El personaje

El nuevo rostro de la dirigencia sindical en Pemex

Era el año 2000 cuando Sergio Carlos Morales Quintana (Ciudad de México, 1969) ingresó al Frente Nacional Petrolero (FNP) que lideraba el trabajador disidente Leopoldo Álvarez Hernández, quien para entonces ya llevaba algunos sexenios de lucha continua para transformar el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) que sólo estaba beneficiando a unos cuantos liderazgos.

Junto con Álvarez Hernández, Sergio Carlos recorrió el país convenciendo a trabajadores en activo y jubilados de las 36 secciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) que necesitaban su apoyo para debilitar a Carlos Romero Deschamps -que llegó a la secretaria general del (STPRM) en 1993, tras haber traicionado a Joaquín Hernández Galicia, La Quina‑. Luego de un intenso trabajo, el FNP logró una fuerza laboral de 70 mil personas.

Este ‘activismo’ llevó a Morales Quintana a ascender posiciones dentro de la disidencia petrolera. 

“El último puesto que desempeño fue de secretario del Consejo de Vigilancia del FNP. A la muerte de mi líder -el año pasado-, por unanimidad se hace una asamblea con todos los coordinadores de todas las secciones del Frente Nacional Petrolero de la que yo salgo electo. Resultado de esa asamblea salgo como coordinador nacional de este grupo de trabajadores disidentes”, repasa este trabajador petrolero quien actualmente tiene el cargo de chofer. 

Sergio Carlos Morales Quintana es afable. Viste de forma sencilla. Sus manos no lucen ni anillos ni reloj. Su cuello está libre de cadenas de oro.

Muestra un perfil de compromiso, de preocupación y entrega por todo lo que está por venir dentro del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana. Está a casi unas horas de levantar la toma de nota –que ya analiza entregar la Secretaría del Trabajo y Previsión Social- que lo legitime como el nuevo secretario general del STPRM, con lo que caída de Carlos Antonio Romero Deschamps, el tampiqueño de 75 que arrastra innumerables denuncias ante autoridades judiciales, aunque más de una en concreto sí las está revisando la Fiscalía General de la República.

RS Sindical se cita con Sergio Carlos Morales en un restaurante de un rascacielos de la Ciudad de México

Al joven líder se le nota el arduo trabajo que ha tenido en los últimos días para alcanzar el deseo de miles de petroleros: aniquilar con sus propios estatutos sindicales al septuagenario Romero Deschamps.

Es una cena que se prolonga por más de dos horas. Va acompañado por dos amigos de toda la vida que han ido juntos en la lucha. 

¿En qué va el tema de la supuesta rescisión de tu contrato dentro de Pemex?

“En abril de 2018 los trabajadores del FNP nos damos cuenta que podemos emprender la batalla sindical para democratizar al sindicato, y la pauta lo da el proceso electoral, con Andrés Manuel López Obrador dominando las encuestas. Fue así que nos animamos, porque se abría el camino a la democracia en el país”, enfatiza Morales Quintana.

“La Jugarreta para descarrilarlo”

Explica que siete meses después –en noviembre-, Romero Deschamps y Héctor Sosa Rodríguez, exsecretario general de la Sección 34 del STPRM, fraguan una “sucia jugarreta contra su persona, con la rescisión de su contrato, pero eso no procedió porque, en realidad, fue un despido injustificado violentando la Ley Federal del Trabajo y la Constitución y el propio contrato colectivo de Pemex.

“Te lo comento porque no se puede quitar el trabajo dentro de un periodo de elecciones, que en este caso 2018 estábamos en elecciones –dentro del sindicato- durante octubre, noviembre y diciembre. Yo salgo el 5 de noviembre del Hospital de Urgencias 5 de Sur, porque padezco de dolores lumbares. Voy con mis documentos para que en la farmacia de ese hospital me den mis medicamentos, y, bueno, sale en la lista de Pemex que estoy liquidado… Hasta la fecha no hay ningún documento legal que así lo establezca”, indica Sergio Carlos Morales.

Actualmente, la condición laboral de este líder es de trabajador en activo con goce de todos sus derechos asentados en la Constitución y en el contrato colectivo de trabajo de Petróleos Mexicanos.

“Tengo casi 30 años en Pemex. Entré el 14 de diciembre de 1989 a trabajar a esta gran empresa del Estado que tanto nos ha dado a los mexicanos, y por lo que hoy toca luchar para sacarla adelante después de todo lo que han explotados los gobiernos corruptos y dirigentes corruptos”.

Y así lo manifiesta: “Carlos Romero Deschamps ha violentado arriba de 20 o 25 estatutos, y hoy tras ese análisis, digamos del código petrolero, pues nunca los trabajadores le habíamos aplicado los estatutos a los liderazgos, se lo aplicamos. Ese es el boom que se está dando ahorita, porque ningún trabajador sindicalizado se había atrevido a hacer denuncias bajo sus propios lineamientos”.

