El guardián del único

Partidos ignoran a los trabajadores

Los ciudadanos esperan que las cosas mejoren con los cam­bios de gobierno, desafortunadamente, la historia moderna de la democracia en México no revela ningún cambio, no importa el partido que gobierne.

Las prácticas de la democracia mexicana están llenas de ano­malías, de actos de corrupción, omisiones, insultos, amenazas y simulaciones. Situaciones inapropiadas que deben desterrarse.

El país necesita empleos e inversión sustentable, programas reales de beneficio social y no los vemos por ninguna parte. La creación de puestos de trabajo serios, con bue­nos salarios, ayuda en la vida del país, algo que no se ha propuesto y no se ve en ninguno de los partidos políticos que contendrán en los próxi­mos comicios. No conocemos una sola propuesta sobre los salarios, el empleo, la vida sindical. Hay un gran vicio en las campañas que debe erradicarse al impedir que la política haga su función en beneficio de la gente.

La elección del primero de julio va ser muy complicada, los partidos políticos tienen el reto de convencer a los votantes a través de buenas propuestas.

El sufragio es tan decisivo que puede llevar a alguien al po­der o hacer que no llegue. Debemos entender que participar es importante y que el voto tiene un peso específico. Necesitamos candidatos que nos permitan votar por el mejor, no por el menos malo. Nos falta como ciudadanos exigir mejores candidatos.

Ante la inminente reforma laboral debemos enfocarnos hacia los perfiles de quienes pretenden integrar las nuevas legislacio­nes, cómo la van a hacer, quiénes la van a hacer, con qué perfil económico y social.,

Hoy hay poca credibilidad en los sindicatos, en los partidos políticos y el gobierno. En términos generales, existe la necesidad de hablar con la verdad a los trabajadores, ha sido un error que a través del tiempo los liderazgos con tal de permanecer dicen y prometen cualquier cosa y los trabajadores terminan viéndolos como enemigos.

La participación del sector obrero en política tiene que ser de manera responsable y ver la mejor opción que garantice la esta­bilidad laboral, mejores salarios, prestaciones, seguridad social, vivienda digna y al alcance sus percepciones, jubilaciones y pen­siones que permitan un retiro con calidad de vida. No se debe caer en los viejos esquemas con la idea de participar y llevar como acarreados a los trabajadores, hay que tomarlos en cuenta de manera seria, responsable, no a echar porras y aplaudir. Eso no es política, es usarlos como instrumentos electorales.

Muchos políticos cuando están en campaña prometen mil cosas, es un sistema generaliza­do y para poder cambiar eso y otras formas de designar, los trabajadores deben ser parte de los actores principales de la política, tener diputa­dos, senadores, gobernadores y, ¿por qué no?, un Presidente de la República que emerja de ese sector para que se sientan representados como sector laboral.

Hoy en día el sector sindical no se siente representado por las personas que están legislando o gobernando, no debemos de per­der de vista que los trabajadores son un factor de estabilidad en el país por muy mala que esté la situación económica.

Es importante que el sector obrero se mantenga en la unidad; si los trabajadores se dividen tendrán más problemas, no es su culpa cuando llegan las crisis, de hecho ha sido la clase más sa­crificada y son quienes pagan los errores de otros porque son el más importante sostén de este país. Por ello los trabajadores son la estabilidad de México

Etiquetas
Ver más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close