Investigaciones especiales

Por su militancia priísta, el SUTERM recibió mil mdp este año electoral

En pago a establecer en sus estatutos como obligatoria la afiliación de sus miembros al PRI, su dirigente Víctor Fuentes del Villar recibió un trato especial del ex director de CFE y ex líder, Enrique Ochoa Reza, como el fleteo de vuelos especiales con cargo a la empresa productiva; tras la derrota del PRI, ahora publica desplegados apoyando al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador

A Víctor Fuentes del Villar, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM), le dieron más de mil millones de pesos en plena época electoral para la construcción de viviendas de sus trabajadores que laboran en  la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quienes por estatuto están afiliados al PRI y tienen la obligación “de apoyar las candidaturas de elección popular de su partido”.

“La cantidad destinada a la constitución y funcionamiento del Fondo de Habitación y Servicios Sociales de los Trabajadores Electricista) es de 7 mil 600 millones de pesos más las recuperaciones de los créditos”, revela el Contrato Colectivo del Trabajo 2018-2020.

En el acuerdo laboral anterior firmado entre la CFE y SUTERM había en el fondo unos 6 mil 576 millones de pesos, los cuales se incrementaron con una sola firma de directivos de la empresa productiva del estados, según la documentación consultada por Reivindicación Sindical (RS). Es decir, en año de elecciones se buscó asegurar el apoyo corporativo al PRI.

El Fondo es una Institución creada por la CFE y el SUTERM con el propósito de contribuir a la solución del problema de la habitación de los trabajadores otorgándoles financiamiento para la adquisición, construcción, remodelación, ampliación o reparación de casas-habitación y liberación de gravámenes hipotecarios constituidos sobre casas adquiridas por los trabajadores.

El sindicato fue creado el 20 de septiembre de 1972, tras la fusión del Sindicato de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (STERM), encabezado por Rafael Galván, y del Sindicato Nacional de Electricistas, Similares y Conexos de la República Mexicana (SNESCRM), dirigido por Francisco Pérez Ríos.

La fundación del SUTERM produjo una de las peores represiones oficiales en contra de la Tendencia Democrática de Rafael Galván, a quien el gobierno de Luis Echeverria  reprimió para entronizar a Leonardo Rodriguez Alcaine,  “La Güera”,  con el apoyo de la CTM, entonces dirigida por Fidel Velázquez. De tal forma  que el sindicalismo independiente quedó anulado en la naciente organización.

A la muerte de Leonardo Rodríguez Alcaine,  el 6 de agosto de 2005, automáticamente subió al trono  su sobrino, Víctor Fuentes del Villar tomando posesión como  secretario general del SUTERM por 11 votos del Comité Ejecutivo. La unción de Fuentes del Villar se dio sin la realización de una asamblea o consulta de los trabajadores ni de un  Congreso Extraordinario como lo determina el estatuto del órgano sindical.

Llegó al poder bajo el pretexto de una reestructuración del comité del Sindicato. El sobrino de la Güera Alcaine, quien fue secretario general de la CTM, se realizó en el XV Congreso Nacional del SUTERM realizado en noviembre de 2006.

Al momento de la entrega de los recursos al Fondo, Enrique Ochoa Reza, era presidente del PRI y a principio del sexenio de Enrique Peña Nieto fue nombrado como director general de la CFE hasta julio de 2016, cuando renunció a su cargo por irse por un sueño político.

“Durante este tiempo he tenido el privilegio de servir en una de las grandes instituciones del Estado de Mexicano, la cual debe su fuerza al talento y capacidad de sus trabajadores y técnicos”, señaló Ochoa Reza el día en que abandonó  la CFE para irse a preparar la candidatura presidencial de José Antonio Meade Kuribreña, aspirante presidencial por el PRI, PVEM y Panal que terminó en el tercer lugar de las preferencias electorales.

Entre las facultades y obligaciones del secretario de Acción Política de SUTERM  están el trabajar en forma sistemática, a favor de la afiliación individual de los miembros del sindicato al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Otra de las exigencias  determinadas en el estatuto de la organización está en demandar de los trabajadores una militancia activa en el partido, y en la política nacional de acuerdo con los principios de la Revolución Mexicana.