Aclara que en el tema del seguimiento que hace la FGR en torno a la denuncia ratificada contra quien también fue diputado y senador por el PRI fueron necesarios sustentar las denuncias contra este hombre, señalado en diversos medios de comunicación de poseer lujosos bienes inmuebles, autos europeos y que comparte con su esposa e hijos.

“La gran asamblea”

Sergio Carlos Morales demuestra un ánimo inquebrantable hacia el futuro de los trabajadores una vez que ha llegado hasta este capítulo.

Con base en los estatutos del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, los miles de agremiados se decidieron a ir a la realización de una asamblea nacional extraordinaria para quitar de manera legal a Carlos Antonio Romero Deschamps.

El pasado 24 de julio, en el Centro de Convenciones Tlatelolco se dieron cita la representación de los Integrantes de las 36 secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM). En medio de una tarde de júbilo, los sindicalizados realizaron su democrática convención nacional extraordinaria jamás llevada a cabo en la que expulsaron a la dirigencia sindical y eligieron a Sergio Carlos Morales Quintana como el nuevo secretario general del gremio petrolero.

Los nuevos liderazgos de las 36 secciones del STPRM arribaron al encuentro las 10:00 horas de la mañana. El orden del día incluyó la instalación de la Comisión de Juicio para la expulsión de Carlos Romero –para estos días ya se había dado a conocer que está siendo investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) por denuncias por lavado de dinero y una por enriquecimiento ilícito.

“Venimos a esta convención por muchas razones. Primero, porque la expulsión de Romero Deschamps es inminente. El 11 de abril de 2017 el líder sindical convocó a una convención nacional extraordinaria urgente, lo que permite los estatutos del STPRM y a la que acudieron sus allegados, no los trabajadores. En esa reunión él se reeligió de manera ilegal, porque su periodo como secretario general concluía en 2018”, repasa un sindicalizado.

“Romero Deschamps usó esta vía para permanecer el poder por seis años más, hasta 2024, pero esto es ilegal y arbitrario”, subrayó. Motivó los aplausos del gremio.

La Comisión de Juicio nombró a tres fiscales y a tres defensas de Romero Deschamps – por tener “derecho de audiencia”. 

Luego de un largo debate en torno a los motivos para expulsar al líder se llevó a cabo la votación, en la que la mayoría de los trabajadores -140 mil sindicalizados- entregaron de manera libre, directa y secreta el sufragio.

Se dio paso a la elección del nuevo dirigente que incluyó tres planillas. La de Rosalía Nely Campos, de la Sección 49 (Cadereyta, Nuevo León), la de Julián Vázquez, Sección 10 (Minatitlán, Veracruz) y la de Sergio Carlos Morales, Sección 34 (Azcapotzalco).

Tras el conteo, Sergio Carlos Morales Quintana obtuvo 136 votos, con lo que fue electo nuevo secretario general del STPRM.

Ahí, Morales Quintana aseguró a los presentes: “Viene la verdadera transformación del sindicato petrolero”, y advirtió que ya se hace la revisión del contrato colectivo de trabajo.

Ya casi al final de este largo proceso de cambio dentro del sindicato petrolero, el pasado 6 de agosto Sergio Carlos acudió a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS) a presentar formalmente los votos que obtuvo de los trabajadores de las 36 secciones de Pemex para que las autoridades hagan una revisión de la asamblea en la que fue destituido el “perpetuado dirigente”.

Morales Quintana mostró gruesas carpetas membretadas con el nombre del sindicato petrolero en las que concentró lo resultados de la asamblea nacional extraordinaria y los estatutos que permiten a los trabajadores destituir a sus dirigentes.

“Es la primera vez en la historia de este sindicato que se destituye a un dirigente. Esperamos que en un plazo de diez días la secretaría nos comunique el resultado de la revisión de este proceso democrático de los trabajadores, en el que más de 80 mil dieron su voto para que yo encabece la secretaría general del STPRM”, indicó en conferencia de prensa.

A la STyPS llevó el procedimiento para realizar la asamblea y la emisión de los votos de los sindicalizados que, cumpliendo conforme la nueva reforma laboral, fue de manera libre, secreta y directa.

“Estoy seguro que hay la voluntad de que se cambie la Secretaría General de este sindicato, y hay que recordar que yo lo denuncié por administración fraudulenta. Falta ver qué resuelve la Fiscalía General de la República”, expresó el dirigente del FNP.

Subrayó que ahora el gobierno federal deberá decidir en qué se van a invertir mil 600 millones de pesos que fueron retirados de la cláusula 251 y 251 bis por la que se hacían de recursos los dirigentes de las 36 secciones del sindicato de Pemex y su propio dirigente. “Es la primera vez en la historia de este sindicato que se destituye a un dirigente. La revisión de este proceso democrático de los trabajadores nos va a legitimar en el que más de 80 mil dieron sindicalizados dieron voto para que yo encabece la secretaría general del STPRM”

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close