Investigaciones especiales

Claudia Sheinbaum: Habrá lucha frontal contra la corrupción y privilegios sindicales

La candidata de Morena al gobierno de la Ciudad de México enumera y detalla las acciones que emprenderá para resarcir los violentados derechos sindicales de los trabajadores, obligados a apoyar campañas electorales en contra de su voluntad; reitera que serán reinstalados todos aquellos despedidos por sus preferencias políticas y anuncia que el programa de basificación será revisado de la mano de los sindicalizados para cumplir con los lineamientos de antigüedad y escalafón

Convencida de que para resarcir a una devastada Ciudad de México es necesaria la colaboración de autoridades y trabajadores, en un ambiente de respeto a sus derechos humanos y laborales, Claudia Sheinbaum Pardo, candidata de MORENA al gobierno local, indica a RS que de ganar en julio próximo se acabará la corrupción donde se cobijan los privilegios sindicales de unos cuantos, la venta de plazas y la asignación indebida de comisiones, comprometiéndose a revisar el programa de ba­sificación que, a decir de muchos sindicalizados, se aplicó sin respetar lineamientos de escalafón y antigüedad, siendo utilizado con fines electorales.

La doctora en Ingeniería Energética, ex Secre­taría del Medio Ambiente en la gestión de Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno, y ex delegada de Tlalpan, nos recibe en sus auste­ras oficinas de la calle de Sevilla, en la colonia Portales: una casa habilitada como centro de operaciones de su campaña, a la que nos aden­tramos, literalmente, por la cocina, hasta llegar a la improvisada sala de juntas donde todos nuestros cuestionamientos son respondidos sin ambages por la candidata.

Vestida en cómoda blusa blanca y pantalón de mezclilla, acorde a su sencillez, la doctora Shein­baum señala no ser ajena a la injusticia laboral y los maltratos que han padecido de manera sis­temática los trabajadores al servicio del Gobierno de la ciudad por parte de funcionarios de la actual administración quienes, coludidos con un reducido número de líderes, han otorgado los beneficios laborales de manera discrecional y con fines elec­torales en favor de la candidata de la coalición Por México al Frente, siendo incluso despedidos por no plegarse a las directrices de un partido político.

A continuación, el texto íntegro de la en­trevista concedida a RSSIndical, por Claudia Sheinbaum, donde se detallan las expectativas y el escenario por venir para todos los trabajadores de la CDMX:

RS: Doctora, ¿cuál es el diagnóstico que percibe en la actual situación de los trabajadores sindicalizados al servicio del Gobierno de la Ciudad de México?

Claudia Sheinbaum Pardo: Primero hay que hacerles un enorme reconocimiento: son las y los trabajadores quienes hacen funcionar todos los días la ciudad y merecen todo nuestro reconoci­miento. Desafortunadamente, han vivido en el úl­timo periodo de la administración del Gobierno de la ciudad una injusticia porque, aun cuando hubo beneficios laborables, fueron discrecionales y de acuerdo con amiguismos. Por otro lado, existen maltratos y recientemente una enorme cantidad de amenazas: si no participan con los candidatos o con la candidata del Frente son castigados e, inclu­sive, hasta despedidos. Y eso es de suma gravedad no solamente para los propios trabajadores sino para la ciudad.

RS: Los trabajadores se preguntan: ¿cómo in­sertará la justicia laboral dentro de un esquema de justicia social?

CSP: Tiene que haber respeto a sus derechos laborales, a sus conquistas y un trato digno para incluirlos como parte del programa y el proyecto que vamos a encabezar desde la Jefatura de Go­bierno. Es fundamental ese reconocimiento, lo digo por convicción y porque así debe de ser.

RS: Tenemos entendido que ya se han acerca­do a usted algunos trabajadores, ¿cuáles son sus planteamientos y necesidades?

CSP: Hablan mucho del castigo del que han sido objeto, sobre todo a la discrecionalidad en el uso desde las horas extra por los funcionarios del gobierno y otras prestaciones, hasta congelarlos porque no se les integra como parte del trabajo. De parte nuestra hay todo el reconocimiento y la búsqueda del respeto y, además, la mejora de sus condiciones laborales y salariales, obviamente en la medida en que el propio presupuesto del gobier­no me lo permita.

RS: Hay un programa que usted seguramente conoce, el programa de Basificación de 10 mil trabajadores del que han surgido una serie de irregularidades como el no respetar el escalafón ni la antigüedad, de acuerdo a los lineamientos pac­tados. De ganar las elecciones ¿va a revisar estas anomalías?

