Trabajadores extraordinarios

Los músicos ante la nota discordante de la seguridad social y el empleo

no tienen los beneficios de la seguridad social, lo que los orilla a buscar sus propios recursos para acceder a servicios médicos y otras prestaciones

A Víctor Guzmán González, dirigente del sindicato de músicos,  el talento artístico le viene de abolengo: su abuelo y su padre le heredaron la armonía musical desde la cuna; de hecho, recuerda  que cuando niño se arrullaba por  las noches  con el melodioso  sonido de la trompeta, en las horas de ensayo de su progenitor,  Don Víctor Guzmán Samoya, quien por muchos años formó parte de la orquesta del director francés, Paul Mauriat, en sus giras internacionales.

Obligado  por su progenitor a cursar una carrera paralela a la de los pentagramas, el actual líder  de unos 8 mil músicos a nivel nacional, se graduó como odontólogo en la UNAM al tiempo que aprendió la ejecución del bajo eléctrico. De hecho, comenta en su charla con RS, la profesión musical “es una de las más celosas y de las más ingratas”, porque exige capacitación permanente pero no así una estabilidad laboral.

Revela que los músicos son trabajadores eventuales, lo que hace su vida “muy complicada y difícil” al no tener acceso a la seguridad social ni a un patrón fijo que en una relación contractual normal aportaría recursos para las Afores  y otras prestaciones como el INFONAVIT.  “Es casi imposible que asuman estas responsabilidades cuando te contratan por una presentación o por horas”. Además, resalta, hay temporadas en las que desafortunadamente hay compañeros que se quedan sin trabajar por quincenas y hasta meses. “Por eso –reflexiona–, aterrizar la seguridad es una de las partes que más nos preocupa”.

Precisa entonces: “Somos un sindicato porque debemos tener una figura jurídica, pero realmente somos una asociación de músicos donde buscamos protegernos y buscar el mayor número de beneficios posibles”.

Reelecto en enero del 2018 para seguir al frente del Sindicato Único de la Música y el Espectáculo (SUTM-SUTME),  por un segundo cuatrienio,  Guzmán González señala que en su gremio se han aplicado desde hace años algunos de los postulados planteadas en la nueva Reforma Laboral como son la transparencia en la rendición de cuentas a sus miembros y el voto universal y secreto para elegir a sus representantes.

Opina que en el nuevo contexto laboral que experimenta el país debe considerarse un reparto más equitativo de la riqueza entre los trabajadores y los patrones. “No podemos olvidar que quién invierte su dinero es el empleador, pero la parte que lo hace producir es el trabajador”.

En su calidad de músico acompañó en sus giras a artistas como el desaparecido Raúl Vale y recuerda con nostalgia la década de los 80s cuando la vida nocturna en la Ciudad de México era intensa y ofrecía innumerables oportunidades de empleo a sus compañeros; por ello, añade que una de las prioridades en su nuevo periodo es buscar contactos con las autoridades para buscar la forma de reactivar la vida nocturna y abrir nuevas fuentes de empleo a su gremio.

Añade: “Me he dedicado a recorrer las alcaldías para ver cómo podemos meter el danzón que es tan popular;  hay algunas que nos apoyado como lo es la de Coyoacán, pero tratamos de que sean otras más las que nos brinden su solidaridad para que haya más ocupación para los músicos”.

“Soy un firme creyente de que la negociación y el diálogo son las mejores herramientas que tenemos para poder llegar a acuerdos “, razón por la cual, detalla, ha establecido convenios con empresas como Televisa para obtener dos programas en su barra de programación donde participan y tienen un escaparate sus compañeros, como son: Reventón Musical y Los Mejores Músicos, pero además, en los salones propiedad de su sindicato como el Gran Forum y el Salón Zafiro, organizan bailes para que sus compañeros puedan tener un ingreso.

Como Presidente del Consejo de la Música en México tiene varios proyectos para llevar a otros países el talento musical y el folclor de nuestro país. “Tenemos una riqueza cultural impresionante pero nos dedicamos más a difundir todo lo que llega de fuera a que difundir lo que tenemos  y perdemos de vista que en el mundo podemos captar un gran mercado que podemos aprovechar”.

Refiere  el éxito que tuvo la muestra cultural y musical realizada en la ciudad rusa de Perm y el interés que despertó en las universidades de Brasil el aprendizaje  del mariachi, pues curiosamente en el país sudamericano no lo conocen. “Llevamos al mariachi juvenil de Tecatitlán para que diera clase a los estudiantes de música, lo cual les pareció muy interesante”.

“Empero –dice–, hubo una pequeña limitante: en Brasil no existe el tololoche que es de los instrumentos clásicos de la música mexicana y se tuvieron que mandar de México algunos instrumentos para que pudieran aprender los estudiantes brasileños”.

Indica que en el extranjero hay  músicos mexicanos como los guitarristas Roberto Arballo y Cristóbal López o  el trompetista Jesús López, que son reconocidos por su gran talento y que al igual que ejecutantes de grupos como la Sonora Santanera o Los Ángeles Azules, forman parte del sindicato de músicos.

Añade el dirigente que a través de del Instituto de Capacitación Musical de su organización se busca apoyar a los músicos mexicanos, buscando que la ejecución musical sea una profesión y no un oficio pues la Secretaría de Educación Pública (SEP), expide un reconocimiento oficial tras cursas la carrera de cuatro años como técnico profesional.

Víctor Guzmán detalla que su primer cargo dentro del SUTM-SUTME –organismo  perteneciente a la CTM–,  fue como Secretario Adjunto de Finanzas para después llegar a la titularidad de esta cartera y más tarde a la Secretaría de Organización para de ahí brincar como candidato a la Secretaría General donde encabezó una planilla única gracias al trabajo de su antecesor, Armando Báez, quien logró una saludable cohesión entre el gremio.

“La votaciones se hacen porque están marcadas en el estatuto y permiten el registro de varias planillas, pero creo que como en todo no puedes engañar a la gente porque ella es la que te pone o te quita y se da cuenta  cuando trabajas  y cuando no. Hubo ocasiones en que  se registraron hasta cinco planillas, pero en los últimos años  la escasa disidencia no ha podido conformar siquiera una planilla”.

Al no tener acceso a la seguridad social el sindicato de  músicos  ha debido generar durante los últimos 28 años, mecanismos para allegarse recursos con el fin de brindarle a sus agremiados  servicios médicos y de farmacia, lo que implica no bajar la guardia y seguir adelante en el día a día, expresa  con buen talante este hombre que a sus 60 años,  lucha por mayores espacios laborales para sus compañeros, dándose tiempo para concluir su maestría y doctorado en Alta Dirección, en la rama administrativa, pidiendo a las autoridades no olvidar que “la música es una de las herramientas más poderosas que existen para acabar con todos los malos hábitos”, razón por la que debe ser apoyada.

Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close