Sindicatos y más

La CNTE y el SNTE; AMLO y su imperfecta alianza con el magisterio nacional

La disidente Coordinadora aún ve con escepticismo la propuesta del candidato de Morena de abrogar la Reforma Educativa, mientras que los cercanos a Elba Esther aparecen de manera reiterada en los eventos del tabasqueño

Mientras el candidato de Morena a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, insiste en abrogar la reforma educativa como un intento para obtener la simpatía de los docentes, los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) aseguran que este candidato sigue representando los intereses gubernamentales contra los que ellos pelean.

En las últimas dos semanas, López Obrador volvió a asegurar que abrogará la reforma constitucional en materia educativa impuesta por la administración de Enrique Peña Nieto en este sexenio. En sus mítines, el candidato reiteró que eliminará los cambios que se hicieron al artículo tercero constitucional y las leyes reglamentarias que se crearon para su cumplimiento, sin importar que a la mafia del poder no le guste la propuesta.

A lo largo de su campaña, López Obrador ha insistido en esta proposición a los docentes, sobre todo a la disidencia magisterial, que lleva cinco años de movilizaciones intentando que el gobierno derogue la reforma y elimine lo que ellos llaman la evaluación punitiva. En su primer acercamiento, durante un mitin realizado en Zacatecas en diciembre pasado, AMLO puso sobre la mesa el tema de la reforma educativa y la posibilidad de abrogarla cuando llegue a la Presidencia.

Esta declaración de inmediato causó simpatía y escepticismo entre los integrantes de la CNTE, mientras que los adversarios de López Obrador lo aprovecharon para atacarlo y asegurar que quiere hacer retroceder la educación del país. A partir de ese momento, tanto Ricardo Anaya como José Antonio Meade, aspirantes a la presidencia por el PAN y el PRI, han utilizado esta promesa para denostar la política del candidato de Morena en este tema. Incluso, la excandidata independiente, Margarita Zavala, lo acusó de querer negociar con los disidentes, a los que no les interesa la educación de los niños.

En distintos foros educativos, a los que se han invitado a los candidatos, el tema ha salido a la luz una y otra vez, criticando a López Obrador por insistir en esta promesa. Esta propuesta ha sido tan controvertida que hasta Esteban Moctezuma, coordinador del proyecto educativo de Morena y posible titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), tuvo que salir a explicar la propuesta en este tema y señalar que la participación de los docentes para una nueva política educativa será fundamental.

Para los dirigentes de la Coordinadora, esta promesa no ha sido clara y tampoco han sido invitados a reunirse con el candidato para tratar este punto. Sin embargo, dicen, su movimiento no está sujeto al triunfo del candidato de Morena. El líder de la sección 22 de la CNTE, Eloy López Hernández, asegura que el proceso electoral no definirá el futuro de la disidencia magisterial ni influirá en las determinaciones que tomen para los siguientes meses. Y lo mismo sucederá con el candidato que gane, pues hasta el momento ni AMLO o
ningún otro candidato ha podido presentar una propuesta que resuelva sus demandas.

En tanto, el secretario general de la sección 9 de la CNTE en la Ciudad de México, Enrique Enríquez, coincide con su compañero de lucha que ninguno de los aspirantes tiene claro cuál es el futuro de la reforma educativa y que tampoco ha tomado en cuenta las propuestas que ha hecho la disidencia en los últimos años.

No somos botín político-electoral de ningún político y de ningún candidato. Nosotros hemos insistido y hemos dicho en nuestro discurso y ha quedado demostrado que la reforma laboral que ellos llaman educativa la hemos
tratado de derogar desde el inicio que se hizo el pacto”, asegura Enríquez.

Los líderes de la Coordinador también han dicho que hasta el momento no se han reunido con AMLO o su equipo de campaña para tratar el punto de la reforma educativa, aunque el candidato dijo que en días pasados estuvo con un grupo de maestros de la sección 22 de Oaxaca, a los que les presentó un documento con 10 puntos sobre educación.

“Será con otros maestros, pero con la CNTE”;, afirma el líder la Coordinadora en la capital del país.

Los dirigentes de la CNTE han reiterado la libertad que tienen los compañeros docentes para votar por el candidato que mejor les parezca, pero no pueden hacer proselitismo en los eventos de la disidencia, que aún no está convencida de que el candidato de Morena sea la mejor elección.

AMLO quiere sumar al SNTE

A pesar de que la Coordinadora se ha negado a sumarse al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, a los que siempre acusan de charros y vendidos con el gobierno. Sin embargo, para el candidato esta división ha provocado conflictos que, a su vez, afectan al sistema educativo nacional, a los profesores y a los niños.Por ello, uno de los objetivos del tabasqueño es reunirse con los líderes de ambos grupos para buscar una conciliación.

“Yo lo que quiero es que se concilien las partes, porque hay mucho encono. Vamos primero a conciliar a los maestros, vamos a conciliar a padres de familia y a quienes quieran participar, y todos juntos vamos elaborar un plan educativo para mejorar de verdad la calidad de la educación”, dijo en un mitin en Puebla hace unos días.

Esta declaración se da en medio de los acercamientos que AMLO sostiene constantemente con el ala del SNTE vinculada a la ex lideresa Elba Esther Gordillo, y con quien abiertamente tiene una relación para apoyar su campaña. El ex secretario general del Sindicato y amigo de Gordillo Morales, Rafael Ochoa, ha acompañado a López Obrador en los mítines que organiza Morena en distintas entidades del país desde el inicio de la campaña. Su última aparición junto al candidato fue en Veracruz, uno de los bastiones de la Coordinadora. En el mitin, Ochoa arremetió contra la reforma educativa y la necesidad de transformar el sistema

“Si algo les duele a los maestros, si algo les pesa a los maestros en todo este sexenio es que hayan impulsado está mal llamada reforma educativa como un pretexto de mejorar la educación, pero causaron un daño al maestro. Eso no se los perdona nadie. Seguramente el primero de julio, cada maestro en la intimidad de la casilla y la boleta electoral se va a acordar de eso y se la van a cobrar”, dijo en aquel momento durante su intervención.

Los acercamientos de AMLO con todas las fracciones del sindicato magisterial también han despertado suspicacias entre las distintas corrientes que hay dentro del organismo, pues busca un acercamiento con la disidencia que siempre renegó de Elba Esther Gordillo y su equipo, con quien también ha establecido lazos, y al mismo tiempo busca una conciliación con la dirigencia del SNTE, la cual ha apoyado abiertamente al candidato del PRI.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close