El personaje

A Petromex no le quita el sueño Romero Deschamps

La tabasqueña asegura que el presidente no tiene líder petrolero favorito y dice tener la afiliación de 50 mil trabajadores que le permitirán pelear en un recuento la titularidad del Contrato

Con su toma de nota en la mano como dirigente de Petromex, a la tabasqueña Yolanda Morales Izquierdo el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), de Carlos Romero Deschamps, no le quita el sueño. En entrevista con RS afirma que la nueva organización tiene bien definida su hoja de ruta para convertirse en la organización mayoritaria del gremio petrolero en todo el país.

Entre sus proyectos que ya ofertan en las 36 secciones petroleros –a las que ellos llaman “delegaciones”–, se encuentran el ofrecer democracia y transparencia sindicales, rendición de cuentas y la creación del Banco Petrolero que permita a los trabajadores acceder a créditos administrativos e hipotecarios de manera directa y sin necesidad de pedir favores a sus dirigentes, como ocurre hoy en día.

Como mujer, Yolanda Morales dice estar consciente que una de sus banderas de lucha será el desterrar el acoso sexual y laboral que han enfrentado por décadas sus compañeras petroleras que a su decir, suman alrededor de 60 mil sindicalizadas en Petróleos Mexicanos. Ella misma, recuerda, sufrió este acoso tanto de líderes como de funcionarios, pero siempre desempeñó bien su trabajo y por ello nunca accedió a ese tipo de propuestas.

En la entrevista afirma que el presidente Andrés Manuel López Obrador no tiene ningún líder petrolero favorito y desecha que Petromex se convierta en un brazo corporativo de Morena, “somos apartidistas”, sostiene al tiempo que pondera la no reelección para que nadie se eternice en el poder, por lo que anuncia que al concluir su periodo de cuatro años, dejará el cargo.

A sus 60 años, esta mujer de figura menuda y trato afable, comenta haber tenido la suerte de entrar a Petróleos Mexicanos sin la necesidad de buscar a ningún líder. En 1987, recuerda, había un problema administrativo en la Sección 26 de las Choapas por lo que fueron a buscarla hasta su casa para que ayudara en la solución de la contingencia laboral, empeñándose en trabajar por ocho días ininterrumpidos, sin descansar sábados ni domingos, logrando destrabar el asunto lo que le valió su asignación a una plaza de laborales extraordinarias. Tenía entonces 24 años de edad.

La dirigente del nuevo sindicato petrolero se define como “una mujer a todo dar” pero no por ello permitirá que sus funcionarios sindicales “pierdan el piso”; el que caiga en excesos, advierte, se va. “No vamos a tolerar que se desvíe la honestidad de nuestro movimiento”, afirma.

Por años, señala, perteneció a la sección 44 de Villahermosa Tabasco, y afirma ser una trabajadora en activo con 32 años de servicio, adscrita actualmente a la Superintendencia de Ingeniería en Telecomunicaciones en Nuevo Pemex.

UNAS 50 MIL AFILIACIONES EN PUERTA

Al retomar sus objetivos en el mediano plazo, reitera que el STPRM no es su obsesión como la de otros aspirantes,  pues Petromex ya tiene un promedio de 50 mil trabajadores que han manifestado su intención de afiliarse a la nueva organización y al contar con toma de nota peleará la titularidad del Contrato Colectivo del Trabajo a través de un recuento en el marco de la democracia sindical establecida en la Reforma Laboral.

La dirigente de Petromex narra haber vivido en carne propia la represión del eternizado líder de la Sección 44 del STPRM, Pilar Córdova Hernández, cuando en la década de los 90s, junto con 90 compañeros decidieron ir a la contienda electoral. El atrevimiento le costó la liquidación a 87 de ellos, por la complicidad de las autoridades con el STPRM.

Otro de los viejos conocidos de la 44, en su natal Villahermosa, Tabasco, lo es el ahora también presunto candidato a la dirigencia petrolera, Mario Ross García, de quien recuerda el trabajo sucio que hizo en su momento al cuestionado Roberto Madrazo, para reprimir a los simpatizantes del hoy presidente.

Yolanda Morales rememora el cruento pasaje: “Cuando el licenciado López Obrador jugó para gobernador del estado de Tabasco, también lo hizo Roberto Madrazo Pintado, entonces ganó el licenciado Obrador pero se la robaron como siempre; el prianismo no lo dejó pasar. Y fue que  todo el pueblo se posicionó en la Plaza de Armas y otra parte en Méndez, atrás de Palacio de Gobierno, en protesta por el fraude”.