REVISAR LAS BASIFICACIONES

CSP: Se tiene que revisar en coordinación con las y los trabajadores, con los propios dirigentes sindicales en un esquema de justicia. A mí me paso siendo Jefa Delegacional en Tlalpan que yo me comprometí con los trabajadores a revisar qué basificaciones y ver qué escalafones debían reconocerse, primero que nada, en base en la an­tigüedad. Y desafortunadamente no fue así porque desde las delegaciones no nos permitieron hacer absolutamente nada, todo se decidía desde la Subsecretaría o la reciente creada Subsecretaría de Capital Humano, antes en la Oficialía Mayor.

Todo venía desde allá en un esquema también de apoyos políticos para los que eran amigos o eran favorecidos con algún tipo de beneficio, que no tenía que ver con justicia laboral. Entonces, nos vamos a poner de acuerdo para que realmente sea un proceso que tenga justicia.

RS: Toca usted un asunto importante y me­dular en todo este contexto, la centralización de las decisiones laborales desde el gobierno central, ¿qué va a pasar ahora que el nuevo es­quema de las alcaldías se instaure con la nueva constitución? ¿Va seguir esta centralización de recursos y decisiones?

CSP: Eso es parte de lo que se tiene que ver en las nuevas leyes secundarias; las alcaldías ahora van a tener más autonomía presupuestal lo cual me parece muy bueno y en la parte laboral y de las prestaciones pues tenemos que ver, porque el nuevo Congreso Local debe elaborar una nueva legislación respecto a lo que ahora dice la Consti­tución de la Ciudad de México. Pero siempre se va actuar con justicia y en coordinación, eso que les quede muy claro.

RS: Hay 42 secciones en el sindicato mayorita­rio, ¿no será desgastante para un alcalde negociar con 42 líderes o con los que tenga relación laboral?

CSP: Tiene que haber una coordinación. Diga­mos que el esquema de las alcaldías lo que busca es darles mayores atribuciones para que puedan desempeñar mejor su trabajo, pero finalmente so­mos parte de una ciudad. Entonces, tiene que haber coordinación, cierta autonomía y coordinación tanto en la parte presupuestal como en la parte de los programas de Gobierno y en la parte laboral.

RS: El pasado 22 de abril, durante el primer debate de los candidatos a la presidencia, la cade­na Univisión dio a conocer que personas instaladas en las cercanías del evento llegaron portando pancartas denostando al candidato de su partido y lanzando vituperios. La investigación del medio ligó a esta gente con el líder de la Sección 12 de la Rama Médica, Héctor Carreón quien, tenemos en­tendido, tiene por lo menos unas doce denuncias en su contra por trabajadores y enfermeras agredi­dos en nosocomios como el Hospital de Iztapalapa, los afectados señalan que sus denuncias no han avanzado ni en la Procuraduría capitalina ni en la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad, ¿su gobierno va investigar estos casos abusos e impu­nidad contra los trabajadores?

CERO IMPUNIDAD A AGRESORES

CSP: Sí y le corresponde a la procuraduría; no­sotros siempre hemos pensado que nada ni nadie por encima de la ley. No vamos a hacer una cacería de brujas, no se trata de eso sino de que sencilla­mente haya justicia. Desde el Ejecutivo no somos procuraduría, pero tampoco vamos a parar ningu­na denuncia que ya exista y la procuraduría tiene que hacer su función y ahora va a tener, inclusive, más autonomía. Pero llegando a nosotros nos in­teresa, desde donde estemos, ir hacia adelante y es lo que vamos a hacer para que se restablezca la justicia laboral en términos de Derechos Humanos y en general de la dignidad humana, tanto del tra­bajador como de todos los que viven en la ciudad.

RS: Sus 12 compromisos hablan del respeto a las condiciones laborales y a los Derechos Huma­nos de los trabajadores, ¿no le parece grave que la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad no atienda estas denuncias?

CSP: Tiene que actuar la Comisión de Dere­chos Humanos. Es de verdad lamentable que se esté utilizando a las y los trabajadores como parte de una campaña electoral. Ellos tienen todo el derecho de decidir si militan o no en un partido político o si no militan en ninguno. Es su garantía individual y nada tiene que ver con el Gobierno de la ciudad. Cuando nosotros lleguemos se van aca­bar esas amenazas y van a tener todo el derecho de pertenecer a cualquier partido político. No tiene nada que ver con que ahora son de uno y después van a tener que ser de otro. Debe haber libertad en sus formas de organización laboral e individual

RS: ¿Este derecho se puede interpretar como su libertad de libre asociación de los trabajadores para que si así los disponen, formen nuevos sindicatos?

