Investigaciones especiales

Diez millones de empleos se perderán en México por la Inteligencia Artificial

Un análisis de la embajada británica establece que con la llamada Revolución 4.0 de Inteligencia Artificial el avance de la robótica y no la crisis económica, será causa directa del desempleo en el país

La Revolución 4.0 con la Inteligencia Artificial y sus procesos de automatización provocará, en las próximas dos décadas, afectaciones en 9.77 millones de todos los empleos del país. Sólo en los siguientes cinco años, 1.54 millones de plazas laborales resentirán modificaciones, concluye un estudio elaborado para la Embajada Británica en México.

El documento, denominado “Hacia una Estrategia de IA en México: Aprovechando la Revolución de la IA”, estableció que de acuerdo con mediciones de PwC y McKinsey, los sectores “particularmente susceptibles a la automatización” son la manufactura, la construcción, la minería, los servicios de alojamiento y servicios, la industria automotriz, los servicios de salud y los financieros. El 19 por ciento de los empleos del país en los veinte años que vienen, resultarán afectados como consecuencia de nuevos procesos de producción.

La industria manufacturera, el sector económico más grande con una aportación del 20 por ciento al PIB (Producto Interno Bruto) en 2016, y que genera 2.8 millones de empleos, es la más vulnerable a cambios frente a nuevas tecnologías, por lo que en base a estimaciones de McKinsey, el 64 por ciento de las horas hábiles globales “pueden ser automatizadas”, por lo que representa un riesgo para el país, debido a que si mediante nuevos procesos es “lo suficientemente barata” para que sea más rentable producir en Estados Unidos sin la mano de obra mexicana, su reubicación fuera de México representaría “una pérdida de capital” de gravedad mayor.

El trabajo, realizado para la Embajada Británica en México, financiado por el Fondo de Prosperidad, creado en noviembre de 2015 y que estima inversiones por algo más de 50 millones de libras esterlinas en nuestro país para impulsar el crecimiento incluyente y la reducción de la pobreza. Participó en la elaboración Oxford Insights -especializada en IA- y C Minds, agencia de innovación de impacto que diseña e implementa estrategias de desarrollo económico y social para países en vías de desarrollo.

Entre las sugerencias a las que el estudio llegó, destaca que México debe invertir ahora en Inteligencia Artificial, a fin de convertirse en uno de los diez primeros países en el mundo en ofrecer una estrategia nacional, junto al Reino Unido, Canadá, China, los Emiratos Árabes Unidos, Singapur, Corea del Sur, Francia y Japón. Según sus estimaciones, mediante la automatización se ayudaría a mejorar los servicios para el 80 por ciento de los mexicanos con menores ingresos, incluidos salud y educación.

Según las expectativas obtenidas, el segundo sector con mayor impacto del empleo por el desarrollo de nuevas tecnologías, será la construcción, la cual genera 1.74 millones de fuentes de trabajo, con una automatización del orden del 41.08 por ciento, por encima, porcentualmente, incluso del 33.71 por ciento de la industria manufacturera.

La industria minera automatizará al 33.12 por ciento de los 210 mil empleos que genera, con un impacto social y económico menos severo, por el tamaño más pequeño del número de fuentes laborales que genera.

El pronóstico es que las cinco ramas productivas más afectadas, por cuanto a las plazas que pueden ser afectadas por el desarrollo de la IA, son las siguientes: la industria manufacturera con 2 millones 809 mil 944 empleos automatizables, la construcción con un millón 653 mil 336, el comercio mayorista y minorista con un millón 653 mil 336, la agricultura con 942 mil 705 y los servicios de alojamiento con 725 mil 92 plazas que sean impactadas.

En contraparte, los sectores menos vulnerables por el número de empleos que pudieran ser automatizados, son: gerencia y autoempleo, con 29 mil 448 plazas automatizables, información y comunicación con 32 mil 382, artes, entretenimiento y recreación con 42 mil 769, actividades financieras y seguros con 47 mil 47 y servicios educativos con 51 mil 401.

Ahora bien, en cuanto a género, los hombres son los que en la actualidad ocupan los empleos con mayor riesgo de automatización, con poco más del doble que las mujeres.