Prosigue: “Ahí mataban cerdos, gallinas, ahí vivían, porque no estaban dispuestos a dejar entrar a Roberto Madrazo a la gubernatura, al Palacio de Gobierno. Pasaron como 15 días y entonces se confabuló Mario Ross con Roberto Madrazo y compraron 3 mil 500 bats; en una madrugada, fue como a la una, sorprendieron a los compañeros porque ya todos se habían recostado y les cayeron los porros que mandó Mario Ross para golpear a todos los simpatizantes del licenciado Obrador, a todos los golpearon”.

De su memoria extrae los brutales hechos: “Fue una golpiza, acabaron con todo, les quemaron y tiraron todo; y claro,  la gente no tenía con que defenderse. La mayoría pasó en el puente Las Gaviotas corriendo porque era una masacre. Todo fue orquestado por Mario Ross”.

Y ante el comentario de que varios diputados de Morena le ofertaron su apoyo al ex dirigente de la Sección 44, la líder, advierte: “Yo les diría, que no se confíen, porque en realidad, lo que Mario Ross hizo en su tiempo fue una traición a nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador con mandarle a golpear a sus seguidores”.

En la entrevista, Yolanda Morales marca su línea divisoria y se deslinda de los financiamientos que otros grupos le endilgan por parte del propio Carlos Romero o del líder del Senado, Ricardo Monreal, “es mentira que nos estén financiando, eso no es cierto”. Y añade: “Nosotros caminamos con nuestros propios medios. No hemos recibido un centavo de nadie ni lo vamos a recibir”.

LOS FALSOS REDENTORES

A su parecer existe la presunción de que si hay manos metidas “en las personas que andan proclamando que ellos son los salvadores de PEMEX, porque todos son rescindidos”. Y da ejemplos: “Ahí tenemos a la señora Lula que se liquidó en el 93. Cuando vinieron las primeras liquidaciones, los petroleros, los compañeros pensaban que con el dineral que les iban a dar con eso iban hacer muchas cosas y no fue así. Y esa señora tiene 26 años de liquidada; no aparece en el sistema de PEMEX, ella no está. Y le han dicho: señora, muéstrenos su último recibo de pago o díganos dónde trabaja. Ella no trabaja y sí anda engañando a la gente por todo el país, porque es liquidada”.

Cita otro caso: “Anda otro compañero que se apellida Flores, igual es rescindido y Federico Mora García, es otro tipo que también anda engañando a los petroleros. De éste han salido varias cosas y por ahí dicen que le ha quitado el dinero a los trabajadores; a mí no me consta pero lo que sí me consta es que está rescindido. Fue de las “orejas” de Pilar Córdova que iba a las asambleas a ver qué decíamos y a tomar fotos. Por eso yo siempre he dicho que Federico Mora García ha sido un traidor del movimiento honesto que hemos querido llevar durante muchos años”.

Y remata su postura: “No sé cómo se mueven si son rescindidos, si no trabajan; nosotros si quiera decimos: somos activos y tenemos nuestra cartocena, pero ellos no”.  

¿Conoce usted al hoy presidente?

Dice al respecto Morales Izquierdo: “Ya tiene muchísimos años cuando empezó en política; estaba muy joven, él empezó a caminar con un ingeniero que se llama Rafael López Cruz que son de la misma zona. Desde siempre el licenciado Obrador fue un hombre que empezó a luchar, a caminar y siempre estuvo en contra de la corrupción. Con el ingeniero Rafael López Cruz lo metieron preso en una revuelta en Nacajuca, Tabasco, cuando lo mandó a agredir el gobierno. Al licenciado Obrador  lo golpearon en la frente y al ingeniero López Cruz, fue el primero que subieron a la patrulla y lo detuvieron; estuvo como un mes preso y al final lo soltaron. Pero el licenciado ha sido inquebrantable en sus deseos de terminar con la corrupción, desde entonces”.

Yolanda Morales añade que su calidad de dirigente de Petromex, espera muy pronto tener un acercamiento con él, porque “queremos ofrecerle nuestra mano y decirle que estamos en la cuarta transformación y que la corrupción que él quiere combatir también la combatimos nosotros. Con el Sindicato Petrolero de México, vamos a estar de la mano con él, porque así como él no permite la corrupción en su gobierno y tampoco nosotros vamos a permitir en el Sindicato Petrolero, pues  va a ser un sindicato transparente”.

Detalla a RS que en los estatutos de Petromex no se contempla la reelección por lo que en los cuatro años que esté al frente del sindicato no va a permitir corrupción. “Le digo a mis compañeros: el que pierda el piso se va”.

Ya para concluir reafirma que el STPRM, no les quita el sueño. Y puntualiza: “Nosotros tenemos un  proyecto y un nuevo sindicato. Vamos a luchar con honestidad, porque la corrupción se acabó. Yo quiero salir con la frente levantada. Yo no quiero que nadie me señale porque siempre he sido una mujer honesta, entonces eso es lo que le ofrecemos nosotros a los trabajadores petroleros”.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close