CSP: Sí, pero siempre de acuerdo a los traba­jadores: No va a haber nada desde la autoridad que se promueva. A ellos les asiste el derecho a organi­zarse y esa organización es a partir de lo que deter­minen los propios trabajadores, de la Ley Laboral, de la Constitución de la ciudad y la Constitución Política de la República Mexicana.

RS: Le comento lo anterior porque tal vez está enterada que han existido personajes y funciona­rios de los gobiernos locales con una abierta intro­misión en la vida sindical, sobre todo en la última administración donde uno de ellos se atrevió a decir a los trabajadores que “él era el sindicato”.

CSP: Así es y es clarísimo lo que ocurrió, re­pito, desde la Subsecretaría de Capital Humano y antes Oficialía Mayor. A nosotros como gobierno, como Ejecutivo, no nos corresponde ni no nos interesa intervenir ni en el tema sindical ni tam­poco en la decisión de los propios trabajadores para elegir a sus líderes sindicales o sus formas de organización.

FUERA INTROMISIONES Y MANOS NEGRAS EN SINDICATOS

RS: ¿Se va acabar la mano negra oficial en el sin­dicato?

CSP: Se va acabar la mano negra, exactamente. Y cualquier otra mano que no sea para tomarnos las manos y ser solidarios entre nosotros.

RS: Doctora, en el contexto de las campañas hay dos temas fundamentales: la impunidad y la corrupción, ambas relacionadas con la tan cuestionada transparencia. En 2014 se aprobó la ley en la materia en la ciudad que obliga a los sindicatos que reciben recursos públicos a integrar sus por­tales de transparencia para que todo ciudadano pueda saber cómo se gastan sus impuestos. De los 23 sindicatos que deben rendir cuentas, hasta octubre del año pasado, solo el Sindicato del Po­der Judicial de la CDMX había cumplido con este requisito ante el INFODF. ¿Cómo interpreta usted esto y que dinámica imprimirá a la transparencia sindical su gobierno?

CSP: Tiene que haber transparencia en el sin­dicato y en el gobierno. Nosotros hablamos de un gobierno abierto y debe hablarse de lo mismo en el caso de los recursos sindicales. No puede ser que los recursos de los trabajadores se utilicen para beneficio de una persona o de un grupo de perso­nas, o de la relación entre algunos personajes del gobierno de la ciudad y algunos líderes sindicales. Los trabajadores, como los ciudadanos, tienen derecho a solicitar la transparencia. Está por ley y tienen que cumplir.

RS: Tema recurrente de la corrupción sindical son la venta de plazas y el otorgamiento discre­cional e indebido de comisiones sindicales ¿va a revisar estos temas en su gobierno?

CSP: Lo que no va a haber en mi gobierno es corrupción en ningún lado y vamos a ser muy serios y muy tajantes en eso. Nosotros creemos en Morena que el mayor mal que tiene nuestro país es la corrupción y desafortunadamente en los úl­timos años se apoderó del Gobierno de la Ciudad de México y de todo aquello que está cerca de su administración o de los funcionarios, porque el Gobierno es muy amplio, sobre todo de los funcio­narios de alto nivel y eso se tiene que acabar.

La corrupción esté en los sindicatos, en el gobierno o donde sea, hay que eliminarla. No so­lamente es por ética, por moral, sino porque nos va a permitir tener recursos para que se puedan distribuir adecuadamente. Es mejor que haya aumentos salariales para todas y todos los trabaja­dores que solamente para un grupo pequeño que está asociado a una liga con algunos funcionares del Gobierno de la ciudad.

RS: Doctora, los trabajadores tienen miedo; han sido intimidados, golpeados, reprimidos, ¿usted les garantiza justicia?

CSP: Va a haber reinstalación y se van acabar los abusos. Todos aquellos trabajadores que han sido despedidos formalmente o que sencillamente les han retenido sus pagos van a tener justicia y todos serán reinstalados. Que no tengan miedo de ningún tipo, por eso queremos que cambien las cosas; se deben terminar las amenazas y la discrecionalidad en el uso de los recursos. Vamos a beneficiar a todos y todas y que no tengan ningún temor; va haber reinstalación y va haber reconoci­miento de sus derechos laborales.

