Del día

Los dos bandos del SUTGCDMX se declararon ganadores en la elección de la dirigencia

Sus opositores lo superaron numéricamente, pero con argucias sus escasos consejeros invocan una cuestionada toma de nota como presidente del SUTGCDMX hasta el 2023

En uno de los más accidentados congresos de que se tenga historia en el Sindicato Único de
Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCMDX), los dos grupos que disputan el
interinato que habrá de modificar los estatutos para elegir a su presidente por el método de
elección abierta, secreta y directa como lo establece la nueva Reforma Electoral, se declararon
vencedores en un evento que no tuvo ni pies ni cabeza.

Luego de casi cinco horas de desencuentros donde Juan Ayala Rivero y sus simpatizantes no
lograron superar numéricamente a sus adversarios que sumaron 75 consejeros contra apenas 49
del exiguo dirigente, los enfrentamientos derivaron en una disputa en el presídium por parte de
los seguidores de Ayala que al grito de ¡“toma de nota; toma de nota”¡, arrinconaron al líder de la
sección 21, Miguel Ángel Reyes Guerrero que presidía el evento, para obligarlo a aprobar la orden
del día con la dispensa de que Ayala Rivero rindiera su informe sobre el manejo de los recursos
sindicales.

Desde temprana hora, en las afuera de la sede sindical de Antonio Caso, los seguidores de ambos
bandos se apostaron en las aceras bajo el resguardo de un nutrido grupo de elementos de
seguridad de la policía capitalina. Se comentaba que la violencia podría irrumpir en cualquier
momento pues mientras Ayala se había arropado de grupos porriles del Politécnico, el grupo
disidente, tenía concentrados en al Monumento de la Revolución a un importante contingente de
la Sección Uno, de Limpia y Transporte, para entrar en acción para “lo que se ofreciera”. Por
fortuna, las cosas no pasaron a mayores, si acaso el quitar y poner mantas de la fachada sindical.

Al filo de la una de la tarde, la unidad que mantuvo este grupo durante el gobierno de Miguel
Ángel Mancera terminó en un irreconciliable divorcio cuando el grupo de Ayala dio por sentado
que había conseguido hacer valer una toma de nota que avalaba a su presidente para quedarse en
el cargo, con o sin Reforma Electoral, hasta el 2023. Nada de democracia a las bases, faltaba más.

Concitando a Kafka y a Ionesco de compañía, a esa misma hora, en el Tribunal Federal de
Conciliación y Arbitraje (TFCA), ni Juan Ayala ni sus abogados daban la cara para responder a la
demanda de nulidad de la Coalición del Frente Democrática, sobre la toma de nota que sus
incondicionales presentaban como su carta mayor en el Congreso.

En contraparte, los opositores que llevaban la propuesta de proponer y votar a favor del líder de la
sección 9, Héctor Castelán Moreno, como presidente interino, se dijeron vencedores al haber
demostrado ante los notarios presentes en el pandemónium, tener la mayoría de los consejeros.

La accidentada jornada concluyó en una indefensión por saber qué pasará en el terreno jurídico
con el futuro del SUTGCDMX; de un lado, asegura la gente de Ayala que ya tienen en la bolsa la
permanencia de su actual presidente hasta el 2023; del otro, el grupo opositor prepara la toma de
protesta de Castelán Moreno, el próximo viernes 12, en un evento del deportivo Olímpico.

El asunto de la irresuelta ecuación político-sindical, es que en el remoto caso de que Ayala sea el
líder hasta el 2023, su cuestionada toma de nota no ampara a los actuales miembros de su comité
con lo que el Único tendría presidente pero no comité.

Y, por otro lado, su supuesta unción estaría en entredicho pues el postulado de la mayoría más
uno para protocolizar su unción no se cumpliría pues los 75 consejeros que están en su contra
invalidarían tal precepto.

La resultante del kafkiano congreso es que todo apunta a que si no hay una definición clara del
asunto, la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), podría
intervenir para la designación de un Directorio que modifique estatutos y convoque a elecciones
con voto libre, abierto y secreto, como lo establece la Reforma Laboral.

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close