Run Run

Corre el run run 15-30 de abril

Se dice que la crisis en la CTM, iniciada en 1997 con la muerte de Fidel Velázquez, también fue agudizada con la desaparición de Leonardo Rodríguez Alcaine. Todo esto se aceleró con Joaquín Gamboa Pascoe,  y con Carlos Humberto Aceves del Olmo, ha adquirido visos alarmantes.

Tras el sismo de septiembre pasado, Carlos Aceves del Olmo con una senaduría plurinominal garantizada, agravó sus males de salud cuando requirió incluso un ventilador para que tuviera suficiente aire para respirar.

Al secretario general de la Confederación de Trabajadores de México no se le ha visto de muy buena salud pues además debe desplazarse en silla de ruedas. Padece sobrepeso de casi 140 kilos y una rodilla afectada por tal motivo asiste cada vez con menos frecuencia a sus oficinas. Hay semanas en que no es visto.

A estos males físicos hay que sumarle otros males materiales, como la lentitud en el reacondicionamiento del edificio de la CTM, al que se le ha quitado sobrepeso innecesario, en especial mármol. Dicho edificio de más de 40 años de vida  fue dañado por el pasado terremoto del 19 de septiembre.

Por cierto, pese al distanciamiento que los petroleros marcaron con la CTM desde la gestión de Gamboa Pascoe, unos y otros han mantenido una gran discreción para evitar que el divorcio se conozca.

No hay que olvidar que no se respetó la prelación que ubicaba a Romero Deschamps como sucesor de Rodríguez Alcaine. Los petroleros se distanciaron de la CTM, pero sigue estando en el Congreso del Trabajo, aunque brillan por su ausencia en sus reuniones.

Por cierto que ya iniciada la campaña de José Antonio Meade, los sindicatos priístas han mantenido un bajo perfil muy diferente al ambiente festivo que mantenían en la elección presidencial del 2012. Se rumora que los zorrunos dirigentes  ya otean que la derrota asoma en el horizonte.

Desde antes de Semana Santa, el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje está sin presidente, lo que redunda en atrasos en tomas de notas de sindicatos del apartado B del artículo 123 Constitucional.

Corre el run rún en el gremio magisterial que Juan Díaz de la Torre ya está pensando en un exilio político al estilo de Napoleón Gómez Urrutia, por aquello de que gane MORENA y la maestra se le aviente a la yugular. La venganza es un plato que se sirve frío y el presidente del SNTE sabe que la traición siempre trae consecuencias nada gratas.

 

Los dichos de esta sección no son ni pretenden ser noticias confirmadas. Como el nombre de la columna lo indica es el run rún que corre y se comenta en el mundo sindical

Etiquetas
Ver más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te puede interesar

Close
Close