En efecto, de las casi 9.8 millones de fuentes de trabajo que sufrirán afectaciones ante nuevos procesos productivos de la IA, unos 6 millones son ocupados por el sexo masculino, en tanto que sólo 2.8 millones corresponden a féminas, aun cuando porcentualmente implican 12.8 y 5.53 por ciento respectivamente.

Una explicación a lo anterior, es que el sector femenino en los subsectores en los que ocupan un porcentaje más alto del empleo, existe un riesgo “relativamente bajo” de automatización, como es el rubro de los autoempleados (definido como gerencia y autoempleo y que incluye el trabajo doméstico) en el que representan 90.51 por ciento y con una afectación estimada en 1.25 por ciento en riesgo de automatización.

El subsector en segundo sitio con mayor presencia de mujeres en puestos de trabajo, es salud y trabajo social con 67.41 por ciento, con una posible afectación por automatización del 6.74 por ciento; el tercero corresponde a servicios educativos con una presencia de 63.78 por ciento de féminas y un riesgo de 2 por ciento; el cuarto es el enfocado a servicios de alojamiento y de alimentos, con 59.05 por ciento y 18.75; y el quinto a comercio mayorista y minorista que utiliza 51.84 por ciento de mano de obra femenina y 1.25 por ciento de posibilidades de ser automatizado.

En contraste, la industria de la construcción con una presenciar de 96.9 por ciento de hombres, tiene 41.08 por ciento de probabilidades de sustitución por las nuevas tecnologías, seguido del transporte y almacenaje con 91.84 por ciento de plazas ocupadas por el género masculino con un riesgo del 26.97 por ciento de cambio; el tercer puesto lo ocupa la agricultura con 89.58 y 14.25; en cuarto lugar se sitúa la minería con 88.22 y 33.12 respectivamente; y el quinto sitio corresponde a artes, entretenimiento y recreación con 71.60 por ciento de empleos del género masculino y 9.30 por ciento de vulnerabilidad.

El hombre representa el 68.1 por ciento de la fuerza laboral formal del país, en tanto las mujeres significan 38.2 por ciento. “Existe un correlación entre la proporción de trabajadores hombres en un sector y un mayor riesgo de automatización del trabajo” establece el documento.

“La clase inútil”

La Revolución 4.0, con la Inteligencia Artificial concretada en la robotización, el big data, el Internet de las Cosas (Idc), Blockchain y las demás innovaciones tecnológicas, es causa, a nivel mundial, de polémica sobre las consecuencias que pudiera tener en materia de desempleo. El escritor israelí Yuval Noah Harari -su obra más reconocida “De animales a dioses”- utiliza el término “la clase inútil” para referirse al grupo social permanentemente desempleado y al que la sociedad deberá mantener.

En un artículo en el periódico español El País (domingo 30 de septiembre), Moisés Naim analizó las dos posiciones en torno a los efectos en materia de empleo que pudiera tener la IA: los que consideran que al igual que la Revolución Industrial abrirá posibilidades inéditas; y quienes predicen que las nuevas tecnologías representan  una de las principales amenazas de los tiempos actuales.

Y es que, como el economista austroestadounidense Joseph Alois Schumpeter (fallecido en 1950, profesor en la Universidad de Harvard y estudioso del ciclo económico en cuanto a las innovaciones), quien utilizó el término “destrucción creativa” como una manera de clasificar las transformaciones y sus consecuencias. El articulista recuperó esas dos definiciones, en una conclusión contundente:

“Pero, si esta vez es diferente y los nuevos empleos no aparecen a tiempo, estaremos enfrentando uno de los mayores retos de este siglo. Por eso es urgente ir pensando en qué hacer si eso sucede”.

Ellas, más vulnerables

De acuerdo con un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI), citado por El País (miércoles 10 de octubre), en los 28 países que integran la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) y Chipre y Singapur, ante la robotización, el trabajo de las mujeres es más vulnerable frente a los hombres, por lo que estimó en unos 28 millones de femeninas cuya actividad está amenazada por el desarrollo de la tecnología en las próximas dos décadas.

México forma parte de la OCDE y por tanto está dentro de la expectativa que el empleo desarrollado por ellas enfrenta un 70 por ciento de posibilidad de ser impactado por la Inteligencia Artificial. En todo el mundo se estima que sumarán unos 180 millones, de ese tamaño es el impacto.