ADIÓS A LA VENTA DE PLAZAS Y COMISIONES INDEBIDAS

RS: ¿Se acabará la venta de plazas?

CSP: Se va acabar la venta de plazas y que, por cierto, hay venta de plazas en muchos niveles tanto en basificación, como también en muchos espacios de confianza. Todo eso se va acabar en mi gobierno.

RS: ¿Y los comisionados que cobran sin tra­bajar y no están en los puestos donde deben de prestar sus servicios?

CSP: Eso no está bien. Se tiene que revisar, no es correcto que un porcentaje muy alto de los médicos tenga comisión porque la gente necesita salud. No está bien que haya trabajadores que tengan comisión cuando no se amerita. Las comi­siones sindicales son porque están justificadas, el problema es que cuando no es así, finalmente es a ellos mismos a quienes se está afectando, a la ciudadanía y al propio trabajador porque los traba­jadores también reciben los beneficios sociales del gobierno de la ciudad.

RS: Doctora, relato brevemente una situación que a diario se repite en el Metro de la ciudad con sus cotidianas fallas y retrasos: una ocasión me tocó ver a una mujer llorando angustiada al lado de su compañera de trabajo a la que comentaba: “Va a ser mi tercer retardo y me van a correr”. Y tal parece que para los funcionarios no existe esta devastación social. El Metro se descompone, se retrasa y a miles de trabajadores se les descuenta el día por llegar tarde e incluso pierden su trabajo. ¿A quién responsabilizar de esto?

CSP: Debemos ser muy sensibles a lo que está ocurriendo en la ciudad. Hay una regresión en muchos sentidos. El Metro no está funcionando bien, la seguridad está en sus peores condiciones de quizás los últimos veinte años en muchos de los índices. Y en todo esto tiene que haber sensibilidad. Y no solamente en esta perspectiva, porque aunque tiene que haber disciplina en el trabajo, porque en eso creemos todos, y debe haber disciplina para los trabajadores de base y para los de confianza porque tampoco se vale que el trabajador sindicalizado tiene que checar tarjeta todos los días a las 9 de la mañana y el trabajador de confianza llega a las 11 y no le pasa absolutamente nada.

Debe existir disciplina y responsabilidad en el trabajo, pero también tiene que haber sensibilidad y en todos sentidos. Hay un maltrato muy grande a los trabajadores de base y también a los de nómina 8, como si no importaran y no fueran parte de un proyecto de ciudad, cuando lo que tiene que haber es un reconocimiento y una integración al trabajo de gobierno y respeto absoluto. Y eso va a cambiar, van a cambiar las formas, va haber sensibilidad y también vamos invertir en el Metro para que los trabajadores puedan llegar temprano.

RS: Es un problema afecta por igual a los tra­bajadores del Gobierno de la ciudad y a todos los trabajadores que vienen a trabajar a la ciudad de los municipios periféricos, ¿no le parece?

CSP: Sí, increíble el Metro subió de 3 a 5 pesos; dijeron que iban a invertir para mejorarlo y está peor que nunca. Por eso queremos acabar con la corrupción, no solamente porque es necesario, indispensable y es ético, sino porque es de donde vamos a sacar recursos para mejorar el Metro, regresar a los camiones de RTP; hacernos más trans­porte público, mejorar el agua, etc.

RS: Doctora, hablando de los trabajadores hay asuntos como el desempleo. De acuerdo al INEGI, en el último trimestre del 2017 la Ciudad de México se ubicaba entre los estados con más alto desempleo, 4.7%; lo superan tabasco con 6.7% y Querétaro con 5.7%. Pero también la informalidad es grave: el INEGI establece que el 47.8% de la gente que se dedica a alguna actividad en la ciudad lo hace en informalidad ¿Qué va hacer para revertir este fenómeno tan grave?

CSP: Son dos temas. Nosotros tenemos en nuestro proyecto crear un millón de empleos bien remunerados a partir de diversos esquemas: au­mentar la economía de la ciudad a través del turis­mo como un eje fundamental, restaurando nuevos espacios como atractivos del turismo nacional e internacional; la cultura que es fundamental en la ciudad. Un tema de economía social muy impor­tante que va a ser promovido desde el gobierno; impulso a cooperativas, pequeñas empresas, va­lores agregados y un mercado local mucho más intensivo.

