Investigaciones especiales

Gobierno abandonó al SITUAM

Tras liderar la huelga más larga en la historia de la UAM, el secretario General del SITUAM, Jorge Dorantes, asegura que el gobierno federal los dejó solos.

Terminó la huelga en la Universidad Autónoma Metropolitana, la más larga en su historia, y aunque el Sindicato Independiente de Trabajadores (SITUAM), logró incremento salarial y algunos otros beneficios, reina entre los participantes una gran decepción por el abandono y falta de interés mostrado por el gobierno federal.

Jorge Dorantes, secretario general del sindicato, reconoció que esperaban atención inmediata y positiva para evitar que se alargara el movimiento de los trabajadores, pero no fue así.

“Estallamos más de cinco universidades este año y todos nos llevamos una gran decepción porque, a pesar de que fuimos a tocar puertas, el gobierno federal no nos dio la atención que hubiéramos esperado”, expuso Jorge Dorantes, secretario general del SITUAM.

Te puede interesar: Concluye huelga en la UAM con aumento salarial de 3.5%

La postura inamovible de la autoridad universitaria para negociar el aumento salarial los obligó a pedir el cobijo del gobierno federal, yendo a buscar directamente al Presidente Andrés Manuel López Obrador para que interviniera y consiguieran sus metas.

Tras una marcha de trabajadores y sindicatos de otras universidades, durante el periodo de huelga, la cual terminó en un plantón afuera de Palacio Nacional, intentaron que el primer mandatario los atendiera y diera incluso la instrucción de resolver el conflicto, pero no lo lograron.

“Lo más drástico que tuvimos fue cuando iniciamos el plantón en el Zócalo, al día siguiente a las 4 de la mañana estábamos listos en la puerta esperando al Presidente de la República y entró como rayo, ni un ´hola´, ´no los puedo atender´, ´lo checo´, nada. Queríamos por lo menos saludarlo”, recordó.

Dorantes reveló que los primeros días de la huelga había un ánimo de confianza entre los integrantes del SITUAM porque esperaban que interviniera el Presidente y resolviera los temas que demandaban como el mal manejo del presupuesto, el abuso del presupuesto, los altos salarios, la violación constante al Contrato Colectivo de trabajo, entre otros.

El desdén no paró con el Presidente, pues a lo largo de la huelga, el Secretario General del SITUAM tuvo dos reuniones con la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, y el resultado tampoco fue favorable.

También puedes leer: Exigen trabajadores de la UAM pago de salarios caídos por huelga

“En las dos reuniones simplemente nos decía Alcalde que teníamos más que el resto de las universidades, que habíamos ganado más que otras universidades, pero el asunto no era ese,  sino que buscábamos romper el tope salarial y más con un gobierno emanado del pueblo, un gobierno donde iba a haber un cambio”, apuntó.

Otra ventanilla en la que buscaron respuestas fue en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de quien depende la asignación, ampliación y hasta el recorte presupuestal. Ahí se llevaron otro desaire.

“En el caso de Hacienda, salimos molestos porque prácticamente nos atendió el jefe de intendencia, no  hubo una persona que nos atendiera, de una jerarquía y de ahí vino el descontento”, señaló.

En entrevista para RS, el líder sindical de la UAM expuso que en la huelga del 2008, anterior inmediata, que duró 64 días y donde exigían un 35 por ciento de aumento salarial, del que sólo recibieron el 3.5, el gobierno de entonces a cargo de Felipe Calderón, sí mostró disposición para atender las demandas y desactivar el paro a la brevedad, lo que no ocurrió en esta ocasión.

Te puede interesar: Estudiantes de la UAM temen represalias de un sindicato “agresivo”

“Hace once años, el gobierno buscó una salida, dijeron que cuánto se necesitaba y lo dieron. Hace once años nos dieron un bono de dos mil 500 pesos para solucionar el problema, ahora no”, apuntó.

Tras 92 días de huelga, el saldo para el sindicato es positivo, porque lograron, al menos la promesa, del pago del 100 por ciento de los salarios caídos, 248 plazas administrativas bajo su control y la más importante, asegura Dorantes, “encuerar” y exhibir el manejo del presupuesto en la universidad.

“No creíamos que la UAM iba a ser tan cerrada, estuvimos prácticamente dos meses en una discusión en la que, pese a los argumentos, siempre se cerraron y dijeron que no a todo”, señaló.

A finales de mayo o principios de junio, el SITUAM realizará un balance de la huelga, tanto en el terreno laboral, político y transparentarán el uso de los recursos provenientes de aportaciones y donaciones hechas durante el movimiento.

Dorantes detalló que la huelga se mantuvo con los recursos acumulados en el Fondo de Resistencia del Sindicato, que tenía acumulados poco más de 8 millones de pesos, de los cuales utilizaron alrededor de 7 millones durante el movimiento.

Los principales gastos hechos con el dinero del fondo fueron para alimentación en cada uno de los campamentos instalados en las unidades, desplegados en medios de comunicación y actividades como marchas o apoyo en las mesas de negociación, en los que el sindicato ofrecía el transporte a los participantes.  