Es estudio, realizado por cuatro investigadoras, pronosticó que el 11 por ciento de las trabajadoras “corren el riesgo de perder su trabajo por las máquinas, mientras que en el caso de ellos es del 9%”.

Es importante destacar que al ser más los hombres que las mujeres en el trabajo, cuantitativamente la cifra de ellos que corren peligro por la automatización es ligeramente mayor al de ellas. Para el FMI el mayor riesgo en el caso de las mujeres se localiza en puestos de poca cualificación como puntos de venta, oficinas y servicios.

Y es que las mujeres hoy en día tienen todavía una baja presencia en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, “sectores -citó el rotativo español- en los que el Cd, vio tecnológico puede ser complementario con las habilidades humanas”.

Y advirtió: “creemos que la transformación digital va a aporta más flexibilidad en el puesto de trabajo”. Es lo que se conoce como “big economy”, en el que será necesaria la constante actualización y los empleos carecerán de estabilidad.

Futuro del trabajo o trabajo del futuro

En China se espera que antes de finalizar en octubre, inicie la comercialización de autos voladores. De concretarse esa expectativa, entraremos a la etapa pronosticada por  la historieta televisiva de Los Supersónicos (The Jetsons), creada en 1962 por Wlliam Hanna y Joseph Barbera, ambientada en 2062 con aerocoches. Fue la primera, en su género, en proyectarse a color.

La empresa china Terrafugia -dueña de las firmas Volvo y Lotus-, desarrolla un vehículo capaz de convertirse, en un minuto, en un avión para dos pasajeros que aterrizará y despegará de manera vertical. La preventa deberá iniciar, de acuerdo con los planes, en Estados Unidos.

Ahora bien, Inteligencia Artificial en nuestro país, según el estudio de la embajada británica, ha sido utilizada en el mejoramiento de servicios públicos, como el transporte, incluido el metro de la Ciudad de México, en el que estudiantes de doctorado de la UNAM, analizaron la dinámica del flujo de pasajeros y establecieron una estrategia en simulaciones por computadora para reducir el tiempo de ascenso y descenso de pasajeros; se montó un plan piloto en la estación Balderas, que posteriormente se adoptó en otras 14 como consecuencia del éxito alcanzado y mejoró entre 10 y 15 por ciento en el flujo. Obtuvieron el primer lugar en un concurso de innovación convocado por la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del gobierno capitalino y el Sistema de Transporte Colectivo.

Pese al potencial que el país tiene en el desarrollo tecnológico, de las 500 mejores instituciones académicas y de investigación en el mundo, sólo cuatro se encuentran en México, mientras Brasil tiene ocho; y de 312 instituciones relacionadas con la investigación en América Latina, 66 se encuentran aquí y 131 en el gigante sudamericano.

En ese mismo rubro, México tiene 20 maestrías en ciencias de la computación -3 de estándar internacional- 12 doctorados -1 de estándar internacional-. En Inteligencia Artificial contamos apenas con 3 maestrías  y 1 doctorado -ninguna con estándar internacional-.

En ciencias de la información contamos con 6 maestrías y 4 doctorados -ninguna de estándar internacional- y en electrónica y telecomunicaciones tenemos 30 maestrías -3 de estándar internacional- y 17 doctorados -1 con estándar internacional-.

El estudio de la IA en nuestro país, incluyó información sobre el primer Índice de Preparación Gubernamental de IA, realizado por Oxford Insigths en diciembre de 2017, sobre el posicionamiento de los países de la OCDE para aprovechar los beneficios de la Inteligencia Artificial en la prestación de servicios públicos, en el que nuestro país ocupó el lugar 22 de 35 naciones.

Ese índice incluyó tres grandes rubros: reforma del sector público, economía y habilidades e infraestructura digital. En el subgrupo “habilidades tecnológicas” e innovación nos situamos en el nivel 35 y en “digitalización” ocupamos el sitio 33; sólo en “datos disponibles” con el puesto 5 y “capacidad de datos” en el 9 obtuvimos las mejores calificaciones.

Una conclusión interesante del estudio, es que “la disponibilidad de datos de alta calidad es una condición previa esencial para la implementación de la IA, este es un indicador muy positivo de la preparación de México para la adopción generalizada de la IA”.

El estudio hace una serie de recomendaciones para los gobiernos saliente y el entrante, las cuales analizaremos en una entrega posterior.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close