Sexo sin concesiones

Mitos y realidades de las posiciones sexuales

Cuando la naturaleza no es generosa en el miembro viril, existen recursos que te pueden ayudar a convertirte en un maestro del placer

 

En el sexo no existe un número limitado de posiciones, muy al contrario, la forma de dar y recibir placer sexual está dictado por la habilidad, la confianza y por el placer. Atrévete a experimentar las posiciones de penetración profunda que te permitan sentir más placer.

Las posiciones de penetración profunda están plagadas de mitos y realidades. Sigue le­yendo y te diré cuáles posiciones son las ideales para que tu pareja y tú sientan más placer, no solo porque la penetres hasta el fondo, sino porque tendrás la oportunidad de estimularla de forma total.

Cuando la naturaleza no es generosa en el miembro viril, existen técnicas, posiciones o caricias que te pueden ayudar a convertirte un maestro del placer, te decimos cinco de las posiciones sexuales que te convertirán en un experto en las artes amatorias. No olvides que siempre puede haber una nueva posición sexual que les permita sentirse de forma total, habla con tu pareja, dile lo que te gusta o dis­gusta, no hagas del sexo una tortura, más bien, hazlo una bonita aventura.

LA AMAZONA

Es esta posición el hombre debe acostarse sobre su espalda con las piernas abiertas y dobladas. Recibirá a su compañera, quien lo montará hincada con las plantas de los pies por debajo de sus pier­nas. En esta posición se requiere un poco de mayor esfuerzo físico por parte de la mujer, ella elevará su cadera con movimientos rítmicos simulando montar un caballo. Mito: es una posición fácil para ella, el gran esfuerzo físico en las piernas puede ocasionar un cansancio extremo, se recomienda practicarla por intervalos para evitar calambres.Realidad: es la mujer quien tiene el con­trol del ritmo, ella mide la elevación de la cadera para la penetración.

AL BORDE DEL PRECIPICIO

Esta posición es ideal si no tienes un miembro viril grande. Pídele a tu mujer se recueste al filo de la cama boca arriba, ayúdate de almohadas para lograr más al­tura en su cadera, esta debe darte a la altura de la pelvis. Ella deberá recibir el miembro con las piernas abiertas, tú deberás sostenerla de los tobillos y penetrarla poco a poco hasta llegar al fondo. Esta posición permite es­timular el clítoris e incrementar así el placer sexual. Mito: con esta posición gozan más las mujeres, esto podría resultar falso pues la longitud del miembro le podría causar molestias a la compañera sexual.Realidad: el placer es mayor para ambos pues se tiene control sobre la penetración. 

LA DE LUCHADOR

Ella deberá acostarse de espaldas con las piernas abier­tas y dobladas, tanto como sea posible, las rodillas de ella deberán llegar a su cuello. El hombre la penetrará poniendo todo su peso sobre ella, en especie de llave de lucha libre, la penetración se dará por un vaivén en especie de hamaca cuando las piernas de ella quedan sobre los hombros de él. Mito: es apta para cualquier anatomía. Si ambos tienen una complexión robusta será muy difícil lograrla, para lograr la penetra­ción se requiere de cierta flexibilidad. Realidad: esta posición es muy placentera porque queda expuesto el clítoris y hay roce en cada movimiento de penetración. 

LA CARRETILLA

Para hacer esta posición se requiere de destreza y fuerza. Pídele a ella que se ponga en cuatro patas, que abra las palmas de las manos y se sostenga en dos puntos mientras tú le levantas y separas las pier­nas para penetrarla. Procura no hacerlo fuerte por­que podrías hacer que ella pierda el equilibrio y do­ble los brazos. Mito: se puede lograr hacer por mucho tiempo, la pericia de la pose hace que su duración no sea muy larga, se debe tener mucha fuerza en los brazos para que la mujer con las piernas al aire logre sostenerse por más de cinco minutos.Realidad: esta posición es la preferida por los aventureros pues se logra mayor control sobre la penetración, los movimientos de cadera puede ser más efectivos. 

LA DE PERRITO

No se requiere mucha explicación para lograr esta posición sexual, y aunque parezca cotidiana, con esta se logra una penetración profunda que da placer para ambos integrantes de la pareja. Ella se pone en cuatro puntos y recibe a su compañero, quien desde atrás pue­de penetrarla y controlar el movimiento. Una variante de esta posición puede hacer una mayor experiencia, él deberá ponerse sobre una sola rodilla mientras dobla la otra pierna para lograr mayor profundidad.Mito: las mujeres son las que más disfrutan, ambos sienten placer ya que visualmente esta pose puede ayudar a incrementar la excitación. Realidad: Esta posición es óptima para lograr el orgasmo y mayor alcance en la penetración.

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close