. Pese a ser sábado, la sala de espera estaba casi llena; un penetrante olor a orines golpea de inmediato en la nariz.

A la izquierda de esa área, en la parte de afuera, las tuberías se encuentran deterioradas. De la parte alta baja un tubo de asbesto que al final se encuentra roto: descarga desechos del laboratorio de pruebas a la red de agua, con peligro de contagio en el que las autoridades hospitalarias no reparan.

Unos pasos adelante, sobre el lado izquierdo, se encuentra el cuarto de máquinas. Los charcos de agua son frecuentes, lo que denota que la tubería tiene fugas.

En el costado del edificio, se ubica una planta de aguas residuales que tiene unos diez años de no funcionar, por lo que el agua se va directo a la red sin tratamiento. El área -como otras del hospital- en temporada de lluvias se inunda con frecuencia, por lo que el agua es desalojada mediante unos motores que tienen ex profeso, enviándola a la calle de San  Lorenzo. Las telarañas han hecho sus nidos incluso en lo que fueron conexiones eléctricas.

En el cuarto piso están las áreas, entre otras, de ginecología, perinatología y bioreproductividad. Las tarjas, rotas por el uso continuo y el lado del tiempo, obligaron a los trabajadores a medio repararlas con cinta adhesiva; también los carritos en los que distribuyen las comidas a los pacientes, lucen parches para que se mantengan en funcionamiento.

En el comedor central, diariamente se preparan unas 270 raciones en el desayuno y más de 350 en la comida y 70 en la cena y 170 colaciones, con 12 trabajadores en el turno matutino, 5 en el vespertino y 1 en la velada, con 14 suplentes en los tres turnos. El 20 de noviembre pasado, fueron entregados los trabajos de remodelación que en el área se hicieron: las losetas nuevas fueron colocadas sobre las que tenían años de uso.

Una pequeña máquina lavaplatos que luce el paso del tiempo, es insuficiente, dicen los trabajadores, para las necesidades del hospital insignia del ISSSTE, por lo que a mano ellos tienen que lavar la losa.

TRABAJADORES RECLAMAN PRESTACIONES ECONÓMICAS 

Desde julio de 2018, el ISSSTE no paga a sus trabajadores prestaciones económicas como los estímulos por antigüedad. Tampoco les ha liquidado premios, estímulos y recompensas, consistentes, entre otras, en las propuestas para mejorar el servicio en las áreas en las que laboran.

En Baja California, trabajadores colocaron, en clínicas y hospitales el instituto, mantas con quejas por la falta de insumos necesarios para atender a los derechohabientes.

“La base trabajadora del ISSSTE en B.C., nos manifestamos por las condiciones caóticas en la (sic) que estamos laborando, la falta de personal suplente y sobre todo de medicamentos e insumos hospitalarios, hacen imposible otorgar una atención con calidad a nuestros derechohabientes.

“¡¡Urge el ejercicio presupuestal, con la salud no se juega!!”

En redes sociales, los trabajadores se han quejado que carecen incluso de lo más elemental, como cubrebocas, lo que es un exceso en una institución del tamaño el instituto de seguridad social de los trabajadores del Estado.

En el periódico El Financiero -edición del martes 9 de abril-, en su columna “Coordenadas”, el vicepresidente y director general editorial, Enrique Quintana, señaló que en los primeros dos meses del año, el gasto público del sector salud cayó 13.6 por ciento, lo que representa unos 4 mil millones de pesos mensuales.

Ese mismo día en la columna “De jefes” de ese periódico, se señaló que el ISSSTE debe a Maypo -una de las tres firmas farmacéuticas que fueron vetadas a participar en la venta consolidada gubernamental- unos mil 200 millones de pesos. Estimó en más de 20 mil millones de pesos a la industria por concepto de medicamentos y material de curación.

LOS PRIVILEGIOS DE LOS FUNCIONARIOS

El jueves 4 de abril, el director general del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda y el secretarios de Salud, Jorge Alcocer Varela realizaron una visita al CMN 20 de Noviembre. Grupos de trabajadores contemplaron la posibilidad de denunciar las irregularidades, anomalías y deficiencias en las que han incurrido las autoridades del nosocomio encabezadas por el doctor José Alfredo Merino Rajme.

“Desenmascara los fraudes y compras condicionadas y de beneficio personal y demás agregados por parte del Dr. Merino Rajme con Vitalmex, la mala planeación del nuevo quirófano  robótico que se encuentra en (el) 7o piso ya que no cuenta con área de recuperación ni área de vestidores”, plantearon en la invitación que realizaron por redes sociales. Al final desistieron.

Previamente habían dado a conocer que solo estaba en operación un elevador, mientras otros tres se encontraban supuestamente en mantenimiento. Por el que estaba en servicio subían y bajaban comida, ropa, familiares y pacientes. Trabajadores sospechan que en realidad los aparatos sufren fallas de otra índole.

Y es que en el hospital insignia del ISSSTE, las denuncias se acumulan: la coordinadora de recursos humanos, Gabriela Lara Rodríguez, habría ingresado a su hermana Mariana, con sólo estudios de bachillerato, en una plaza de Apoyo Administrativo en Salud A-8 en el área de recursos financieros, violando bolsa de trabajo. También le hizo un espacio a su sobrina Nancy Elizabeth Vargas Lara,

La subdirectora de administración y finanzas, Dolores Arellano Sesmas, ingresó a su cuñado Alfonso Omaña Gutiérrez en una plaza de Apoyo Administrativo en Salud A-6, con sólo la secundaria concluida, adscrito al archivo de personal. En el área de recursos humanos, las irregularidades alcanzan tal nivel, que según esto, Mario Hernández Rodríguez , supervisor “A” del área normativa tercer nivel, desde hace un año no se presenta a laborar, pese a lo cual se le mantiene el salario.

Y es que si el director del CMN “20 de Noviembre” avaló, en julio del año pasado, la designación de su sobrina Karen Cabrera como jefa de la división de nutrición, aún cuando no cumple con el perfil profesional -debiera ser nutrióloga, cuando ella es chef-, lo que la hace depender de la jefa de servicios periféricos, Laura Mercado.

A la señora Mercado se le responsabiliza de haber ordenado la no recontratacion de guardias y suplencias a partir del 26 de febrero, lo que ha generado deficiencias en él servicios los fines de semana y días festivos.

Juan Pablo Miranda, fue, hasta el 16 de enero, jefe de la Dividion de Mantenimiento e Ingeniería Biomédica en ese centro médico nacional. El 20 de noviembre del año pasado, entregó la remodelación de la cocina, la que, de acuerdo con trabajadores, consistió sólo en el cambio de azulejos, debido a que no se compro equipo -salvo pequeñas cosas como una lavalozas demasiado pequeña para las necesidades.

Pese a la renuncia, el señor Miranda debió regresar en varias ocasiones a justificar un millón 600 mil pesos de los cinco millones que costaron los trabajos.

LAS PROPUESTAS DE SOLUCIÓN DE FSTSE

El presidente de la FSTSE, Joel Ayala Almeida, ante la crisis de incertidumbre entre trabajadores, derechohabientes y pensionados del ISSSTE que generaron más declaraciones de presunta “quiebra financiera”, recordó que desde enero en la Junta Directiva propuso que se utilizará el 35 por ciento de los 96 mil 956 millones de pesos para resolver rezagos que por décadas ha padecido el instituto como quirófanos, salas de urgencias, climas para que no proliferen los gérmenes, medicamentos y laboratorios entre otro.

En diversas oportunidades calificó de irresponsables las declaraciones de Zenteno, y reiteró que el ISSSTE es una institución consolidada.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close