Investigaciones especiales

Regalan terrenos, presa y subestaciones eléctricas al SME

El Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), quien pasó de la manifestación a convertirse en inversionistas electricticos, recibió en los primeros ocho meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de manera gratuita un presa, 3 subestaciones eléctricas, un taller mecánico y 9 inmuebles.

La llegada al poder del fundador de Morena finalizó las peleas en tribunales laborales de Martín Esparza Flores, secretario General del SME, por las instalaciones pertenecientes a la desaparecida Compañía de Luz y Fuerza del Centro.

El primer beneficio otorgado al SME se dio el 23 de mayo de 2019, cuando la Secretaría Hacienda y Crédito Público (SHCP) cedió tres inmuebles en Lerma, Villa Nicolás Romero y Nicolás Romero, Estado de México, así como un taller automotriz en San Juan de Aragón, Ciudad de México y una subestación eléctrica en Otzolotepec, Estado de México.

El Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN) entregó el 11 de junio de 2019 de manera gratuita un terreno de 199 mil metros cuadrados a favor del SME.

“Se desincorpora del régimen de dominio público de la Federación, el inmueble descrito en el Considerando Primero de este Acuerdo y se autoriza la enajenación a título gratuito al Sindicato Mexicano de Electricistas, a fin de que lo utilice en el cumplimiento de sus fines”, señala de Diario Oficial de la Federación (DOF).

El 18 de junio de 2019, la SHCP regaló cuatro terrenos en Tulancingo, Hidalgo; Chalco y San Felipe del Progreso, Estado de México y en la alcaldía Milpa Alta. También le dieron al SME una subestación eléctrica en Tepeji del Río Hidalgo.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador donó 24 mil 347 metros cuadrados de la Presa Necaxa, predio que se encuentra en la jurisdicción de los municipios Juan Galindo y Huauchinango, en Puebla.

Martín Esparza Flores y Fernando Muñoz Ponce, secretario del Interior del Sindicato, mediante escrito de fecha 17 de noviembre de 2017, solicitaron al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales, la donación de cada uno de inmuebles.

La Presa cuenta con la hidroeléctrica Necaxa, fue la primera que produjo energía eléctrica en el país, se inauguró en 1905 y cerró en 2009 con la desaparición de Luz y Fuerza; el espacio fue reactivado en 2016 con la colaboración del Sindicato Mexicano de Electricistas y la iniciativa privada.

En octubre de 2015 el gobierno federal entregó las plantas hidroeléctricas de Necaxa a los obreros del Sindicato Mexicano de Electricistas y asociados con la empresa portuguesa Mota Engil reanudaron las operaciones del complejo.

A finales de 2018, el Sindicato Mexicano de Electricistas recibió un terreno conocido como Pista de Aterrizaje Necaxa,ubicado en Carretera Huauchinango-Zacatlán.

Los integrantes del SME y Martín Esparza Flores, secretario General del SME, dieron el apoyo total en 2006, 2012 y 2018 la candidatura del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador.

Esparza Flores dijo a finales de diciembre de 2018, después de un breve encuentro en Palacio Nacional con López Obrador, que tienen interés es venderle electricidad al gobierno federal, estatal y municipal, así como a la iniciativa privada, a las casas habitación y comercio.

La noche del 10 de octubre de 2009, la Policía Federal desalojó a los trabajadores de sus centros de trabajo y cerró a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LyFC), la paraestatal más importante para el Valle de México.

De un día para otro, los afiliados del SME se encontraron sin empresa, sin contrato colectivo, sin patrón y más de 44 mil trabajadores despedidos por una de las acciones de mayor relevancia del ex presidente Felipe Calderón. Así terminaba con una empresas eléctrica que estaba en números rojos y la presión política del Sindicato.

A unos 28 mil 750 ex trabajadores de Luz y Fuerza del Centro se les liquidó en 2010 con más de de 12 mil 081 millones de pesos. Pero otras 15 mil 403 personas pelearon mayores beneficios y fueron premiados el 8 de agosto de 2016 con más de 5 mil 401 millones de pesos de liquidación.

Actualmente, hay una inversión de 650 millones de dólares del SME y Mota Engil, quienes crearon la empresa Grupo Fénix para modernizar la Central de Ciclo Combinado Jorge Luque en el Estado de México.

El plan del SME y Mota Engil es construir una central de ciclo combinado en Lechería, Estado de México para la generación de 800 MWa partir de dos procesos termodinámicos. Con eso alimentarán de electricidad al Valle de México. Otro de los negocios del SME es la venta de agua purificada, y en su momento participaron en la licitación para construir el Centro de Transporte Terrestre del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM).

La reforma energética llevó al SME y sus socios portugueses a presentar iniciativas para la reconversión tecnológica de las centrales termoeléctricas a centrales de ciclo combinado, con el fin de reducir los costos en la generación de energía eléctrica y  sustituir combustóleo y diésel por gas natural.

Desde mediados de abril de 2017 comercializan de manera formal agua envasada purificada, así como de sabores limón con chía, mora azul, naranja, jamaica, tamarindo, horchata, uva, manzana, mandarina.

Martín Esparza Flores aparece como apoderado legal de la marca Agua SME, un producto que en este momento se vende en una tienda abierta en sus oficinas centrales ubicadas en avenida de los Insurgentes y Antonio Caso, en la Ciudad de México. Para ser vendedores de agua pagaron 2 mil 800 pesos por el registro de la marca ante Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close