Es decir “cuidar de que los trabajadores apoyan las candidaturas a puestos de elección popular, que sostenga el Partido Revolucionario Institucional”, dice el documento aprobado por Fuentes del Villar  y otros integrantes del Sindicato el 12 de noviembre de 2014.

Los afiliados al sindicato también pueden demandar del Partido Revolucionario Institucional, el cumplimiento de su declaración de principios, programas y estatutos, así como solicitarle su solidaridad para los problemas obreros.

Otra de las obligaciones  de los socios base del sindicato es cumplir con sus deberes ciudadanos, actuando siempre de conformidad con el ideario de la revolución, y afiliarse al partido a que pertenezca la Confederación de Trabajadores de México (CTM), cuyo secretario general Carlos Aceves del Olmo, es  quien llega por ese instituto político al Senado de la República.

“En cumplimiento de los Estatutos de la Confederación de Trabajadores de México, el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana, milita en el Partido Revolucionario Institucional, y sus miembros, en lo individual, tienen la obligación de afiliarse al mismo Instituto Político”.

En consecuencia, todas las Secciones y Delegaciones deberán participar en las actividades de los Comités Municipales, Regionales, y Estatales del PRI, en sus respectivas áreas.

Al sindicato priista, como se definen en su estatuto, también le dieron una bolsa 92 millones de pesos en los últimos tres años en donaciones por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), dinero que fue invertido en diferentes ciudades de la República Mexicana.

Hace apenas unos días, la  convicción partidista del SUTERM hacia el PRI parece haberse quebrado al publicar un desplegado de apoyo al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador. Será interesante saber si el sobrino de la “Güera” Rodríguez Alcaine ya piensa en cambiar sus estatutos para establecer ahora la afiliación forzosa a Morena.

VUELOS PRIVADOS PARA LA CORRUPCIÓN

Víctor Fuentes del Villar, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM), y a su esposa Ana Olivia Coello Eboli, pidieron prestado el avión alquilado a la Comisión Federal de Electricidad, cuando era dirigida por Enrique Ochoa Reza, para realizar un viaje de fin de semana a Acapulco.

“El avión con matrícula XC-CFE fue usado el 3 de enero de 2015 para el traslado de los funcionarios: Víctor Fuentes del Villar y Ana Olivia Coello Eboli”, revela un bitácora de vuelos de la Unidad de Transportes Aéreos (UTA) de la CFE.

Ambos pasajeros dijeron ser funcionarios del SUTERM, un sindicato donde están afiliados unos 58 mil trabajadores, según la bitácora de vuelo de avión que  dejó de ser detallada a la salida de Enrique OChoa Reza para el PRI.

Ochoa Reza renunció el 8 de julio de 2016  a la dirección de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuatro días  después fue elegido como presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El vuelo del líder sindical se hizo en un día inhábil y fue solicitado por Jefe del Departamento de Operaciones de la UTA y autorizado por el Jefe de Oficina de la Unidad de Transportes Aéreos, quienes carecían de facultades para solicitar y autorizar el vuelo, advierte la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

La CFE a no proporcionó información alguna para aclarar los gastos erogados por 81 millones de pesos, que se integran por costo diario del avión, servicios aeroportuarios, combustible y sueldo de la tripulación, señala el organismo a cargo de David Colmenares Páramo.

“Se presume un probable daño o perjuicio o ambos al patrimonio del Comisión Federal de Electricidad, por 81 millones 754 mil pesos”, asegura la ASF.

Agrega que no se justifican los gastos del día en que se proporcionó el servicio de transporte aéreo al personal sindicalizado, ya que se dio en un día inhábil en la Ruta Toluca-Acapulco-Toluca.

“El vuelo fue solicitado y autorizado en ausencia del Titular de la UTA, por los Jefes de Departamento de Operación y de Oficina de la Unidad de Transporte Aéreos, respectivamente”, reiteran los auditores.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close