Y por otro lado también disminuir una alta regulación que hay sobre todo para la pequeña y mediana empresa a la que le cuesta mucho trabajo instalarse por la cantidad impresionante de norma­tividades que hay. Eso es por un lado, pero por otro lado va a haber créditos desde el gobierno, apoyos a fondo perdido, capital semilla, incentivos, etc.

Pero la otra parte es que la política económica depende del Gobierno Federal y esta recesión que hay en la mayor parte de la República tiene que ver con una política económica. Por eso nuestro proyecto es Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia y nosotros en la Ciudad de México, de tal manera que pueda haber una colaboración y le demos la vuelta a este modelo económico que ha resultado en un esquema de una mayor desigual­dad social, salarios absolutamente contenidos y creación de menos empleos.

RS: Toca usted ese tema tan interesante de los salarios, utilizado como propaganda política aquí en la ciudad, pero llama la atención que la ma­yoría de los candidatos rehúyen abordar el tema de la Reforma Laboral que abrió las puertas a las outsourcings precarizando los salarios y el nivel de vida del trabajador. ¿Qué opina al respecto?

CSP: Así es y además se ha abusado porque ahora se subcontratan muchísimos servicios en el propio Gobierno de la ciudad y en el Gobierno Fede­ral. Y el otro gran tema es la contención del salario por una política económica que ha castigado el ingreso del trabajador; el único que ha hablado de cambiar las cosas es Andrés Manuel en el sentido de bajar los salarios de los de arriba para que pue­dan subir los salarios de los de abajo.

Andrés Manuel fue el único que en el Gobierno de la ciudad hizo aumentos salariales por encima de la inflación todos los años, que es lo que noso­tros queremos llegar hacer. Estamos analizando el presupuesto del Gobierno de la ciudad porque hay diversos compromisos que se han establecido, por eso, inclusive, queremos revisar muchos contratos de outsourcing, de varios temas de servicio que están vinculados a la corrupción. Hay que decirlo con todas sus letras, por eso queremos revisar esos contratos y en la medida que tengamos la posibili­dad, siempre vamos a mejorar las condiciones la­borales y salariales de los trabajadores en la ciudad.

NO A LAS PRIVATIZACIONES

RS: Otro de los fantasmas que ronda en la cabeza de los trabajadores sindicalizados son las priva­tizaciones en servicios como el agua y el servicio de limpia. Observo que en sus doce puntos usted enfatiza que no va haber privatizaciones.

CSP: No va haber privatizaciones ni se va a desplazar la mano de obra del Gobierno de la ciu­dad; al contrario, el Sistema de Aguas requiere fortalecimiento, el Área de Limpia necesita tam­bién que lo revisemos entre todos, junto con los trabajadores, para alcanzar mejores condiciones laborales y mejores condiciones del propio trabajo que se desarrolla. No va haber privatizaciones y vamos a colaborar junto con los trabajadores para sacar adelante la ciudad.

RS: ¿Y dónde ya se han privatizado algunas áreas de trabajo va haber marcha atrás, doctora?

CSP: Bueno, por ejemplo, en el tema de la planta de Termovalorización, nosotros no estamos de acuerdo con ella. Creemos que hay que apos­tarle al reciclaje que los trabajadores de limpia conocen muy bien y, por ejemplo, incorporarlos a este proceso de manera más formal y a muchos otros. Como, por ejemplo, en la Agencia de Gestión Urbana hay una cantidad de outsourcing impre­sionante y que la separaron de la Secretaría de Obras en realidad tienen privatizados práctica­mente todos los servicios. No quiere decir que no se requiera a lo mejor en algunos casos de algún esquema privado que nos ayude a reforzar, pero nosotros creemos en el servicio público, creemos en que los servicios son públicos, no son privados y de esa manera vamos a actuar.

ALENTAR LA BASIFICACIÓN

RS: Doctora, ¿considera usted que en la medida de lo posible y del presupuesto de la ciudad se va a alentar la basificación de los trabajadores?

CSP: Debe ser así y tenemos que hacerlo de manera muy responsable. No es viable prometer que se va a basificar a todos de un jalón con el presupuesto que tiene la Ciudad de México porque además de los trabajadores del gobierno están los servicios que se tienen que prestar en un momen­to donde a la ciudad se le ha abandonado de una manera tremenda. Nada más hay que ver la repavi­mentación de las calles, el servicio de agua potable, etc. Pero será nuestra intención permanente mejo­rar las condiciones laborales

RS: ¿Se va escuchar a los trabajadores en el diseño de las políticas públicas?

