A vuelta de páginaLa piel del camaleón

La crisis de incertidumbre que pudo provocar el protagonismo de Pedro Zenteno.

La oportuna y contundente reacción del presidente de la central FSTSE, Joel Ayala Almeida, atajó una crisis de incertidumbre que se incubaba entre derechohabientes y trabajadores, luego que de manera ligera e irresponsable el director normativo de administración y finanzas del ISSSTE, Pedro Mario Zenteno Santaella, afirmó que el instituto se aprestaba a enfrentar una crisis financiera en julio próximo.

En una reunión en el Senado de la República, Zenteno Santaella dijo que el ISSSTE se enfrenta a una crisis financiera, por lo que, advirtió, tendrá problemas para operar hacia el mes de julio.

Te puede interesar: No hay recursos suficientes y el ISSSTE quebrará en julio próximo

Frente a la incertidumbre que entre los trabajadores del ISSSTE -unos 100 mil- y los derechohabientes, el presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE), de inmediato envió una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador, a través de la cual hace “un severo extrañamiento de TOTAL INCONFORMIDAD con los funcionarios que se les ha otorgado la confianza de la administración en las dependencias de la Secretaría de Salud e ISSSTE, al haber presentado, tendenciosamente, juicios de autoengaño que alteran, alarman y crean incertidumbre ante un posible quebranto económico del ISSSTE.

“Además, la circunstancia de emitir datos inciertos en cuanto al programa ya trazado por el Ejecutivo Federal”, le planteó.

Y fue contundente: “Con la apertura de Usted, Señor Presidente, que consiste en emitir, en todo momento, la veracidad del acontecer real, palpable, cierto; le solicitamos aplicar un correctivo al Funcionario de la Administración Pedro Mario Zenteno Santaella, por la ligereza e infundios que expresó ante la H. Cámara de Senadores”.

Posteriormente convocó a una conferencia de prensa. Dio detalles de la carta enviada al presidente López Obrador, y recordó que en la primera reunión de la Junta Directiva del ISSSTE y a la que acudió el secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa,  en enero, planteó que el instituto hiciera uso del 25 por ciento de sus reservas por casi 97 mil millones de pesos, para “subsanar lo que es inaplazable”.

También puedes leer: Magisterio propone usar reservas para mejorar la finanzas del ISSSTE

Las reservas son para que funcione la institución, señaló en los días posteriores, por lo que deben destinarse a quirófanos, a las de urgencias, clima para que no proliferen gérmenes, medicamentos y modernización de laboratorios, entre otro rubros que son prioritarios.

El uso de una parte de las reservas, sería adicional a los 323 mil millones de pesos que la Cámara de Diputados autorizó para el presente año a esa institución de servicios sociales de los trabajadores del Estado.

La oportuna intervención de Ayala Almeida, provocó que no sólo el director general del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, e incluso el presidente López Obrador se refirieran al tema. Sí hay un problema heredado de déficit, pero lo vamos a resolver, señaló el Jefe del Ejecutivo.

Ramírez Pineda coincidió con el presidente de la central FSTSE en cuanto a que el ISSSTE es una institución consolidada, con activos por unos 270 mil millones de pesos, 123 mil millones de pesos en pasivos y 63 mil millones en patrimonio.

Te puede interesar: Derechohabientes están cansados de la mala atención en el ISSSTE

El director general del ISSSTE señaló que la institución tiene problemas de flujo, consecuencia que los pasivos rebasan los 20 mil millones de pesos.

Incluso, el encargado de la secretaria general -en proceso de desaparición como consecuencia del reordenamiento emprendido en el actual gobierno-, Héctor Santana, frente a la reacción que la declaración del director normativo de administración y finanzas provocó, debió salir a afirmar que las pensiones de un millón 200 mil jubilados, están garantizadas.

Y es que de acuerdo con más declaraciones de Zenteno Santaella, el ISSSTE se enfrenta a una quiebra financiera, debido a que el pasivo se incrementó a 10 mil millones de pesos, al dejarse de entregar al instituto recursos económicos, particular, ente en un periodo electoral.

El panorama que ofreció, fue que en julio, el ISSSTE tendría problemas para operar hacia julio, lo que generó incertidumbre entre los trabajadores del instituto, los derechohabientes y los pensionistas.

También puedes leer: Funcionarios del ISSSTE afirman que AMLO ordena despidos

Zenteno Santaella, un funcionario soberbio y protagónico, ante el conflicto que estuvo a punto de generar, debiera no sólo ser reconvenido, sino incluso cesado. Puede regresar a la diputación federal por Morena d la que solicitó licencia para ir primero al IMSS y luego al ISSSTE.

La inmediata y oportuna reacción del presidente de la FSTSE evitó que se generará un conflicto que pudo haber alcanzado proporciones mayúsculas, y obligó a que funcionarios del ISSSTE, incluido su director, y el presidente López Obrador declararan que si bien es cierto ese instituto enfrenta problemas económicos, la situación es manejable.

Ayala Almeida hizo gala de un profundo conocimiento del ISSSTE y de las preocupaciones de los trabajadores del Estado. La propuesta de utilizar una parte de las reservas para resolver problemas urgentes, fue una alternativa de solución inmediata. Sin duda es es el último líder del sindicalismo histórico al que tanto le debe el oasis, lo que ahora se busca olvidar o ignorar.

 

Etiquetas
Ver más

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close