La piel del camaleón

Los éxitos jurídicos de Alejandro Velázquez Méndez 

A finales de la década de los noventa, el abogado Alejandro Velázquez Méndez estudiaba la fórmula jurídica que les permitiera, a poco más de 500 controladores de tránsito aéreo del país, integrar un nuevo sindical gremial. Parecía una misión imposible, debido asume la ley burocrática en su artículo 68 establece que en cada dependencia sólo puede haber un sindicato.

Los controladores aéreos, a disgusto con la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que mantenía una posición de indiferencia frente a la problemática laboral que enfrentaban con el organismo desconcentrado Servicios a la Aeronavegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM), habían buscado apoyo para su aventura.

El abogado Velázquez Méndez, cuando les escuchó que entre sus acciones de lucha portaban un gafete rojinegro para protestar por la intención de recortarles su tiempo de descanso durante la jornada laboral -por los niveles de stress al que están sometidos-, les dijo que era una acción intrascendente, que hiciesen valer la fuerza de la importancia de su actividad y emprendieran, por ejemplo, manifestaciones.

En mayo de 1996 trabajadores adscritos al Centro de Control,Terminal y Torre México se manifestaron frente a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, SNTSCT y el SENEAM. Una década antes se tenían antecedentes que habían paralizado labores en Mazatlan, Puerto Vallarta y Cancún, también por problemas laborales.

Interesante por demás que de los pocos que los escucharon, fue la maestra Elba Esther Gordillo, entonces secretaria genera de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), quien les concertó una cita con el secretario de Comunicaciones y Transportes, Carlos Ruiz Sacristán, y con el presidente del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCyA), Pedro Ojeda Paullada.

Pese a los desalentadores pronósticos, constituyeron un nuevo sindicato, al cual el TFCyA le negó, en diciembre de 1997, el reconocimiento gubernamental. Tramitaron un amparo que les concedió la razón, impugnado mediante la revisión por el gobierno federal.

El 11 de mayo de 1999, la Suprema Corte de Justicia de la Nación estableció la jurisprudencia XLIII\99, al ratificar en su favor el amparo para que se les otorgará el reconocimiento gubernamental del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (SINACTA), lo que ocurrió al mes siguiente.

La argumentación jurídica del abogado Velázquez Méndez, quien esgrimió el Convenio 87 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), fue fundamental para que se estableciera la libertad sindical en el país. El artículo 68 fue declarado inconstitucional y terminó la etapa de la unicidad sindical en las dependencias públicas.

La gestión sindical concluía unos meses después, por lo que el abogado concluyó que la limitante de tres años, y en especial la imposibilidad de la reelección prevista por el artículo 75 de la ley burocrática, vulneraba la fracción X del apartado B del artículo 123 constitucional.

Para ello, los controladores aéreos en una asamblea extraordinaria reformaron el estatuto e introdujeron, por vez primera en el país, la gestión de seis años entre los trabajadores del Estado. De nuevo el TFCyA les negó el reconocimiento, por lo que en diciembre de 1999 lograron por la vía del amparo revertir el laudo, el cual al tramitar la Secretaría de Gobernación la revisión, propició que en junio del 2000 el pleno de la Corte lo ratificara en su favor.

Todavía más, en marzo del 2007, lograron nuevamente por la vía del amparo, que la Corte ordenara al TFCyA, emitiera un laudo en el que obligará al titular de la SCT fijar condiciones generales de trabajo exclusivas para ese sindicato gremial.

Por todos esos logros en materia jurídica, el licenciado Velázquez Méndez es reconocido como uno de los abogados laboristas más importantes del país, a lo que contribuyó a consolidar un juicio que en 2014 ganó para la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), en contra del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que pretendía ocupar todas las representaciones de los trabajadores en los órganos de gobierno del ISSSTE.

Sólo que Velázquez Méndez en su juventud tenía otros éxitos en materia musical: pianista integrante del grupo musical Los Hooligans, con el que dejó éxitos conocidos y reconocidos como “Despeinada”, “Judy con disfraz”, “Bat Mastersons”, “Al final” y autor y coautor de varios temas.

Los Hooligans son, junto con muchos grupos de la década de los sesentas, los antecedentes inmediatos del rock and roll, aún cuando en realidad representan la etapa de transición con el twist.

Se trata, pues, de un hombre triunfador, con quien me une amistad que ya se prolonga por más de veinte años.

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close