CSP: Tiene que ser porque son los que conocen la ciudad. Esa idea de que desde arriba va a llegar todo y que los trabajadores no conocen lo que está ocurriendo es muy absurda. Tenemos que trabajar conjuntamente para sacar adelante a la ciudad.

RS: Retomando el tema salarial, algunos can­didatos dicen que con 100 pesos se puede resarcir la pérdida de 30 años en el poder adquisitivo de los salarios mínimo ¿qué opina al respecto?

CSP: Tiene que hacerse poco a poco. Y por eso digo que es el planteamiento de cambiar el Go­bierno Federal y cambiar el Gobierno de la ciudad para que haya una compatibilidad y realmente las condiciones del salario del trabajador, tanto del Gobierno de la ciudad como de todos los trabaja­dores del país, comiencen a repuntar y no en este esquema en donde supuestamente se controla la inflación a partir de un castigo al salario y eso está absolutamente mal. Tiene que haber una recom­posición del salario y le va a beneficiar inclusive al mercado interno.

MARCHA ATRÁS A LA REFORMA LABORAL

RS: ¿Ayudaría echar atrás la reforma laboral?

CSP: Claro que sí, es parte de lo que nosotros hemos estado planteado, que las llamadas Refor­mas Estructurales en realidad no han tenido bene­ficios para los trabajadores; la reforma laboral, la reforma educativa y la propia reforma energética. No depende del Ejecutivo, depende también del Legislativo pero tiene que recomponerse la situa­ción en el país

RS: Una última pregunta ¿qué mensaje le enviaría a través de RS a los trabajadores de la Ciudad de México, tanto sindicalizados como informales?

CSP: Que vamos a trabajar conjuntamente, vamos a ser un gobierno de consenso; no va haber autoritarismos, no va haber amenazas ni abusos, eso se va acabar. Tenemos que reconocer a todas y todos los trabajadores. Y siempre desde el Gobier­no de la ciudad van a tener un aliado para mejorar sus condiciones de laborales con respeto a la dig­nidad de todos.

RS: ¿Los invita a que voten sin miedo?

CSP: Que voten sin miedo, que no se dejen amenazar. Quien utiliza el miedo y la amenaza en el proceso electoral y en la forma de gobernar no merece seguir al frente de la ciudad ni merece seguir gobernando el país. Tienen que cambiar las cosas, nosotros le apostamos a la esperanza y a una mejor calidad de vida para todos y para todas.

LOS 12 COMPROMISOS LABORALES DE SHEINBAUM

El pasado Primero de Mayo la candidata al gobierno de la Ciudad de México por la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT y Encuentro Social), Claudia Sheinbaum Pardo, firmó un compromiso de 12 puntos con los trabajadores de las diversas dependencias de la Ciudad de México, se comprometió a respetar sus Derechos Humanos y laborales en caso de ganar las elecciones de julio.

En un evento celebrado en la Plaza Río de Janeiro, en el corazón de la colonia Roma, la aspirante signó el acuerdo a la par de los 16 candidatos de su partido a las alcaldías citadinas.

Los compromisos asumidos son:

  • Respetar sus derechos laborales consagrados en sus condiciones generales de trabajo.
  • Respetar y garantizar sus derechos humanos.
  • Respetar su libertad de asociación sindical, así como la autonomía de sus organizaciones.
  • Promover las relaciones de trabajo a partir de un esquema de formación profesional, salario remunerador y ejercicio de los derechos individuales, para todas y todos los trabajadores sin distingo de su tipo de condición, ni su filiación política.
  • Terminar con el uso clientelar de sus derechos laborales.
  • Restaurar el respeto a la legalidad, reintegrando a sus trabajos a aquellas y aquellos trabajadores que por manifestar su apoyo a un partido político diferente a la de la actual administración fueron dados de baja.
  • Buscar permanentemente mejoras en las condiciones laborales y salariales.
  • Devolver la dignidad y reconocimiento púbico a la labor del trabajador del Gobierno de la CDMX.
  • Establecer una cadena de respeto hacia cada trabajador, no permitiendo malos tratos ni desplazamiento de las actividades encomendadas.
  • Aplicar el presupuesto dedicado a los servicios personales, de manera justa, transparente y sin privilegios.
  • Dignificar a sus instituciones y proveerles en tiempo y forma de los materiales y equipamiento necesario para el desempeño de sus funciones.
  • En concordancia con la Constitución de la CDMX y por convicción, no privatizaremos los servicios que presta el gobierno de la ciudad. En particular, ni el servicio de limpia ni el de aguas.
Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close