Con la puerta abierta

Rapiña política

Al margen del forcejeo que protagonizan los partidos políticos para disputarse los cargos derivados de la más reciente elección, lo realmente importante es el manejo de millonarios presupuestos.

Cierto que hay otros aspectos relevantes que la sociedad considera prioritarios, pero eso poco les importa a ellos. La disputa es por el dinero y los posicionamientos grupales.

La rapiña adquiere carta de naturalización y acta de nacimiento.

En este terreno, amenaza la incertidumbre en la economía nacional, debido a que muchos de los problemas estructurales están presentes y  se considera que hay políticas erráticas en el Ejecutivo Federal.

Nadie podrá negar que está presente un fenómeno que refleja un genuino malestar colectivo. Concretamente por la situación política que se expresa como un desencanto hacia los actores políticos y las instituciones.

Hay quienes hacen diagnósticos de una severa crisis en todos los ámbitos, es decir en los entornos económico, político y social.

Debe reconocerse que esa intranquilidad prevaleciente en el país, juega un papel determinante en los actos de gobernabilidad y la legitimación de las acciones gubernamentales.

Es altamente cuestionado el peligro que representa la falta de una dinámica ágil en la toma de decisiones. Pareciera que tras la derrota, hay un letargo institucional y que se tiene especial interés en dejar vacíos que agravan la situación.

Empiezan a propalarse versiones de que se fortalecen mecanismos gubernamentales para imponer un sistema autoritario que se ampare en sistemas represivos.

Nada grato el panorama que se pinta. Una desestabilización no es grata para nadie.

Saltan a la vista que factores como el pluralismo y la alternancia, han sido desplazados para sembrar entre la población el encono, la rabia y la sed de venganza.

Temas centrales como la democracia, han dejado de ser referentes para ser sustituidos por argumentos ligados a la corrupción, los sobornos, los fraudes y la encarcelación derivada de raterías.

Queda lejana la imagen de que los cambios institucionales en el proceso para acceder al poder, deben acompañarse de propuestas y proyectos que permitan ejercer el poder en las nuevas circunstancias.

Poca referencia existe con relación al México que requiere, y necesita, un nuevo modelo de sistema político, basado en un federalismo real.

A todo ello debe sumarse la fallida estrategia en la que es fácil detectar un severo distanciamiento entre la sociedad y los nuevos modelos de ejercer el poder.

Esa irritación adquiere mayor intensidad cuando se tiene presente que al inicio de su gestión el Presidente Peña Nieto generó expectativas  que al final resultaron fallidas.

Saltan a la vista controvertidos temas como la seguridad, la justicia, y la lucha contra de la delincuencia y la corrupción.

Es evidente la falta de jueces imparciales y que tengan  la posibilidad de llamar a cuentas a todas y cada una de las autoridades constituidas así como a los ciudadanos en general.

Hechos recientes demuestran la falta de jueces confiables con resoluciones legítimas y creíbles. De facto contamos con un Estado de Derecho cuestionado y vilipendiado.

Cada día crece la imperiosa necesidad de combatir la impunidad, para sustituirla por valores en los que predominen el  respeto, la honestidad, la confianza y la honorabilidad.

CERRADURAS Y CANDADOS

Terrible tormenta la desatada por el nombramiento de Manuel Bartlett Díaz como director de la Comisión Federal de Electricidad. Le fue revivido un pasado en el que la muerte de Manuel Buendía y la caída de los sistemas electorales en 1988, se convirtieron en obuses de necesaria mortalidad. Y lo que falta….Cuentan los chaneques que Graco Ramírez Garrido Abreu, casi exgobernador morelense, empaca para irse a radicar en el extranjero, seguido de su hijastro Rodrigo Gayosso Cepeda. Éste, aseguran, busca disfrutar las cuentas bancarias que tiene depositadas fuera del territorio nacional…Presidente habemus, Andrés Manuel López Obrador ya tiene en la bolsa su constancia como Presidente Electo. Ahora vendrán complicaciones al tomarse algunas posturas oficiales en cuanto a las acciones gubernamentales. Hay un gabinete de entelequia y de palabra, pero que ya actúan como si tuvieran en sus manos los manejos presupuestales…Cuidado, mucho cuidado, con las hordas de malvivientes que ya se sienten intelectuales y parte de un sistema al que no aportan nada. Son un peligro viviente.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close
Close