Hubo también ayudas económicas a los trabajadores que permanecieron fieles a los campamentos de huelga, quienes aportaron alrededor de 300 pesos diarios que servían para transportación y otros gastos, ya que las comidas estaban cubiertas por el SITUAM.

Además, alrededor de 250 mil pesos los consiguieron a través de boteos en los puntos de resistencia y en la toma de casetas durante la huelga.

Jorge Dorantes explicó que trataron de mantener un manejo transparente de los recursos, llevando un control de los gastos, la entrega de apoyos e incluso, aseguró, los botes con dinero de las colectas se abrían durante las asambleas y se contaban frente a todos, para evitar desvíos.

“Nunca había pasado en una huelga que se tuviera el control de los gastos como lo tuvimos. Yo planteaba a los trabajadores que no podíamos pedirle a la universidad que sea transparente, que maneje bien los recursos cuando nosotros no lo estamos haciendo. Administramos el dinero de manera conjunta está ocasión”, aseguró.

Hacia la transformación del sindicato

Con la reciente aprobación de la Reforma Laboral que da libertad a los trabajadores para elegir el sindicato al que se adhieran, Dorantes reconoció que es necesario que haya una reorganización dentro de éstos para ser una opción atractiva.

También puedes leer:

De entrada, dijo, buscarán recuperar a los académicos, darles su lugar dentro del sindicato, invitarlos a involucrarse más, lo que permitirá que ante la amenaza de reducción salarial y ajustes en los modelos de contratación, tengan todo el apoyo del SITUAM.

Insistirán con el acercamiento al gobierno federal para que sea atendida la propuesta de agenda nacional en materia laboral planteada por los sindicatos que estuvieron en huelga las últimas semanas con temas como el rezago salarial, los altos salarios de algunos funcionarios universitarios, democracia en los sindicatos y la autonomía en las instituciones de educación superior que garantice el bienestar de la comunidad.

A su vez, el líder sindical dijo que buscarán un acercamiento paulatino con los estudiantes y la comunidad universitaria que fue crítica del movimiento huelguista y expusieron, principalmente en redes sociales, su molestia con los sindicalizados por mantener cerradas las instalaciones.

“Hubo hasta amenazas de muerte hacia mi persona y algunos trabajadores, tenemos que reconstruir, el sindicato es el aliado número uno con la comunidad estudiantil”, apuntó.

Para ello, preparan un comunicado que distribuirán en las unidades donde expondrán los motivos de la huelga, su legitimidad, los beneficios recibidos y los cambios positivos que buscan ocurran dentro de la universidad, a favor de toda la comunidad.

Regre$o a cla$e$

El acuerdo entre la UAM y el sindicato fue que al devolver las instalaciones y retomar las actividades, de inmediato se realizaría el pago de salarios caídos, cuya restitución será del 100 por ciento, según el acuerdo final con el que se levantó la huelga.

Fue así que el pasado 8 de mayo, se realizó el depósito de la primera de las seis quincenas que no se pagaron; el 13 de mayo recibieron tres quincenas más y para el día 21 ya se habrán realizado los últimos pagos, normalizando el depósito de nóminas para la quincena de fin de mes.

Te puede interesar: Pierde UAM 20 millones de pesos por huelga 

En tanto, la UAM informó de ajuste al salario del rector por 22 mil 754 pesos, que pasó de 158 mil pesos a 135 mil pesos al mes, lo que a su vez, cumple con el mandato de ley que impide que cualquier funcionario público gane más que el Presidente de la República.

Sobre el reajuste en la asignación del presupuesto de la universidad, el SITUAM advierte que peleará por la eliminación de prestaciones a ex rectores y secretarios generales, las cuales se escudan en la supuesta compensación de becas y estímulos no recibidos mientras fueron trabajadores de confianza, pero que termina siendo una extensión del salario los dos años posteriores a su mandato, todo a cargo del presupuesto.

Reorganización en la UAM

En la Universidad Autónoma Metropolitana estiman que retomar el ritmo perdido durante los 92 días de huelga, tardará al menos dos años.

Tras recibir de manos del SITUAM las instalaciones, reorganizaron el calendario escolar para evitar la pérdida del trimestre. El Colegio Académico determinó que el 20 de mayo se retomarán oficialmente las clases continuando con la semana tres, correspondiente al trimestre 2019 invierno.

A su vez, se lanzó la convocatoria para el proceso de selección para el ingreso a la licenciatura, previsto para la primera mitad de febrero, pero al estallar la huelga, fue apenas el pasado domingo 12 de febrero cuando se emitieron los lineamientos para quienes quieran ingresar a la casa de estudios, cuyo examen de selección está previsto para el 29 y 30 de junio.

Los centros culturales retomaron de inmediato su agenda de actividades, pospuestas y algunas hasta canceladas con el paro de actividades.

Los trámites de titulación, académicos y administrativos que quedaron truncos también se reactivaron de manera paulatina.

Únicamente está pendiente el balance de pérdidas en las áreas de laboratorio y en investigaciones con recursos propios de la UAM y los provenientes de convenios internacionales.

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close