El personaje

Ausencia que duele

Controvertido y juzgado de sobra, Fidel Velázquez Sánchez fue punto de equilibrio para el sistema político mexicano.

Un negociador que, a pesar de las críticas con y sin fundamento, se convirtió en defensor de la clase trabajadora.

El pasado 24 de abril fue su cumpleaños. Nació hace 119 años, murió a los 97 de los cuales la mayor parte estuvo entregado a la defensa de los obreros. 

Te puede interesar: Pedro Haces, el sindicalista que apuesta por la protección de los patrones

La prensa internacional lo definió en su momento:

The Washington Post consideró que Velázquez convirtió a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), que dirigió casi medio siglo, y al movimiento laboral en general en un pilar clave de la sociedad mexicana.

“Fue el soberano de puño de hierro del sindicalismo mexicano”: New York Times

Los principales diarios de Estados Unidos difundieron la muerte del veterano líder obrero mexicano Fidel Velázquez, con referencia a su sentido del humor y su estilo para dirigir la mayor central obrera de México.

Los periódicos The New York Times, The Washington Post, Los Angeles Times y La Opinión mencionaron el papel que en sistema político mexicano desempeñó Velázquez.

También puedes leer: CTM defenderá la autonomía sindical por vía legal

“Fidel Velázquez, el titán mexicano, muere a los 97 años”, fue el titular del obituario del líder sindical publicado en The New York Times, que lo calificó como “el soberano de puño de hierro del sindicalismo mexicano por más de 50 años”.

El diario neoyorquino hizo un largo recuento biográfico de Velázquez, a quien atribuyó un papel importante en la consolidación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, adoptado en 1994 por México, Canadá y Estados Unidos.

The New York Times destacó el lado humorístico de Velázquez y dijo que sus ruedas de prensa semanales de los lunes “se convirtieron en un sello del periodismo mexicano”.

Los diarios californianos Los Ángeles Times y La Opinión coincidieron en que Velázquez era uno de los baluartes del México contemporáneo.

Te puede interesar: Se sacude la CTM ante posible ruptura

Bajo el encabezado de “Muere prominente dirigente sindical de México a los 97 años”, Los Angeles Times consideró que la desaparición del veterano dirigente obrero es un acontecimiento que marca el fin de una era en el movimiento sindical mexicano.

Los diarios incluyeron diversos y encontrados comentarios sobre el eventual impacto de la muerte de Velázquez en los comicios mexicanos del mes próximo.

La herencia política, económica y de lucha sindical que dejó, fue dilapidada. La CTM ahora es el sepulcro.

La CTM empezó se fue en picada porque luego de la desaparición de su máximo líder, vino la agonía.

La Confederación de Trabajadores de México (CTM) nació durante el régimen cardenista como la organización que centralizaría a todos los sindicatos del país y como pilar del Estado en su función de regular la política económica.

También puedes leer: La irremediable agonía del PRI… y de la CTM

Fidel Velázquez asumió por primera vez la dirección de la CTM en 1941 y ejerció su liderazgo hasta casi terminar el siglo XX, cuando la declinación política de la poderosa confederación coincidió con su muerte.

Nadie que conozca la función que le tocó cumplir, podrá negar que Fidel Velázquez fue sinónimo de poder. Fundador de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), asumió su liderazgo desde 1941 y la dejó el día de su muerte, en 1997.

Fidel Velázquez Sánchez nació en San Pedro Azcapotzaltongo, hoy Villa Nicolás Romero, en el Estado de México, el 12 de mayo de 1900.

Hijo de Herlinda Sánchez y Gregorio Velázquez. En la hacienda del Rosario, en los límites con el Estado de México comenzó a trabajar como repartidor de leche. Pronto se involucró en la vida sindical.

En 1918 se fundó la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM). Su líder era Luis Napoleón Morones. Fidel Velázquez se inició en el sindicalismo en 1920.

Te puede interesar: Líder sindical de CTM colecciona coches de lujo

En 1979 recibió la medalla Belisario Domínguez otorgada por el Senado de República. El dictamen señaló que se le otorgaba por “su lealtad revolucionaria, materializando siempre la identificación y solidaridad de la CTM con los regímenes de la Revolución, de tal manera que esta central es una aliada permanente en las causas que la Nación demanda”.

Como si se tratara de un epitafio, En 1997, un mes después de su muerte, el viejo sistema comenzó su resquebrajamiento al perder las elecciones del gobierno de la capital del país y, tres años después, la presidencia de la República.

Fue fundador del Partido Revolucionario Institucional (PRI); partido por el que fue dos veces Senador (1946-52 y 1958-64)

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close